Público
Público

Pacto de Toledo Escrivá apremia al Congreso para reformar las pensiones antes de acabar el año

El ministro de Seguridad Social comparece el jueves en la Comisión del Pacto de Toledo. En su comparecencia ante la Comisión de Trabajo, Escrivá aseguró que su objetivo era el de actualizar las pensiones de 2021 sobre un marco legal "estable".

José Luis Escrivá Congreso
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, en el Congreso / EFE

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones comparecerá este jueves por segunda vez en el Congreso, y en esta ocasión pondrá sobre la mesa la 'prisa' para cerrar las recomendaciones del Pacto de Toledo. José Luis Escrivá acudió la pasada semana a la Comisión de Trabajo de la Cámara Baja y profundizó en algunas de las cuestiones relativas a la reforma de las pensiones.

Aunque no quiso establecer un calendario concreto sobre esta reforma, sí que insistió en que su meta es que la actualización de las pensiones de 2021 (que se debe acometer, como tarde, a principios de año) se lleve a cabo en base a un marco legal "estable". Además, aseguró que este debía ser un "objetivo común" que aglutinara no solo al Gobierno, sino también a los actores sociales y al Congreso.

Antes de que el Ejecutivo comience a negociar la reforma con sindicatos y patronal, la Comisión para el seguimiento y evaluación de los Acuerdos del Pacto de Toledo tiene que cerrar las denominadas "recomendaciones", una veintena de puntos que establece el Poder Legislativo y que sirven como marco al posterior diálogo que dará lugar a la reforma definitiva.

La comparecencia de Escrivá en esta comisión parlamentaria servirá como el pistoletazo de salida a sus trabajos. La presidenta del Pacto de Toledo, Magdalena Valerio, insistió durante la primera reunión del órgano en que no quería establecer un horizonte para no desvirtuar su actividad ni para perjudicar a una comisión que rompió su consenso hace dos legislaturas, entre otras cuestiones, por las prisas para lograr un acuerdo antes de las elecciones del 28 de abril.

Sin embargo, las intenciones declaradas por el ministro fijan de forma indirecta este horizonte y emplazan al Pacto a cerrar sus recomendaciones en este primer año. Además, la comisión no contaría con los 9 meses que aún restan para que finalice 2020, ya que a este tiempo hay que restarle el que necesiten el Gobierno y los actores sociales para diseñar una reforma definitiva, así como la tramitación de la iniciativa en el Parlamento que daría cobertura legal a esa modificación.

Ninguno de los grupos ha querido posicionarse, al menos de momento, sobre las declaraciones de Escrivá, y prefieren esperar a que el ministro comparezca el jueves en el Pacto de Toledo para profundizar en las intenciones del Ministerio de Seguridad Social. Sin embargo, la mayoría de los partidos coinciden en que el trabajo de las recomendaciones "no debe partir de cero", una cuestión que ya puso sobre la mesa Valerio tras ser designada presidenta del órgano.

En la XII Legislatura (2016-2019), los grupos alcanzaron un principio de acuerdo en el seno del Pacto, dinamitado por el adelanto electoral del 28 de abril. En aquel momento, la mayoría de los partidos, incluido el PSOE, culpó a Unidos Podemos y a la actual ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, de "reventar" el Pacto en base a un interés electoral.

El factor de sostenibilidad, un escollo para el consenso

Los de Pablo Iglesias, en cambio, denunciaron que los socialistas y el PP querían cerrar un acuerdo que consagraba "la era de los recortes" y achacaron las "prisas" por el consenso a la cercanía electoral. La formación morada apuntaba al temor de estos partidos a causar desencanto entre los pensionistas por no haber logrado establecer una propuesta después de más de dos años de trabajo: "Nunca hubo un acuerdo", aseguraron.

Pese a la apresurada ruptura, la mayoría de los partidos de la comisión coinciden en comenzar los trabajos del Pacto de Toledo en base a los acuerdos alcanzados en la XII Legislatura. El órgano estuvo paralizado durante mucho tiempo en aquel momento, pero la publicación de un informe de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) desatascó su actividad y aceleró de forma inusitada los acuerdos.

Aunque desde partidos como Unidas Podemos y ERC se insistió en que el acuerdo estaba "muy verde", también admiten que se lograron cerrar algunas recomendaciones y que si no hubo un consenso definitivo fue por la "falta de tiempo" sobrevenida con el adelanto electoral. El informe que desatascó el Pacto de Toledo en la XII Legislatura y que sirvió de base a sus recomendaciones fue elaborado cuando la AIReF estaba bajo la presidencia, precisamente, de Escrivá.

En el documento, el actual ministro de Seguridad Social apuntaba a que el incremento de la esperanza de vida en España precisaba de algún tipo de mecanismo que defina la cuantía de las pensiones, es decir, un factor de sostenibilidad. Desde Unidas Podemos siempre han criticado este ajuste, introducido en la reforma de las pensiones que llevó a cabo Mariano Rajoy, y que los de Iglesias denominan "factor de pobreza". Previsiblemente, este será uno de los escollos que puede ralentizar los trabajos del Pacto de Toledo.

La comparecencia del ministro de Seguridad Social despejará algunas de las dudas que van más allá del calendario parlamentario que quiere el Gobierno para sacar adelante su reforma de las pensiones.

Más noticias