Público
Público

La resaca de las primarias socialistas Díaz no llegó ni al 30% de media de voto en las federaciones socialistas, salvo Andalucía

La presidenta andaluza sólo ganó a Sánchez en cuatro provincias y en una decena no llegó al 20% de los sufragios

Publicidad
Media: 4.60
Votos: 5

Los candidatos a la Secretaría General del PSOE Susana DÍaz y Pedro Sánchez posan para los medios gráficos en la sede socialista de Madrid, tras conocerse los resultados de las primarias. EFE/Javier Lizón.

Fuera de su feudo andaluz, la candidata socialista a la Secretaría General del PSOE, Susana Díaz, cosechó un más que pobre resultado frente a las expectativas que había en el resto de las federaciones del partido, donde no llegó a una media del 30% de los votos (concretamente, el 29,9%).

Díaz no sólo quedó en último lugar de los tres aspirantes en el País Vasco con un paupérrimo 7,4% de los votos (frente al 40,06% que logró Sánchez o el 52,4% del ex lehendakari que ganó en su tierra), sino que empató con Patxi López en Cantabria con un 14%, y en otras cuatro comunidades (La Rioja, Valencia, Catalunya y Baleares) quedó a menos de seis puntos del candidato que menos posibilidades tenía de hacerse con la Secretaria General del PSOE.

Quedó última en Euskadi, y a menos de seis puntos de López en Cantabria, La Rioja, Navarra, Catalunya y Baleares

Díaz sólo en Aragón, Asturias, Castilla-La Mancha, Extremadura y Murcia logro superar el 40% de los sufragios, logrando en los territorios de Javier Lambán y Emiliano García-Page sus mejores porcentajes, pero siempre por detrás de Sánchez. A modo anecdótico, en la delegación exterior de América la dirigente andaluza consiguió el 51,7% de los votos y fue, junto con Andalucía, el único sitio en el que ganó, aunque sólo le sumara 195 votos.

Dichos porcentajes ponen en evidencia que Díaz no tenía el apoyo previsto en otros territorios, ya que el 42,5% de todos los votos que obtuvo salieron sólo de Andalucía (que representa el 24% de la militancia), donde sí ganó en todas las provincias de forma holgada.

En Sevilla, Málaga, Jaén y Córdoba superó el 65% de los votos, obteniendo en Cádiz el resultado más bajo pero con más del 55% de las papeletas que se dieron por válidas.

Además, en diez provincias o comunidades autónomas uniprovinciales Díaz estuvo por debajo del 20% cosechando su peor resultado en Guipúzcoa con el 4% de los votos. Tampoco tuvo apoyo su proyecto en las cuatro provincias catalanas, obteniendo su mejor resultado en Barcelona con el 12%, y no logró llegar al 7% en Girona.

Es más, fuera de Andalucía, Susana Díaz sólo ganó a Sánchez en cuatro provincias: Ávila, Cuenca, Huesca y, en Badajoz, por menos de un punto de diferencia.

El rechazo que despertaba Díaz en muchas federaciones era algo que manejaba el equipo de Pedro Sánchez y del que también eran conscientes los dirigentes cercanos a Díaz, pero ni en sus peores previsiones estaban ya no sólo no ganar en ninguna comunidad autónoma, sino obtener porcentajes de voto tan bajos.

Más noticias en Política y Sociedad