Público
Público

Devoluciones en caliente Unidas Podemos rechaza continuar con las devoluciones en caliente y pide un proceso "que cumpla con los derechos humanos"

Los de Pablo Iglesias expresan su malestar por la construcción de un nuevo CIE en Algeciras y temen que el Ministerio del Interior aplique las devoluciones en caliente si el Tribunal Constitucional avala estas prácticas.

Ione Belarra
La secretaria de Estado Ione Belarra, este martes con representantes de las organizaciones de defensa de los derechos humanos Iridia y Novact. Dani Gago

La decisión que tomará el Tribunal Constitucional sobre las denominadas devoluciones en caliente podría generar una discrepancia en el Gobierno de coalición, esta vez respecto a las políticas migratorias del Ministerio del Interior. Está previsto que el TC avale estas prácticas, después de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos validara el denominado rechazo en frontera (devolución en caliente) en Ceuta y Melilla, anulando la condena inicial que España recibió en un primer momento.

Cuando se produzca esta decisión, la intención que, en principio, tiene el Ministerio del Interior es el de utilizar estos recursos y prácticas, un criterio que no comparten en Unidas Podemos, desde donde expresan su malestar porque una parte del Ejecutivo pueda trabajar en esta dirección en materia de política migratoria.

Los de Pablo Iglesias critican en este sentido que se haya dado luz verde a la construcción de un nuevo centro de internamiento de extranjeros (CIE) en Algeciras, un proyecto presupuestado en más de 21 millones de euros que va en contra de las posiciones defendidas por la formación morada en esta cuestión.

Tanto la construcción del CIE como la dirección que pueda tomar Interior tras la decisión del Tribunal Constitucional preocupan a Unidas Podemos, que desde hace años pide que, aprovechando la reforma de la ley de seguridad ciudadana (denominada ley mordaza), se derogue las devoluciones en caliente para acabar con la práctica del rechazo en frontera.

Ione Belarra: "Hay que analizar el caso concreto de cada persona migrante y prohibir la práctica de abrir la puerta de la valla y expulsar"

Este martes, la secretaria de Estado para la Agenda 2030, Ione Belarra, se ha reunido con las organizaciones de defensa de los derechos humanos Iridia y Novact con motivo de la publicación de su informe Vulneraciones de derechos humanos en las deportaciones, en el que se reclama al Ejecutivo que dé protección social y jurídica a las personas migrantes.

Tras la reunión, en la que se ha abordado la cuestión de las devoluciones en caliente, Belarra ha manifestado a Público que España debe establecer "un proceso de devolución que cumpla con los los derechos humanos y permita identificar a niños y niñas, a mujeres víctimas de trata y a solicitantes de asilo", en referencia a las intercepciones de personas migrantes en las vallas de Ceuta y Melilla.

La secretaria de Estado ha pedido en este sentido "analizar el caso concreto de cada persona migrante" y "prohibir la práctica de abrir la puerta de la valla y expulsar". En estos momentos Unidas Podemos está centrado en solventar otras dos discrepancias en el seno del Gobierno de coalición: una relativa a la prohibición de los desahucios sin alternativa habitacional y otra sobre la elección de los socios a la hora de sacar adelante la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado.

Más noticias de Política y Sociedad