Público
Público

Pactos Cs Cs tensa la cuerda y asegura que no entrará en gobiernos con Vox: "No habrá mesas a tres"

El sector más crítico, encabezado por Luís Garicano, líder de la lista de Cs en el Parlamento Europeo, aboga por abrir la política de pactos, incluyendo al PSOE, y comparte la decisión de Manuel Valls de investir a Ada Colau como alcaldesa.

Publicidad
Media: 3.44
Votos: 9

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera (i); la portavoz de la ejecutiva y secretaria de Formación, Inés Arrimadas; y el secretario general, José Manuel Villegas (i), durante la reunión del Comité Ejecutivo de la formación naranja celebrada este lunes en la sede de la calle Alcalá, en Madrid. EFE/J.J. Guillén

Tras el Comité Ejecutivo Nacional de Ciudadanos, el secretario general de la formación, José Manuel Villegas, ha asegurado que Cs es un partido "previsible" y ha vuelto a recalcar que el socio preferente es el PP "allá donde se pueda" y ha señalado: "Donde no se pueda, se pueden intentar acuerdos con el PSOE", siempre que sus dirigentes territoriales acepten ciertas condiciones programáticas que, a juicio del liberal, "son contrarias a las políticas de Pedro Sánchez". La idea de los 'naranjas' es reeditar el pacto a la andaluza como opción prioritaria.

Ha asegurado, a su vez, que su partido apuesta por "acuerdos moderados, centrados, acuerdos a dos": "No vamos a negociar gobiernos a tres donde pueda estar Vox, Podemos ni los nacionalistas". Sin embargo, si Ciudadanos apuesta por pactar únicamente con el PP, los de Abascal son decisivos en la formación de gobiernos autonómicos en Madrid, Murcia y Aragón. 

Sobre la enmienda a la totalidad de Vox en Andalucía: "Cada uno es responsable de sus votos"

Villegas ha destacado que, ante este escenario, la responsabilidad de no llegar a acuerdos en estas regiones será de la ultraderecha por no sumarse y darle alas a la izquierda. A su vez, ha criticado que esta formación haya puesto una enmienda a la totalidad a los presupuestos en Andalucía: "Cada uno es responsable de sus votos", ha señalado. Sin el apoyo de el partido ultra, los presupuestos pactados por PP y Ciudadanos no saldrán adelante. 

Al inicio de su intervención, el secretario general ha subrayado que uno de los pilares fundamentales de Cs es la regeneración democrática. Sin embargo, en territorios como Madrid o Castilla y León los 'populares' llevan décadas al mando, con acusados casos de corrupción. A modo de explicación, Villegas ha argumentado que "el auténtico cambio no es que gobierne el PP o el PSOE, el cambio en España es que entre en los gobiernos Ciudadanos".

A pesar de considerar que es "complicado" que los barones territoriales se distancien del PSOE —Ciudadanos les exige, entre otras condiciones, que apuesten por la aplicación del 155 y la bajada de impuestos— desde la dirección señalan que se harán "excepciones" —es decir, no se pedirán estos requisitos— en territorios como Barcelona, Navarra o las diputaciones de Lleida y Barcelona, donde sí sopesan votar con los socialistas.

Respecto a la situación de la ciudad de Barcelona, Villegas ha dicho firmemente: "Hay que evitar que nacionalistas y populistas lleguen al gobierno de Barcelona, nos hubiera gustado sacar un mejor resultado. Pero nos ponemos al servicio del candidato del partido socialista de Catalunya, creemos que Collboni es un mal menor". Sobre la actual alcaldesa, el número dos de Ciudadanos ha dicho que es "populista y nacionalista al mismo tiempo" y no contempla la opción que plantea Manuel Valls porque —asegura— su formación pactará con ERC.

El sector crítico no quiere que se excluya al PSOE

El sector más crítico, encabezado por Luís Garicano, líder de la lista de la formación en el Parlamento Europeo, no quiere que Ciudadanos sea sistemáticamente el partido "bisagra" del PP —apuestan por que Cs se abra a pactos también con los socialistas—descartan totalmente conformar gobiernos con la ultraderecha y, a diferencia de la posición oficial de Ciudadanos, apoyan la decisión de Manuel Valls, el candidato por el que la formación 'naranja' ha apostado en Barcelona, para contribuir a que la actual alcaldesa, Ada Colau, revalide su cargo para evitar que Esquerra Republicana gobierne en la ciudad condal.

Es el mismo sector que ya criticó el giro a la derecha y el cordón sanitario al PSOE en su día. Además de Garicano, cuya posición es especialmente compleja porque deberá de explicar ante sus socios del partido liberal ALDE los acuerdos a los que lleguen aquí con Vox —la Eurocámara ha experimentado un auge de los partidos euroescépticos—, lo conforman Toni Roldán, encargado del equipo económico del partido, Paco Igea, el jefe de filas en Castilla y León y Javier Nart, eurodiputado la pasada legislatura, que ha revalidado su escaño.

La dirección de Ciudadanos, hasta la fecha, ha repetido hasta la saciedad que su socio prioritario es el Partido Popular e incluso Villegas ha asegurado que se van a sentar con todos, incluyendo a Vox, aunque exclusivamente para "informar" a esta formación de lo acordado con los 'populares'. Este mismo lunes, el número dos del PP, Teodoro García Egea, ha anunciado que tiene previsto llamar formalmente a Ciudadanos y a Vox para emplazarles a participar en una mesa "a tres" en la que hablar de posibles pactos en los distintos territorios.

Más noticias en Política y Sociedad