Público
Público

Ni consultorios, ni médicos para una sanidad "de segunda" en las zonas rurales de Castilla y León

La pandemia cerró centros médicos de atención primaria en los pueblos y, de momento, no han vuelto a abrir. Un sistema de ‘cita previa’ telefónica es la única solución aportada por la Junta "sin tener en cuenta a la numerosa población mayor que vive en el mundo rural", lamentan.

La comarca zamorana de Aliste se ha mostrado muy reivindicativa en defensa de la Sanidad rural.
La comarca zamorana de Aliste se ha mostrado muy reivindicativa en defensa de la Sanidad rural. Isabel de la Calle Fernández

La emergencia sanitaria provocada por la covid-19 ha puesto de manifiesto la importancia de la sanidad pública y, al mismo tiempo, los efectos de los recortes y privatizaciones propiciados por las políticas sanitarias en los últimos años.

En las semanas más críticas de la pandemia, en los territorios rurales se suspendió la atención presencial en los consultorios, concentrando a los sanitarios en los Centros de Salud comarcales. Sin embargo, lo que era una situación excepcional y provisional se ha prolongado en el tiempo de manera injustificada.

"Llevamos 10 años avisando de lo que iba a pasar y no nos hemos equivocado", se lamenta Vanesa Mezquita, alcaldesa de la localidad zamorana de San Vitero y presidenta de la Asociación el Defensa de la Sanidad Pública de Aliste.

"En las zonas rurales como Aliste, el médico pasa más tiempo en la carretera que en las consultas. Nos piden que defendamos a los sanitarios y así lo hacemos, pero ¿dónde quedan los derechos de las personas mayores?", se lamenta la edil socialista.

En primer lugar, Mezquita ha querido rechazar categóricamente la obligatoriedad de la cita previa solicitada telefónica o telemáticamente que han impuesto desde la Junta. "No han contado con la gente, es algo que han implementado desde Valladolid sin pensar en la gente a la que va dirigido. Las personas mayores me dicen que no lo entienden, que la máquina les dice que toquen el 3 y que ellos no tienen teclado… cosas así. Es terrible, me hierve la sangre", asegura. "Se trata de un sistema de funcionamiento más propio del mundo urbano, que no tiene en cuenta el tipo de personas usuarias del sistema de salud en los pueblos", añade.

Dentro del nuevo modelo sociosanitario para el mundo rural que han elaborado varios colectivos sociales castellanos y leoneses se ha incidido en el reconocimiento de que las personas de los pueblos son mayoritariamente personas mayores, por lo que la adopción de medidas como la de la 'cita previa telefónica' no puede ser la única opción, porque "caemos en una especie de gerontofobia".

"Antes teníamos 16 médicos para la comarca de Aliste. En enero de este año, solo nueve y medio. Ahora, se ha hecho un concurso de traslado sin que se haya llevado a cabo la resolución de la oposición de 2019 y nos hemos quedado con seis", denuncia Vanesa Mezquita. Por esta razón, otra de las medidas del documento que ha ayudado a realizar la Asociación el Defensa de la Sanidad Pública de Aliste señala como vital "hacer atractivo para los profesionales de la salud el desarrollo de su carrera en el mundo rural". No se trata solo de incentivarlo económicamente, sino también de darles la posibilidad de trabajar en equipos y en proyectos innovadores.

Para los colectivos sociales firmantes del documento sobre la Sanidad en el mundo rural es fundamental planificar mejor la atención a las personas en cada una de las localidades. La propia Vanesa Mezquita reconoce la importancia de la presencia del médico y enfermero "en todas las localidades, al menos un día a la semana y en un horario establecido, no sujeto a demanda previa". De lo contrario, "quienes vivimos en los territorios rurales de la España vaciada tenemos la sensación de que ser menos población sí nos resta derechos".

Por estas razones exigen que se mantengan abiertos y activos los consultorios locales de Atención Primaria. Piden que "los profesionales sean quienes se acerquen a donde está la gente y no a la inversa. Muchas veces es solo una cuestión de voluntad", añade Mezquita.

En esta campaña electoral previa a los comicios del 13 de febrero, "queríamos reunirnos con todos los parlamentarios para hablar de Sanidad, pero ninguno nos respondía. Nadie nos ha preguntado por nuestros problemas, ni siquiera en plena campaña. Y la Sanidad no entiende de colores políticos, hay que hacer un pacto nacional. Que nos morimos, joder", se lamenta la alcaldesa de San Vitero.

Más noticias