Público
Público

El Congreso aprueba castigar con cárcel los delitos de odio hacia los gitanos

Vox ha sido el único partido que no ha apoyado la medida al abstenerse durante la votación.

La vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra (i), conversa con la diputada socialista Beatriz Carrillo (d) tras su intervención de este jueves en el pleno del Congreso, donde el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha dado cuenta del espionaje co
La vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, conversa con la diputada socialista Beatriz Carrillo. Efe

El Pleno del Congreso ha aprobado este jueves, con la abstención de los diputados de Vox y ningún voto en contra, una reforma del Código Penal para castigar el antigitanismo, un delito de odio que podrá conllevar penas de cárcel de entre uno y cuatro años.

En la sesión han estado presentes en la tribuna de invitados representantes del pueblo gitano y en la misma han intervenido los tres diputados de esta etnia: Beatriz Carillo de los Reyes (PSOE), Ismael Cortés (Unidas Podemos) y Sara Giménez (Ciudadanos).

En realidad es una enmienda que se introdujo en el proyecto de ley para la igualdad de trato y la no discriminación, la conocida como ley Zerolo, que ya ha llegado al Senado, pero, al suponer una reforma de Código Penal, que es una ley orgánica, ha tenido que volver al Congreso para pasar por el Pleno.

Se incluirá el antigitanismo entre los delitos de odio que recoge el Código Penal

Así, se incluirá el antigitanismo entre los delitos de odio que recoge el Código Penal, para lo que se reformarán el artículo 22 y el 510 si finalmente sale adelante en el resto de su tramitación.

De esta forma, será una circunstancia agravante y se castigará con pena de prisión de uno a cuatro años a quienes promuevan o inciten al odio o a la discriminación por motivos "antigitanos" y a quienes distribuyan o posean material que fomente ese odio.

La pena será de seis meses a dos años de cárcel si se lesiona la dignidad de la persona con acciones que entrañen humillación, menosprecio o descrédito o que enaltezcan o justifiquen delitos cometidos contra los gitanos.

Una reforma que se ha aprovechado también para incluir entre los delitos de odio la aporofobia, la fobia a las personas pobres, que ya era considerado una circunstancia agravante y se castigaba como elemento discriminatorio.

Más noticias