Público
Público
caja b del pp

Cospedal sobre Bárcenas:"No tengo animadversión hacia esa persona, en todo caso, desprecio"

La exsecretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha desvelado que fue ella quien le sugirió a Bárcenas que cesara como tesorero, tras su imputación en la trama Gürtel, y ha indicado que la contabilidad paralela "no es del PP sino de Bárcenas". Los ex altos cargos del PP Álvarez Cascos y Pío García-Escudero han dicho que todo en el partido se cobraba por transferencia o cheque.

María Dolores de Cospedal
María Dolores de Cospedal, declarando en el juicio por la caja b del PP este martes. PÚBLICO

Siguiendo la tónica general de la sesión de este martes, María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP entre 2008 y 2018, también ha negado, como lo han hechos los otros seis ex altos cargos del PP que han declarado como testigos, haber percibido ningún sobresueldo en b, como indican los 'papeles de Bárcenas'. Cospedal ha evitado mencionar el nombre de Luis Bárcenas durante su testifical. "En septiembre u octubre de 2009 le revoqué los poderes porque ya no era tesorero", ha dicho Cospedal. Pero Bárcenas ha declarado que tras su renuncia [en julio de 2009], siguió siendo el tesorero de facto hasta 2010. "Esta persona puso una demanda antes la jurisdicción laboral y la Justicia dejó claro que no había continuado la relación laboral". Según Cospedal, a Bárcenas el PP le siguió pagando la nómina hasta 2013, teniéndolo dado de alta en la Seguridad Social "porque era la manera de pagarle la indemnización pactada".

"Desde febrero o marzo de 2009 ya no volví a tener contacto con esa persona" ha manifestado Cospedal como respuesta a la pregunta sobre si Bárcenas le entregó en verano de ese año 20.000 euros y otro tanto a Rajoy. La exsecretaria general del PP se convirtió en "tesorera accidental" tras la marcha de Bárcenas, según ha indicado, pero su antecesor "no le hizo traspaso de documentación".

Ha negado haber cobrado 7.500 euros el 7 de julio de 2008 en concepto de "tercer trimestre" y una cantidad idéntica tres meses después, según consta en la contabilidad b del PP. "No lo recibí. Puse una demanda a esa persona [Bárcenas] por difamarme y la Justicia le condenó a pagarme 50.000 euros, cosa que nunca hizo", ha dicho Cospedal.

Ha comentado María Dolores de Cospedal que el PP le pagó en un principio los gastos de abogados a Bárcenas "en aras a su presunción de inocencia, pero cuando aparecieron los famosos 40 millones en Suiza...se dejó de hacer". Cospedal ha indicado que "no tengo animadversión hacia esta persona, en todo caso, desprecio".

"Desde 2011, cuando me convertí en presidenta de Castilla La Mancha, al 2018, cuando dejé mi cargo como secretaria general, no percibí retribución alguna del PP" --ha indicado Cospedal-- y las anteriores, siempre sujeta a IRPF". "¿Se encargó un informe en el PP para estudiar la documentación de Bárcenas?", ha preguntado el abogado de Bárcenas. "Sí, se realizó, en el sentido estricto no era una auditoría y se remitió al Comité Ejecutivo del PP, en febrero de 2013. Figurará en el partido", ha respondido la expresidenta castellano-manchega. "Pues no me consta ese informe, ni al auditor, que no sabe nada de él", ha insistido el letrado, Gustavo Galán. "El señor Bárcenas fue condenado a no volver a decir que a mí me ha dado 50.000 euros", ha dicho Cospedal.

En relación a las obras en la sede de la calle Génova, Cospedal no ha sabido dar la cifra del coste total de las mismas. A preguntas del abogado del PP, la exministra de Defensa ha dicho que ella le sugirió a Bárcenas cesar en su cargo. "A principios de 2009, estaba imputado en lo que se llamó trama Gürtel y yo creía que no debía seguir en el puesto de tesorero. También se le sugirió su cese como senador". Tras su renuncia como tesorero, "no tenía ninguna prisa en recoger sus pertenencias". Sobre los ordenadores de Bárcenas, "El servicio informático del partido vio los que eran de él y los que eran del partido. No pudo acreditar la pertenencia de todos".

Luis Bárcenas declaró en el juicio por las caja b del PP que Francisco Álvarez-Cascos, exsecretario general del partido (1989-1999), había percibido, entre 1990 y 2004, un montante 421.693 euros, de los que más de 150.000 euros los recibió siendo ministro durante los gobiernos de Aznar. Pero en la sesión de este martes, Cascos lo ha negado. Ha llevado a la Sala una carpeta que, según ha dicho, contenía todos sus ingresos en su actividad política, declarados a Hacienda. "Esas anotaciones no tienen nada que ver conmigo. No reconozco nada de eso porque yo desde el 86 cuando comencé a trabajar en el grupo parlamentario popular, todas mis retribuciones las he recibido por cheque nominativo o transferencia", ha dicho Álvarez-Cascos en relación a los apuntes en los que consta él, con sus iniciales, en los 'papeles de Bárcenas'.

"El partido que acabó con las comisiones"

El exministro de Fomento, que llegó a ser mano derecha del presidente José María Aznar, ha recordado que a principio de los años noventa las grandes empresas pagaban comisiones a los partidos para obtener obras públicas y ha mostrado a la Sala una fotocopia de una primera página de El País de 1991, con una información sobre el entonces ministro de Obras Públicas, Josep Borell, pidiendo a los empresarios que no entregaran esas comisiones. "Resulta que el partido que acabó con eso, ahora está cuestionado", ha manifestado Cascos en relación al PP.

Para Pío García-Escudero, expresidente del Senado, cualquier gratificación que se pagaba en el partido a sus trabajadores era por transferencia. "Se daba una gratificación al personal de partido cuando los resultados electorales eran buenos, y se cobraba por transferencia bancaria". Así ha querido negar el cobro de una supuesta decimoquinta paga, de 6.000 euros, que consta que recibió, según la contabilidad b, el 8 de julio de 2003. "No existía esa decimoquinta paga", ha dicho. 

En agosto de 2000, ETA colocó un coche bomba frente a la casa de García-Escudero. "Mi casa quedó destrozada. Había que cambiar el mobiliario de la cocina, de los dormitorios; en muy poco tiempo había que afrontar unas gastos muy grandes. Por eso solicité un préstamo de cuatro millones de pesetas al PP, que devolví en cuatro plazos, entre 2001-2003. Todo esto está documentado en el Tribunal de Cuentas", ha explicado García-Escudero, que ha matizado que el partido "no le cobró intereses". 

Pero en los 'papeles de Bárcenas' consta un millón de pesetas (6.000 euros) que recibió García-Escudero en 2001 y que hace suponer que antes lo había adelantado al partido y después se le devolvió, según ha indicado el letrado de una acusación.

Más noticias de Política y Sociedad