Público
Público

Cuatro precandidatos buscan avales para liderar el PSOE andaluz en unas primarias bajo la sombra de Ferraz

El 25 de mayo se cierra el plazo para conseguir los avales, en torno a 900, que permitirían a Susana Díaz, Juan Espadas, Luis Ángel Hierro y Manuel Pérez, participar en la votación del día 13 de junio

La secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz, junto al alcalde de Sevilla, Juan Espadas, en junio del 2020. Una imagen de archivo.
La secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz, junto al alcalde de Sevilla, Juan Espadas, en junio del 2020. Una imagen de archivo. María José López / Europa Press

Cuatro socialistas se han registrado para recoger los avales que les permitan pasar a la fase final y participar en la votación del día 13 de junio que decidirá –con una segunda vuelta una semana después, el 20, en caso de ser necesario– la persona que optará a la presidencia de la Junta de Andalucía, hoy en manos de Juanma Moreno (PP).

Son la expresidenta y secretaria general en Andalucía, Susana Díaz, el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, el exdiputado del PSOE en el Congreso, profesor universitario, Luis Ángel Hierro, y Manuel Pérez García, un médico de Granada, que ya ha participado en otros tres procesos de primarias, sin lograr en esos casos los avales.

En esta ocasión, Pérez García puede tener una oportunidad de lograrlos, porque son necesarios muchos menos que en otras convocatorias y porque el PSOE andaluz ya no está en el Gobierno, lo que abre el abanico. Los estatutos y reglamentos del PSOE marcan el 2% de la militancia, lo que, en el caso de Andalucía, a falta de que se cierre definitivamente el censo, suponen una cifra cercana a los 900.

No es descabellado por tanto que cualquier militante con cierto arraigo en la organización los pueda conseguir. Díaz y Espadas, desde luego. Hierro también. Al menos, así lo aseguran en su candidatura. Pérez García es la incógnita. Los avales se pueden recoger desde el 12 de mayo y se pueden presentar hasta el 25 de mayo, cuando se cierra el plazo. 

La sombra de Ferraz planea sobre la campaña, en un sentido o en otro. La dirección del partido decidió dejar el Congreso del PSOE andaluz para final de año, pero adelantar las primarias a la Junta de Andalucía, con la idea de dar por superada la etapa de Díaz y facilitar una renovación en el PSOE andaluz que pivotase sobre la figura de Juan Espadas, quien después de dos legislaturas como alcalde de Sevilla, ha decidido cambiar de aires, con el viento de cola del aparato que controla Sánchez.

En el caso de Susana Díaz, el viento opera en sentido contrario al de Espadas: los mensajes de la dirección del partido y, de un modo indirecto, del propio Pedro Sánchez –con la destitución de Sandra García como delegada del Gobierno– son, aunque discretos, evidentes. Todo el mundo sabe en el partido, como ha expresado la propia Díaz también, que ella no es la candidata ni de Ferraz ni del presidente, sino que lo es Espadas.

La expresidenta negó este lunes que viva estas primarias "como una segunda vuelta de nada", en referencia a las primarias que perdió contra Sánchez en 2017. "Eso es algo que superé y la mayor muestra la ha dado desde la lealtad que ha demostrado en la defensa de un Gobierno comprometido con la gente", el de Pedro Sánchez, dijo, según recoge Europa Press.

La sombra de Ferraz es, de momento –y, probablemente lo sea hasta el final– tan alargada en este proceso que el propio Espadas, quien este miércoles se metió en un jardín al mostrarse a favor de la imposición de peajes –algo que ha rechazado Díaz– en las autovías españolas, ha tratado de esquivarla cuanto antes, de quitársela de encima, y, de paso, de dirigir el tiro hacia San Vicente, donde se ubica la sede del PSOE andaluz.

"Soy yo como candidato quien tiene que ir a todos y cada uno de los territorios a ver a los compañeros" y "pedirle la confianza", por lo que "ahora mismo lo fundamental es la militancia en Andalucía", dijo Espadas. "Ni Ferraz está en primarias ni desde luego debería estar San Vicente", añadió, según recoge Europa Press. También negó ser el candidato de Ferraz, una etiqueta que consideró "amena desde el punto de vista mediático", pero que, según dijo, "no se corresponde con la realidad".

Las ideas de la campaña

Los ejes de la campaña de Díaz hacia dentro son, por un lado, libertad para votar, en un mensaje claro que trata de evitar la presión que puedan ejercer Ferraz y los aparatos provinciales que ahora, en su mayoría, están con Espadas, y por otro aprendizaje.

Díaz habla de la capacidad de aprender de los errores en una aventura en la que se llevó dos leñazos que, para cualquiera, hubieran sido de ko, pero de los que se ha levantado. Ahora despliega una microcampaña, pueblo a pueblo, y espera el veredicto de la militancia andaluza.

Las ideas fuerza de Espadas desplegadas hasta ahora en lo interno van al núcleo del trauma: unidad y superación del pasado: aquella división, el comité federal de aquel 1 de octubre que partió al partido y cuyas consecuencias llegaron hasta la campaña de las autonómicas en las que el PSOE perdió la Junta de Andalucía.

Así, Espadas señaló este lunes, al igual que ya hizo el domingo, que el PSOE "necesita un proyecto nuevo, fresco, que conecte con la sociedad. Andalucía lo necesita". "Tenemos que superar las primarias a nivel federal", agregó el precandidato.

Hierro, quien atendió a los medios en San Vicente, tras registrar personalmente su candidatura, apostó por un proyecto nítidamente de izquierdas. Hierro subrayó que "el PSOE tiene una amplitud ideológica enorme": aglutina desde planteamientos "marxistas" hasta otros de corte "social liberal". "No pensamos todos lo mismo. Teníamos que dar una opción a los militantes para que pudieran avalar una opción netamente socialdemócrata, netamente socialista", afirmó sobre la oportunidad de su candidatura.

"El proceso de degradación que se ha producido en Adelante Andalucía, los problemas que tienen Más País, Unidas Podemos, está dejando a muchos votantes huérfanos", y, "si ese votante no se recupera", el "resultado" va a ser que "de nuevo la derecha va a tener mayoría en el Parlamento andaluz" en próximas elecciones, advirtió. Desde su candidatura, por ello, afirmó, quieren "establecer un programa que dé confianza a ese votante de que puede votar al PSOE", según recoge Europa Press.

Más noticias