Público
Público
Únete a nosotros

Del 'no te lo perdonaré jamás' al 'gominagate': un año de ataques a los alcaldes del cambio desde la derecha

La llegada al poder de los conocidos como 'alcaldes del cambio', que supuso el final de la alternancia bipartidista en los grandes ayuntamientos del Estado, desató una campaña en contra de ciertos medios de comunicación, partidos y personalidades del mundo de la cultura vinculados a la derecha. 

Publicidad
Media: 4.48
Votos: 25

Los alcaldes del cambio en un encuentro que tuvo lugar en Barcelona. / ANDREU DALMAU (EFE)

MADRID.- Ada Colau podía intuir, más o menos, donde se metía. Durante su etapa de portavoz de la Plataforma Antidesahucios le habían llamado "gordita" en un plató de televisión y la entonces delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, le había acusado de apoyar a "grupos filoetarras o proetarras". Pero la verdadera campaña de acoso y derribo aún no había comenzado. Colau aún era una activista y aquello eran balas de fogueo. Con su salto a la política llegaría la artillería pesada. 

La hoy alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, pudo comprobar de primera mano que la derecha no escatimaría en esfuerzos para deslegitimar su candaditura en el mismo debate electoral con Esperanza Aguirre en Telemadrid. La entonces presidenta del PP de Madrid acusó a la jueza de sintonía con ETA y la cuenta en Twitter de Nuevas Generaciones del PP de Madrid insistió durante el debate en los presuntos vínculos de Carmena con el terrorismo de ETA. No hubo espacio en el debate para la confrontación de los dos programas electorales. La cuestión terrorista fue usada por Aguirre en prácticamente todos los bloques. Y eso que Carmena aún no había llegado a la alcaldía. 

La llegada al poder de los conocidos como 'alcaldes del cambio', que supuso el final de la alternancia bipartidista en los grandes ayuntamientos del Estado, desataron una furibunda campaña desde ciertos medios de comunicación, partidos políticos y también de personalidades del mundo de la cultura vinculados a la derecha: "Una ciudad civilizada y europea como Barcelona tiene como alcaldesa a Colau, una cosa de risa. Una mujer que debería estar sirviendo en un puesto de pescado", espetó Félix de Azúa, académico de la Real Academia Española. El cantante Francisco llamó "escoria" a Mónica Oltra y "sinvergüenza" a Joan Ribó. 

De los ataques en la prensa nacional y regional no se ha librado prácticamente ninguno de ellos. A Joan Ribó (València), le acusaron, entre otros, de querer acabar con las Fallas y de catalanizar la Comunidad Valenciana; a Xulio Ferreiro (A Coruña) o a Martiño Noriega (Santiago), los criticaron por ser anticlericales desde el minuto uno; a Joseba Asirón (Pamplona) le han llamado "etarra" en un artículo de opinión; y tampoco se libraron los alcaldes José María Gonzalez Kichi (Cádiz) y Pedro Santisteve (Zaragoza), más conocido por el caso de la gomina que por sus aciertos o errores como alcalde.  

El Ayuntamiento de Madrid fue, sin embargo, el primero en comprobar que la derecha iba en serio. Si Carmena ya había sufrido la 'guerra sucia' de Aguirre con el terrorismo en el debate electoral, el mismo día de la investidura del Gobierno municipal de Ahora Madrid explotó la primera gran crisis: los tuits de Zapata. Era el 13 de junio de 2015. El 7 de marzo de 2016, el juez Santiago Pedraz archivó por tercera y última vez el caso. Entre medias, la dimisión de Zapata, una campaña de acoso y derribo contra el equipo de Gobierno de la capital y un desproporcionado número de portadas en prensa y minutos en televisión teniendo en cuenta que la Justicia jamás encontró delito alguno.

Cartel de la obra de teatro Gora Alka ETA

Zapata, no obstante, no ha sido el único concejal de Ahora Madrid que ha pasado por los tribunales. Rita Maestre sufrió una dura campaña desde oposición y medios de comunicación por participar en una protesta pacífica en 2011 en una capilla de la Universidad Complutense. Fue juzgada y condenada a pagar una multa por humillación a los sentimientos religiosos, que ha sido recurrido por el Ayuntamiento. 

Aunque el caso más desproporcionado llegó cuando la Audiencia Nacional decidió encarcelar a dos titiriteros por una polémica obra en el que una marioneta policía sacaba una pancarta con la diminuta leyenda de 'Gora Alka ETA' para acusar sin pruebas a una marioneta bruja. Sin ver la obra, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, decidió meterse de lleno en el asunto para echar más leña al fuego. Acusaban a los artistas de enaltecimiento del terrorismo y la Asociación de Víctimas del Terrorismo llegó a pedir la imputación de Manuela Carmena. 

