Público
Público

Ayuso, dispuesta a negociar la reforma de las leyes LGTBi con Vox entre fuertes críticas de la izquierda

La presidenta de la Comunidad de Madrid sigue abierta a modificar algunos puntos de la normativa actual como pide la ultraderecha aunque su abstención de hoy impide la derogación total. Más Madrid, PSOE y Unidas Podemos han hecho un frente común en defensa de los colectivos LGTBi.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, asiste al pleno de la Asamblea de Madrid, este jueves.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, asiste al pleno de la Asamblea de Madrid, este jueves. Rodrigo Jiménez / EFE

Las leyes LGTBi de la Comunidad de Madrid no se derogarán. La abstención anunciada por el grupo parlamentario del PP hará que la Ley de Igualdad presentada por Vox, para sustituir al marco normativo existente, no sea admitido a trámite en la Asamblea de Madrid. Su propuesta suponía retroceder décadas en cuestiones de igualdad. Eso sí, Isabel Díaz Ayuso se ha vuelto a mostrar dispuesta a reformar algunos de sus artículos, negociando para ello con el partido ultraderechista. La izquierda parlamentaria madrileña ha criticado duramente también esas intenciones. 

La sesión ha comenzado esta mañana con un cruce de acusaciones entre Ayuso y la portavoz de Vox, Rocío Monasterio. La dirigente ultraderechista ha tomado la palabra para criticar que Ayuso aprobase estas normativas LGTBi, "de privilegios de género" que arrebatan "a todos los españoles el derecho a la presunción de inocencia", cuando era diputada rasa.

"Usted no defiende la libertad para todos. Defiende los privilegios de algunos a los que usted le tiene miedo y como les tiene miedo en cuanto les dicen 'nos van a quitar derechos', usted da un pasito para atrás acobardada y dice: no, no, no voy a derogar las leyes. A ustedes siempre les pasa lo mismo, que dicen mucho comunismo o libertad pero cuando tienen que luchar contra el totalitarismo se quedan mudos, acobardados y mirando al suelo como están sus diputados", ha subrayado.

Por su parte, Ayuso le ha contestado que que ella tiene "la suerte y el privilegio de permitirse decir cualquier cosa porque no gobierna" y ella ha defendido que como presidenta tiene que asumir "amplias responsabilidades" en la Comunidad, a la que debe dotar "de estabilidad, normalidad y de total convivencia". 

"Muchas de las acusaciones que usted me lanza yo no me las puedo permitir y no es en lo que estoy. Estoy de acuerdo con que salgan adelante estas leyes, no se en cuantas ocasiones lo voy a decir, en lo que no estoy de acuerdo es con las formas", ha dicho.

"Podemos modificar las cosas pero no tirando a las cabeza las leyes ni los unos ni los otros. Ni estamos en listas de fascistas para ser señalados como hace la ultraizquierda con estas banderas ni tenemos que intentar estar sometidos por una ley que, por cierto, traía profundas deficiencias", ha añadido.

Frente común de Más Madrid, PSOE y Unidas Podemos

Ya en el debate sobre la proposición de ley en cuestión, Más Madrid, PSOE y Unidas Podemos han vuelto a hacer un frente común en defensa de los derechos LGBTi. Ayer, además, se manifestaron en la Puerta del Sol de la capital junto a otros colectivos sociales. 

Por parte de Unidas Podemos ha intervenido en la Asamblea de Madrid la diputada Paloma García Villa, acompañada de una bandera arco iris. "Señora Monasterio, va a tener derechos LGBTi para desayunar, para comer y para cenar. Va a poder usted empapelar su mansión ilegal de cinco plantas con las leyes LGTBi y trans que vamos a aprobar en el Congreso (...) Ellos y ellas tienen derecho a educarse en igualdad y diversidad aunque los padres no quieran. Señora Monasterio, y señores del PP, los derechos LGTBi no se negocian, no se derogan y no se mutilan", ha destacado. 

Desde el PSOE, Santiago Rivero ha enunciado todas las intenciones de derogación de derechos que pretende Vox, como la prohibición de las falsas terapias de conversión a la homosexualidad la protección frente al empleo, la formación en el ámbito deportivo contra la homofobia o el reconocimiento de los menores trans, entre otros aspectos. "Frente a eso, señora Monasterio, van a volver a perder, porque la sociedad les pasa por delante. Porque esta región no compra sus postulados, es abierta, diversa y acogedora. No se va a permitir que nos sitúen en el ámbito internacional como Polonia o Hungría", ha afirmado. 

Eduardo Fernández Rubiño ha sido el encargado de tomar la palabra por parte de Más Madrid. "Madrid y España están muy por encima de vuestra falta de moral. Y vais a fracasar. Podréis quitar la bandera arco iris del Ayuntamiento pero no de miles de balcones de Madrid (...) Podréis ponernos en la diana mil veces pero vais a fracasar, porque fuera hay miles de personas que no han bajado los brazos", ha dicho el diputado desde la tribuna. "Os chocaréis contra un muro, porque España es diversa. Cuando dentro de unos años recordemos estos tiempos pensaremos en que unos retrógrados quisieron acabar con el avance de la libertad", ha añadido. 

 


Más noticias