Público
Público

Decreto de los fondos europeos Los socios del Gobierno le instan a "cuidar" los apoyos tras la inesperada abstención de Vox al decreto de la UE

Los grupos del bloque de investidura reclaman al Ejecutivo de coalición "más diálogo" y le recuerdan que no tiene mayoría absoluta en el Congreso. "Cuando vienen los apuros, se reclaman adhesiones", critican.

28/01/2021.- El diputado de ERC Gabriel Rufian (c) conversa con el diputado del PSOE Odon Elorza (i) a su llegada al Congreso de los Diputados este jueves para asistir a un pleno extraordinario en el que se debatirá las enmiendas a la proposición de ley s
Los diputados del PSOE, ERC y EH Bildu, Odón Elorza, Gabriel Rufián y Jon Iñarritu, respectivamente, conversan en el Congreso de los Diputados. Mariscal / EFE

PILAR ARAQUE CONDE

La abstención de Vox al decreto ley del Gobierno para agilizar la gestión y determinar la gobernanza de los fondos europeos de reconstrucción dio este jueves la sorpresa en el Congreso de los Diputados. Por anecdótico que parezca, gracias a esta decisión, el Gobierno evitó lo que hubiera sido una sonora derrota en la Cámara Baja ante una cuestión de gran calado: la respuesta a la crisis derivada de la emergencia sanitaria con la gestión de los 140.000 millones de euros procedentes de la Unión Europea.

La inesperada abstención de Vox causó sorpresa tanto en el seno del Gobierno como entre los partidos que le sostienen, según confesaron fuentes parlamentarias. De hecho, la formación de extrema derecha llegó a calificar de "enfermedad y ruina" el plan de Sánchez para la articulación de los fondos. Sin embargo, su portavoz en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, defendió la abstención como una decisión "sensata". En cualquier caso, fuentes parlamentarias socialistas y de Unidas Podemos rechazan cualquier contacto con la formación ultraderechista para recabar apoyos de cara a la aprobación de la norma.

Por otro lado, el Ejecutivo ató en las horas previas al debate del decreto varios acuerdos con algunos grupos del bloque de investidura a cambio de su apoyo. Fue el caso de EH Bildu y Más País. En esta línea, la formación soberanista vasca facilitó la aprobación del texto tras pactar con el Ejecutivo de coalición el compromiso de aumentar la financiación de los ayuntamientos y mejorar el control en la gestión de los fondos. Más País consiguió arrancar al Gobierno una medida por la que habían luchado en los últimos meses a través de los Presupuestos Generales del Estado para 2021, un proyecto piloto para reducir la jornada laboral a cuatro días.

Si bien, a pesar de que el Gobierno salvara los muebles, sus socios le advirtieron que al Congreso se llegaba con los deberes hechos. "Actúan ustedes como si tuvieran mayoría absoluta cuando redactan las normas, no cuentan con nadie y luego, a última hora, pretenden que les apoyemos. Cambien su modus operandi, cambien de chip, dialoguen y acuerden antes de traer los decretos, solo así evitarán los agobios y apuros de última hora", apostilló la portavoz sobre asuntos económicos del PNV en el Congreso, Idoia Sagastizabal, en el Pleno de convalidación de la norma.

"La paciencia de mi grupo también tiene un límite", remató la diputada jeltzale. Su partido, a pesar de las "reticencias" y las críticas manifestadas, votó a favor del texto por "responsabilidad", porque lo que "está en juego es la salida de la crisis", tal como argumentó Sagastizabal.

También, el diputado de Más País, Íñigo Errejón, invitó al Gobierno a "reflexionar" y a cuestionar "qué están haciendo profundamente mal" con respecto a sus socios: "Este Gobierno está en minoría. Debe prestarle menos atención a las discusiones de dentro de Moncloa y más a sumar socios suficientes para sacar cosas adelante".