Más allá de los tribunales, el Ayuntamiento de Madrid ha sido un protagonista habitual en las polémicas relacionadas con los consistorios del cambio. La Razón atizó con fuerza a la alcaldesa de Madrid por sus vacaciones en Cádiz. El diario del grupo Planeta criticó a la alcaldesa por sus "lujosas" vacaciones en "una villa de 4.000 euros a la semana" y por haber arrancado “una planta protegida en peligro de extinción”. Las vacaciones de Carmena, sin embargo, no habían costado ni un duro al contribuyente, pero ya daba igual. Las portadas del diario dirigido por Francisco Marhuenda sirvieron a la oposición para cargar contra la "doble moral" de la jueza. 

Pero, sin duda, el ataque más surrealista que vivió este Ayuntamiento fue durante la pasada Navidad. El Gobierno dio a conocer la lista de los grandes morosos con Hacienda, pero el foco mediático se dirigió a la participación de mujeres en las cabalgatas de reyes magos en los barrios de Madrid. "Quienes quieren acabar con las tradiciones cristianas están haciendo todo tipo de cosas", decía Agurire, que sentenciaba: "Paridad sí, paridas no". Y Aún no había estallado la polémica por el atuendo de los Reyes Magos. 

La cabalgata de los reyes magos y el catolicismo

La traca final llegó durante la Noche de Reyes. La vestimenta de los Reyes Magos de la capital provocó que la exdiputada del Partido Popular Cayetana Álvarez de Toledo escribiera el ya célebre "no te lo perdonaré jamás, Manuela Carmena". Éste fue el pistoletazo de salida para una ofensiva contra el equipo de Gobierno de Ahora Madrid por parte del Partido Popular. 

La cabalgata de los Reyes Magos, no obstante, fue utilizada contra los ayuntamientos del cambio en varios casos. En València la derecha cargó duramente contra el alcalde Joan Ribó por el desfile de las 'magas republicanas', una cabalgata laica incluida en la 'Semana de la infancia', que organizó la Societat Coral El Micalet basada en un desfile realizado durante la II República en 1936 y 1937. Ni la organización fue municipal, ni sustituyó a la tradicional cabalgata de reyes magos; por no ser, ni sus protagonistas eran reinas, pero eso no impidió que el diario Las Provincias estuviera avivando la polémica durante días.

El PP y la Iglesia al unísono acusaron de falta de tolerancia a los alcaldes del cambio gallegos por no acudir a las ceremonias religiosas

En Santiago, la cabalgata de Reyes también sirvió para criticar al Gobierno de Compostela Oberta, a quien el PP acusó de "no estar a la altura" de la ciudad. Pero las críticas fueron mucho mayores cuando Noriega advirtió que sería coherente con la aconfesionalidad del Estado y que no participaría en la Misa de la Catedral de Santiago en el día de grande Galicia y cuando renunció a asistir a la apertura del Año Santo extraordinario promulgado por el papa Francisco.

No ha sido el único alcalde gallego que ha recibido críticas por practicar la aconfesionalidad del Estado. Martiño Noriega, Xulio Ferreiro y Jorge Suárez (Ferrol) excusaron su presencia en Lugo en la denominada Ofrenda del Antiguo Reino de Galicia al Santísimo Señor Sacramentado y argumentaron la laicidad de las instituciones que dirigen, mientras el PP y la Iglesia al unísono los acusaron de falta de tolerancia. Esta mañana el arzobispo compostelano Julián Barrio ha advertido en su homilía contra la “indiferencia religiosa” y “el olvido de Dios”, informó El País. 

Tampoco Joan Ribó se libró de las duras críticas por ser coherente con la aconfesionalidad del Estado. La corporación valenciana vetó la representación oficial en procesiones, como la de la patrona de la ciudad, a la que los concejales podían asistir pero a "título personal" y señaló que en la misa del 9 de Octubre, día de la Comunidad Valenciana, no estaría presidida por el Ayuntamiento "por respeto a la aconfesionalidad". A Manuela Carmena, de hecho, llegaron a acusarla de cargarse la Semana Santa, que presuntamente pasaría a ser la “Semana de Festividades”

No obstante, en el campo religioso, las críticas más duras las cosechó el gobierno de Ada Colau con aquel aquel Padre Nuestro feminista recitado por la poetisa Dolors Miquel durante la entrega de los Premis Ciutat de Barcelona. La Asociación Española de Abogados Cristianos, la Asociación Amistad en Cristo Nuevo Amanecer y la entidad católica ultraconservadora de Barcelona, E-Cristians, llevaron ante la Fiscalía el Padrenuestro de Miquel. El portavoz del PP en Barcelona, Alberto Fernández Díaz, abandonó el acto; el periodista Carlos Herrera se preguntó: "¿De qué estercolero sacan a estas tías?"; y el medio de Eduardo Inda tituló directamente por una presunta "humillación" de Colau a los católicos. La Justicia archivó las denuncias contra Miquel y Colau. 

