Público
Público

elecciones generales Sánchez evitará el adelanto electoral pese al empuje del PSOE en los sondeos

El presidente solo se plantearía dar el paso si no logra aprobar el plan de estabilidad, los Presupuestos de 2019 y se frustra el diálogo con Catalunya. Debería quedar claro ante la ciudadanía, además, que no hay otra salida que convocar los comicios. Dirigentes del PSOE apuntan, sin embargo, que la situación de Casado, el descoloque de Ciudadanos con el nuevo liderazgo del PP y el menor protagonismo de Podemos les favorecería en las urnas.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, durante su primera comparecencia a petición propia en el Congreso, en un pleno extraordinario para informar de su programa de Gobierno/EFE

"No se van a adelantar las elecciones". Desde el Gobierno no se lanza otro mensaje desde que su portavoz, Isabel Celaá, abriera esta posibilidad al decir que sería "absurdo" aguantar en el poder "más de lo razonable". 

Sin embargo, a nivel interno, fuentes del Ejecutivo de Pedro Sánchez reconocen que el debate no les viene nada mal tras las amenazas de Carles Puigdemont de no garantizar el apoyo parlamentario al Gobierno y la actitud del Partido Popular de querer vetar la nueva senda de estabilidad y anunciar una oposición feroz contra el Ejecutivo, intentando torpedear todas su iniciativas.

Y es que el Gobierno, pero sobre todo en el partido, se es consciente de que ante un hipotético adelanto electoral, el PSOE no está mal situado. Quienes así opinan, analizan que el PP está sin armar tras el Congreso y, además, su nuevo líder está en el punto de mira por su máster y los presuntos estudios que realizó, con la amenaza, además, de ser imputado.

"El PSOE es quien está  en mejores condiciones a día de hoy para ir a las urnas, de eso no hay duda", asegura un miembro de la Ejecutiva

También ven a Ciudadanos descolocado tras el Congreso del PP y bastante difuminado tras la moción de censura; mientras que consideran que Unidos Podemos no tiene el protagonismo ni político ni mediático que tenía anteriormente. "El PSOE es quien en mejores condiciones está a día de hoy para ir a las urnas, de eso no hay duda", afirmó un miembro de la Ejecutiva Socialista. Desde que la moción de censura contra Mariano Rajoy triunfó y situó a Sánchez en La Moncloa, las encuestas (prácticamente en su totalidad) dan ganador al PSOE en estos momentos si se convocaran elecciones generales. ​

Estos argumentos, sin embargo, no hacen cambiar el mensaje del Gobierno. "No se van a adelantar las elecciones", repiten. Otra cosa, eso sí, es que quieran o puedan aguantar en el poder "más de lo razonable", como sería un escenario en el que el PP bloqueara la senda de estabilidad, no se aprobaran los Presupuestos para 2019 o se rompiera el diálogo con Catalunya.

La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá. EFE/ Zipi

Para algún dirigente socialista, estos tres supuestos -que el Gobierno dicen confiar en que no se darán, y que trabajara para que no ocurran- serían suficientes para convocar elecciones, y, además, pertrechado de argumentos: el PP no quiere más dinero para las comunidades autónomas ni para la Seguridad Social; el Gobierno no puede seguir con unos Presupuestos prorrogados ya impuestos por el Ejecutivo anterior y Sánchez dará una imagen de firmeza si la Generalitat se planta ante un nuevo desafío unilateral .

Los sindicatos, por ejemplo, aprobarían  un adelanto electoral en una situación política bloqueada y de la que no puedan salir reformas

Y el Ejecutivo sigue respondiendo: "No se adelantarán elecciones". La única mínima posibilidad que admiten de un cambio de opinión es que la situación sea realmente insostenible, pero, sobre todo, que la ciudadanía perciba la imposibilidad de continuar gobernando por el bloqueo del resto de fuerzas políticas.

Quienes admiten esta mínima posibilidad precisan, asimismo, que tiene que haber un clamor social para la convocatoria y una situación política muy compleja, pero insisten en que creen que no se llegará a esa situación y recuerdan que la voluntad del presidente del Gobierno es agotar la legislatura. "Sánchez podrá tener muchos defectos, pero se ha caracterizado en su trayectoria política por cumplir su palabra. Si puede, no va a convocar elecciones antes de tiempo", insiste una persona muy cercana al presidente.

Además de algunos dirigentes del PSOE, otros sectores sociales no ven mal un adelanto electoral en una situación política bloqueada y que no puedan salir las reformas adelante, y así opinan los propios sindicatos, según fuentes consultadas, aunque respetan que la potestad es exclusivamente del presidente.

Lo cierto es que, intencionadamente o no, la ministra portavoz ha dado la vuelta a las amenazas vertidas desde el PDeCAT el PP. El Gobierno insiste en que Sánchez no va a jugar esta carta, pero Celaá ha recordado a muchos que la tiene guardada bajo la manga y, en los actuales momentos, no tiene precisamente una mala jugada.