Público
Público

Dolores Delgado El Congreso pide la dimisión de Dolores Delgado

El pleno del Congreso ha reclamado a Pedro Sánchez que la destituya si la ministra no dimite. La moción ha sido aprobada gracias a la abstención de Podemos y los apoyos de PP y Ciudadanos

Publicidad
Media: 3.25
Votos: 4

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, durante la sesión de control al Gobierno en el Pleno del Senado. EFE/ Zipi

El pleno del Congreso ha pedido hoy la dimisión de la ministra de Justicia, Dolores Delgado, y, si no lo hace, ha instado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a destituirla, una petición que han respaldado el PP y Ciudadanos y que ha salido adelante gracias a la abstención de Podemos.

Sólo el PNV se ha sumado al PSOE para apoyar desde la tribuna a la ministra ante la moción presentada por los populares, que ha sido aprobada por 166 votos a favor, 91 en contra y 83 abstenciones.

Tras ser reprobada en el Senado por supuestamente no haber defendido con diligencia y desde el primer momento en Bélgica al juez instructor del procés, Pablo Llarena, ante la demanda de dirigentes independentistas, la mayoría de los grupos del Congreso han denunciado hoy la presunta relación de Delgado con el excomisario José Manuel Villarejo, exponente de las cloacas del Estado.

Delgado tiene previsto comparecer este miércoles en la Comisión de Justicia para explicar esa relación, que limita a haber coincidido en "tres eventos", según la ministra, después de la polémica suscitada por la difusión de audios grabados en una comida que compartió con Villarejo en 2009.

La portavoz del PP, María Jesús Moro, ha pedido el cese de Delgado por su "ausencia completa de ejemplaridad", por su actitud ante el juez Llarena, sus relaciones con el excomisario y por usar el Ministerio como "sucursal" del despacho de Baltasar Garzón, presente en aquella comida. Garzón, para los populares, se ha convertido en "la mano en la sombra" del Ministerio, como lo demuestra, a su juicio, los planes de Justicia para crear una comisión de la verdad para los crímenes del franquismo o "redirigir" la justicia universal. Moro ha reconocido que las grabaciones de Villarejo han podido ser obtenidas de manera reprochable, pero, ha subrayado, existen y revelan cómo la ministra recurre a insultos e insidias "ajenas a la ejemplaridad propia de un servidor público".

Con sus argumentos ha coincidido Ciudadanos, que ha denunciado la vulnerabilidad de la ministra por "la mochila de amistades peligrosas" que porta. "No necesitamos una ministra que no ceda al chantaje, necesitamos una ministra que no pueda ser chantajeada", ha subrayado su portavoz, José Ignacio Prendes.

Frente a ellos, el portavoz socialista, Juan Carlos Campo, ha criticado que se pidiera el cese de Delgado sin darle oportunidad a explicarse este miércoles, actitud que ha comparado con la Inquisición, y ha criticado que se use a una persona en prisión preventiva por delitos muy graves -como pertenencia a organización criminal, cohecho, revelación de secretos y extorsión- para acabar con el adversario político. "Ese no es el camino que queremos para nuestra sociedad", ha garantizado.

Sin embargo, su principal socio, Unidos Podemos, ha preferido abstenerse en lugar de votar con los socialistas. Su objetivo, ha subrayado Gloria Elizo, es investigar todas las filtraciones y dejar de mirar para otro lado ante las "mentiras de las cloacas" y la existencia de "una policía política que elaboraba dosieres falsos contra adversarios políticos", entre ellos Pablo Iglesias.

ERC también se ha abstenido, después de que su portavoz, Joan Tardà, advirtiera del "estercolero" en el que cree que se ha convertido el sistema político y judicial español y tendiera la mano al PSOE para buscar una solución pacífica en Catalunya, olvidándose de "venganzas y escarmientos". Sólo Mikel Legarda, del PNV, ha defendido a la ministra; a pesar de criticar el lenguaje que usa en los audios grabados, ha rechazado participar en el "proceso de acoso y derribo a ministros" que se ha extendido en la legislatura.