A Manuela Carmena, de hecho, llegaron a acusarla de cargarse la Semana Santa, que presuntamente pasaría a ser la “Semana de Festividades”

Y es que la alcaldesa de Barcelona ha sido la diana de muchos de los ataques. El ministro del Interior señaló que la regidora le daba "vergüenza ajena" por actuar "como una antisistema" con los militares a los que la alcaldesa les había recordado que preferiría que no hubiera 'stand' del Ejército en el Salón de la Enseñanza celebrado en la capital catalana. Esta no sería la única polémica entre el ministro y Colau. Fernández Díaz también señaló que Colau "insultaba" a las instituciones. 

No llegó tan lejos el ministro como el concejal del PP en Palafolls (Maresme), Óscar Bermán, que afirmó que “en una sociedad seria y sana, [Colau] estaría limpiando suelos”. El edil la había tildado además de “descerebrada llena de odio y de fobias salvajes” y de “vaga incorregible” porque no acabó sus estudios.  

La defensa de los Borbón y el nacionalismo como punta de lanza

La defensa de la monarquía borbónica y sus símbolos ha protagonizado también varios episodios polémicos en el primer año de los ayuntamientos del cambio. El alcalde de Zaragoza en Común aceptó poner en marcha la petición de los aficionados del CAI Zaragoza de cambiar el nombre del pabellón municipal Príncipe Felipe por el del fallecido entrenador de baloncesto José Luis Abós. La decisión fue recurrida en los tribunales por el Partido Popular que situó la polémica en un eje monarquía-república. 

Esta, no obstante, no ha sido la única polémica que ha tenido como protagonistas a los borbones. Destaca la polémica retirada del busto del rey Juan Carlos del Salón de plenos del Ayuntamiento de Barcelona que PP y Ciudadanos tacharon de "pantomima" o cuando el nuevo alcalde de Cádiz, José María González Santos, Kichi, sustituyó el retrato del rey Juan Carlos que presidía el despacho de su antecesora en el cargo, la popular Teófila Martínez, por el del anarquista y primer edil de Cádiz durante la Primera República, Fermín Salvochea.

El nacionalismo de los nuevos alcaldes también ha sido utilizado por la derecha para atacar a los alcaldes del cambio. Ada Colau fue acusada en una portada de ABC de "venderse al independentismo". Del alcalde de València, Ribó, han dicho que trata de vender el País Valencià a Catalunya y, sin embargo, cuando ha reforzado la simbología y la lengua valenciana, se le ha acusado, rizando el rizo, de atacar a España inspirado en el catalanismo. Prueba de ello fue la Feria de Julio en el que se sustituyó la bandera española por senyera valenciana y Las Provincias le dedicó su portada. 

El alcalde de Pamplona, Joseba Asirón (EH Bildu) ha sido el que más ha sufrido los ataques nacionalistas, sobre todo después de colocar la 'ikurriña' en el balcón del Ayuntamiento en el chupinazo de San Fermín. De hecho, el periodista Eduardo Inda le calificó como "etarra" en un artículo de opinión que el Consistorio llevó a los tribunales. Pero ha habido otros casos.

El más flagrante fue en la polémica por la enseñanza del euskera en las guarderías. "Las guarderías imponen el euskera en Pamplona", denunciaba el diario ABC. El propio Asirón contestó en Público a estas acusaciones: "En el año 1983 había ocho escuelas: seis en castellano y dos en euskera. Ahora había 17 escuelas y continuaban siendo dos las que ofertaban plazas en Euskera. A partir del año que viene serán cuatro en euskera y trece en castellano. Esa es la realidad y todo lo demás que se ha montado es manipulación".

El 'gominagate' y Venezuela

Los ataques desde la prensa no cesaron ni cuando la actualidad marcaba otro rumbo. Un ejemplo perfecto se vivió en València el día que se conoció la sentencia del macrojuicio de Terra Mítica, el parque de atracciones de Benidorm que mandó construir el PP de Zaplana y que ha consechado fracaso tras fracaso. El 27 de abril se conoció la sentencia que condenaba a dos exdirectivos del parque de atracciones y 20 empresarios a 305 años de cárcel por las facturas falsas. Sin embargo, el diario Las Provincias, en su edición del 28 de abril, decidió llevar a portada a seis columnas la ampliación en dos calles de un plan de peatonalización en València, mientras que la foto de portada también a 6 columnas era para, como no podía ser de otra manera: Venezuela. 

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, sufrió otra campaña de descrédito y ataques por pasar 15,90 euros de un bote de gel fijador a la alcaldía. El regidor justificó el desembolso porque el producto era para estar "presentable y decente" cuando tenía una recepción a última hora de la tarde tras jornadas de "13 horas". La polémica se extendió durante varios días llegando a la prensa nacional y consiguiendo la identificación entre el alcalde y la gomina en buena parte de la ciudadanía. La polémica por los 15,90 euros no se puede ni comparar a lo inadvertido que pasó cuando el PP gastó 436,28 euros de las arcas municipales por seis cubiertos en un céntrico restaurante zaragozano con motivo de una visita del entonces vicepresidente del Gobierno central Mariano Rajoy, por el pago de plumas estilográficas a 400 euros o por cargar una botella de licor de 36 euros, IVA aparte.

Más noticias en Política y Sociedad