Asimismo, el diputado de Compromís, Joan Baldoví, denunció que el Ejecutivo "está actuando" como lo hacía el equipo de gobierno de Mariano Rajoy, "sin preguntar nada" y llegando el día de antes con "el cuento de Pedro y el lobo", pidiendo apoyo porque "viene la derecha".

Alerta roja por la abstención de Vox

La abstención de Vox a este decreto no sólo se ha sumado a este malestar en forma de crítica por parte de los socios del Gobierno, los mismos que auparon a Pedro Sánchez a la Moncloa y permitieron los primeros Presupuestos del Ejecutivo de coalición, sino que también ha encendido la alarma entre los partidos del bloque de investidura de cara a alcanzar futuros acuerdos progresistas. 

"Está claro que si el decreto lo salva Vox es porque no es un decreto de izquierdas", explican desde ERC. Su portavoz en el Congreso, Gabriel Rufián, argumentó este jueves su voto en contra al texto: "Este aval justifica para quién va este reparto", en referencia a las empresas del Ibex 35. Y es que, a su entender, el decreto "no especifica el destino de los fondos, ni tiene presente a las Pymes y de otros espacios de la economía productiva sino que, tal y como está redactado, lo que facilita es que aprovechen las grandes empresas del Ibex".

La abstención de Vox "enciende la alarma social de lo que viene por delante"

Fuentes de la formación independentista ahondan en que la abstención de la extrema derecha "pone un espejo frente al decreto" para gestionar el dinero procedente de Europa. Asimismo, señalan —en un contexto de campaña electoral por los comicios de las catalanas— que es consciente de lo que "el PSOE hace muchas veces, que no termina de ser valiente en la izquierda". En este caso, hasta a Vox "le parece bien", un hecho que "enciende la alarma social de lo que viene por delante", rematan.

Errejón también valora a este medio que la abstención de Vox "fue un mal síntoma", pues el Ejecutivo no hubiera sacado adelante el decreto "sin la abstención de los reaccionarios". Y critica que al Gobierno no le faltan apoyos en el Congreso: "El problema es que no los cuida. Gasta muchas energías en las discusiones internas, dentro del Consejo de Ministros, y se les olvida que, aunque haya consenso entre los partidos que le sostienen, todavía le faltan muchos votos en la Cámara Baja".

El decreto repite los errores de 2008, pero con retórica progresista"

Apunta a que las discusiones internas en el seno de Gobierno de coalición "han descuidado en Congreso los apoyos de los partidos progresistas", una senda reflejada, a su parecer, en este decreto que se convalidó ayer y que se tramitará como proyecto de ley por el procedimiento de urgencia. El texto "apunta maneras para darle dinero a los de siempre para que hagan lo de siempre. Repite los errores de 2008, pero con retórica progresista", apostilla.

Fuentes del PNV explican que la "combinación de fuerzas" que permitió la aprobación de la norma "es resultado de la improvisación con la que, en ocasiones, el Gobierno afronta las votaciones en el Congreso". Tal como sostuvo este jueves Idoia Sagastizabal en sede parlamentaria, el Ejecutivo "olvida a veces que está en minoría y necesitado de apoyos" y, después, vienen las prisas, lo que induce la abstención de Vox: "Cuando vienen los apuros, se reclaman adhesiones. Por eso insistimos en que debe haber un cambio de chip: más diálogo con los grupos, sobre todo con aquellos a los que se define como socio prioritario —como es el PNV—. No siempre va a acudir el Grupo Vasco al rescate del Gobierno", reprochan estas fuentes.

"La ultraderecha y la lógica política son un oxímoron en sí mismo"

EH Bildu insta al Gobierno a explicar "lo que para muchos pueda resultar inexplicable". "La ultraderecha y la lógica política son un oxímoron en sí mismo", añaden fuentes de la formación vasca. Por su parte, en la línea de lo que sostuvo este jueves el diputado Oskar Matute, EH Bildu defiende el al decreto porque esta formación, asegura, está en el Congreso para "ser resolutivos, para aportar soluciones y ser decisivos para mejorar la vida de la gente".

Más noticias