Público
Público

Debate de investidura Batet: "Hubo épocas donde no se permitían críticas a las instituciones, pero ya han pasado"

La presidenta del Congreso rechaza la petición de las bancadas de PP y Cs de retirar unas palabras de la portavoz de Bildu en las que criticó al rey Felipe VI: "Hoy disfrutamos de una democracia y hay que garantizar la libertad de expresión".

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, y la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, durante la segunda jornada del debate de investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. EFE/Juan Carlos Hidalgo

Si la primera jornada del debate de investidura estuvo marcada por la tensión, en la segunda, que se celebra este domingo en el Congreso, la tensión ha estallado para convertirse en bronca y alboroto, una situación que ha obligado a la presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, a intervenir y llamar la atención a las bancadas de PP, Vox y Ciudadanos.

La bronca se ha iniciado con la intervención de la portavoz de Bildu, Mertxe Aizpurua, que ha criticado el discurso pronunciado por Felipe VI el 3 de octubre de 2017, tras la celebración de la consulta soberanista en Catalunya. Aizpurua ha tildado el discurso del monarca de "autoritario", lo que ha desatado la indignación de los parlamentarios de PP, Vox y Ciudadanos.

Los diputados de estas bancadas han comenzado a gritar y a proferir insultos contra la portavoz de Bildu, y Batet ha exigido el silencio del hemiciclo en varias ocasiones. Tras la intervención de Aizpurua, el presidente del PP, Pablo Casado, y el diputado de Cs Edmundo Bal han solicitado la palabra de forma excepcional.

La tercera autoridad del Estado ha concedido la palabra a Casado y Bal, que le han exigido a Batet que obligase a Aizpurua a rectificar las críticas al monarca y a retirar del orden del día sus palabras. Batet se ha mostrado contundente y se ha negado a hacerlo: "Hubo otras épocas donde no se permitían las criticas al Gobierno o a otras instituciones del Estado; por suerte, esas épocas han pasado", ha dicho la presidenta.

"Hoy disfrutamos de una democracia plena y, precisamente para garantizar esa democracia plena, tenemos que garantizar la libertad de expresión en el interior de esta Cámara, y eso es lo que va a hacer esta Presidencia", ha dicho.

La intervención de la presidenta ha provocado los abucheos y los gritos de las bancadas conservadoras y de la ultraderecha, y el aplauso de la bancada socialista.