Público
Público

Elecciones 10-N La CUP se presenta a las elecciones con un programa de ruptura con el Estado, contra la monarquía y pidiendo la amnistía

Desde la formación catalana aseguran que las protestas de las últimas semanas "han estado a la altura" porque han colocado el conflicto en las principales agendas mediáticas internacionales y denuncian que el Gobierno ha respondido a este problema con "más policía y más detenciones".

Los miembros de la CUP de izquierda a derecha: Francesc Gabarrell , Mireia Vehí, Albert Botran y Eulàlia Reguant / EFE

La CUP ha presentado este lunes en Madrid su propuesta política para concurrir a las elecciones generales que se celebrarán el próximo 10 de noviembre, desde el convencimiento de que "desde el Congreso de los Diputados no se ganan derechos, y más con la aritmética parlamentaria que hay", y con el objetivo de servir de "caja de resonancia al conflicto que se vive en Catalunya".

Los representantes de la formación catalana Mireia Vehí, Albert Botran y Eulàlia Reguant han sido los encargados de presentar su candidatura enfrente del Palacio del Congreso. "Nos presentamos al Congreso no exentos de contradicciones. Venimos con la idea de que nuestra propuesta política no es un programa al uso", ha asegurado Vehí.

A su juicio, la "caja de resonancia" de la CUP no solo debe servir "al conflicto nacional, sino también el conflicto de clases, al conflicto territorial, al conflicto ecológico… Y, por lo tanto, venimos al Congreso de los Diputados con un programa de intervención política".

La propuesta de la formación consta de cinco ejes: autodeterminación y amnistía (que incluye la abolición de la monarquía), defensa de los derechos sociales (supresión del artículo 135 de la Constitución, "no" a la OTAN, la Unión Europea y el FMI, "plantar cara al IBEX35"), salvar al planeta del capitalismo (hacer frente a la emergencia climática, avanzar hacia un modelo económico ecológico y socialista), feminismo y lucha contra la "mafia" (democracia directa, impugnación de la monarquía como "cúspide" del poder corrupto, hacer frente a lobbies y el "entramado de poderes corruptos" y "total transparencia", que incluye una auditoría del fraude fiscal y del coste colectivo que han dejado las privatizaciones).

Concretamente, la CUP pide una "amnistía total para todas las personas represaliadas por el régimen en su lucha por los derechos nacionales, sociales y colectivos de los pueblos y las trabajadoras", así como el "libre retorno de las exiliadas" y el "impulso de procesos de reparación y memoria, incluyendo en estos el procedimiento de los responsables de la represión".

Disolución de la Audiencia Nacional

En el programa del partido catalán se plantea la "disolución de los principales instrumentos represivos del Estado, empezando por la Audiencia Nacional y todos los cuerpos y las unidades policiales y militares dedicadas a la represión de los pueblos".

Durante la presentación de su candidatura, los responsables de la CUP han sido preguntado por las protestas y manifestaciones que se han producido en las últimas semanas en Catalunya a raíz de la sentencia del procés. Botran ha defendido que "principalmente la violencia que identificamos en las calles de Barcelona, la que se da contra personas, es la que proviene de los cuerpos policiales. No tan solo de las fuerzas de ocupación que ha mandado el ministro Marlaska como única respuesta ante un conflicto político, sino también la de los Mossos d´Esquadra, que han tenido un comportamiento deleznable en estas últimas semanas". "Son imágenes propias de un Estado policial", ha insistido el dirigente.

También ha defendido que estas protestas "han hecho que Catalunya esté en las agendas de los grandes medios internacionales. Debería llamar también la atención del Gobierno español, que ante los desafíos políticos solo ha respondido mandando más policía, deteniendo a más gente, con montajes policiales y sacando a relucir al fantasma del terrorismo"

Preguntados sobre si condenaban los disturbios de las últimas semanas, los responsables de la formación catalana han asegurado que "la tarea de las organizaciones políticas no es la condena, como podría ser en el caso de un juez. El deber de las organizaciones políticas es entender por qué pasan estas cosas, por qué hay una rabia entre la juventud catalana y tratar de entender sus motivos, que son bastante claros cuando se les pregunta y no se les trata de manipular diciendo que van a llevar a Catalunya a una situación de prácticamente terrorismo".

Más noticias de Política y Sociedad