Público
Público

Espadas madura su candidatura para liderar el PSOE de Andalucía

El alcalde de Sevilla está inmerso en un proceso de "escucha activa" mientras el PSOE de Jaén maniobra para tratar de adelantar la elección del candidato a la Junta

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos (i), y el alcalde de Sevilla, Juan Espadas (d), pasean por el Real Alcázar durante la firma de un protocolo general para el desarrollo de la Agenda Urbana Española. Además, el ministr
José Luis Ábalos y Juan Espadas pasean por el Real Alcázar, en Sevilla, el pasado 15 de enero de 2021. Imagen de archivo –Europa Press. María José López.

Juan Espadas, alcalde de Sevilla, está desde hace tiempo, con el beneplácito de la Ejecutiva federal del PSOE, en un discreto proceso de "escucha activa", según sus propias palabras, con la idea de saber si hay agua en la piscina que le lleve a cerrar sin vuelta atrás una candidatura que compita con la ya anunciada de Susana Díaz, expresidenta de la Junta y secretaria general, para liderar el PSOE andaluz, como mínimo, hasta las próximas autonómicas.

Una vez que tome una decisión sin posible vuelta atrás y se presente en público, la idea de Espadas, según las fuentes consultadas, es seguir como alcalde de Sevilla, el ayuntamiento más grande que hoy gobiernan los socialistas en España, lo que retrasaría el debate sobre su sucesión, al menos, hasta que se resuelva la cuestión orgánica. Es decir, compatibilizaría la campaña interna con la gestión municipal. "Esa es la idea. No hay ninguna incompatibilidad en mantener un cargo institucional y orgánico", afirma una fuente que impulsa la candidatura del alcalde.

El calendario orgánico viene marcado por el congreso federal de octubre, que dará el pistoletazo de salida a los congresos regionales, que deben celebrarse en los tres meses posteriores. Es decir, el andaluz se celebraría a finales de año.

Ocho meses se le pueden hacer largos a cualquiera con un cargo institucional de responsabilidad que quisiera presentarse a las primarias y más para un alcalde de Sevilla, obligado a viajar por toda Andalucía. En ese contexto, y con Díaz en la carretera todos los días, en un contacto directo con la militancia –lleva camino, si sigue el ritmo, de recorrerse centenares de municipios de aquí a diciembre–, la Ejecutiva del PSOE de Jaén, solicitó el pasado viernes de manera formal a la regional, que dirige Susana Díaz, que adelante el proceso de elección de candidato a la presidencia de la Junta para que este se celebre antes que el Congreso.

"No podemos estar así hasta diciembre y si hay adelanto electoral, estamos preparados. Meses de pre-primarias es un suicidio de cara a unas elecciones autonómicas. El objetivo es recuperar el gobierno de la Junta", afirman fuentes de la Ejecutiva de Jaén.

Un día después, el sábado, el secretario general del PSOE de Málaga, José Luis Ruiz Espejo, rechazó ese adelanto: "Si la dirección federal del partido ha decidido acertadamente que los congresos se celebren a partir de octubre, una vez que esperemos haya pasado lo peor de la pandemia, ¿qué sentido tiene que aquí en Andalucía adelantemos el proceso de elección de candidato para unas elecciones que no tocan hasta dentro de un año y medio?", según recoge Europa Press.

Díaz manifestó al respecto que "respeta muchísimo" las opiniones de sus compañeros de partido y agregó: "Cuando haya elecciones, que ahora mismo no las hay, pues evidentemente habrá primarias".

La expresidenta de la Junta se ha agarrado a la bandera de las primarias y ha rechazado hasta ahora los ofrecimientos para que deje el puesto y ha aguantado todas las presiones para que tirase la toalla. Su apuesta que, según las fuentes consultadas, llevará hasta el final, es a todo o nada. Se ha levantado de la lona dos veces tras haber recibido dos golpes tremendos, cada uno de ellos un KO en toda regla: las primarias que le ganó con claridad Pedro Sánchez y la pérdida posterior del Gobierno andaluz. 

A la espera de saber lo que opinan el resto de direcciones provinciales, seis –una, Huelva, está en manos de una gestora–, a una petición que, de momento, va dirigida a presionar a Díaz, pero que, incluso, en función de los acontecimientos, podría llevar a intervenir al federal –que ha lanzado ya un inequívoco mensaje de cambio a la organización con la destitución de la delegada del Gobierno–, el adelanto electoral en Andalucía no está en el horizonte, aunque nada se puede saber con certeza hasta que pasen las autonómicas, con aire de generales, de Madrid, que van a definir el futuro político más inmediato.

El presidente Juanma Moreno (PP) lo ha descartado en público en numerosas ocasiones, tiene presupuestos hasta fin de año, se acaba de conjurar con Ciudadanos para terminar la legislatura y Santiago Abascal, jefe de Vox, el socio parlamentario, aunque ha reclamado elecciones, le sigue dando su apoyo y sus diputados trabajan de un modo conjunto con el Gobierno en la aplicación de los presupuestos. Moreno, en definitiva, trabaja con la idea de que los comicios sean en el otoño de 2022, según las fuentes consultadas por Público. 

"Les puedo asegurar, y no me voy a equivocar, que las primarias para elegir el liderazgo del PSOE de Andalucía van a ser en diciembre", afirmó esta semana, antes de la petición de Jaén, según recogió la agencia Efe, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, miembro de la Ejecutiva federal, sanchista de primera hora, quien se ha significado públicamente a favor de Espadas. Añadió también: "De aquí a diciembre queda mucha tela que cortar".

Un trabajo discreto

Espadas ha efectuado salidas en estos días a las provincias de Málaga y de Cádiz, pero sin exponerse en público más de la cuenta. De momento, en lo que afecta a su agenda pública, nada y guarda la ropa. Espadas mantuvo esta semana lo siguiente: "Estoy gestionando la Alcaldía de Sevilla y obviamente hablando y escuchando, sobre todo a los compañeros y militantes de mi partido que me llaman o que me plantean determinadas cuestiones, pero no estamos en un proceso de primarias y hay que ser absolutamente respetuoso con el papel de cada cual", según recogió Europa Press.

"Cuando haya efectivamente informaciones, noticias o declaraciones que hacer, se harán y, mientras tanto, lo que hay que hacer es trabajar cada uno a lo suyo", añadió. Eso sí, Espadas defendió que "es legítimo hablar con los compañeros que quieren que se escuche su opinión respecto al proceso que se desarrollará en los próximos meses. A eso se llama escucha activa, algo que es bastante bueno en política y que permite, además, que no sea sólo tu opinión y tu visión de las cosas sino las que otros te dan también respecto a la situación y la coyuntura política".

"Es un trabajo discreto que comenzó hace meses. De él y de otra gente. Lo que vemos ahora es la síntesis, usando términos marxistas, de mucho tiempo de debate interno y de elaboración de un proyecto alternativo y de cambio", afirma una fuente que apoya la candidatura de Espadas.

"Lo están animando y él está animado", afirma otra fuente que está también en la idea de que el proyecto de Díaz está agotado y de que el partido necesita renovarse, cambiar, para afrontar el futuro y recuperar la Junta de Andalucía, perdida después de 36 años de gobiernos consecutivos. "Hay ansias de cambio en el partido", aseguran fuentes socialistas que secundan a Espadas.

Su candidatura implica tres cosas, al menos, para quienes lo apoyan: "Recomposición interna; nuevas formas de relación en el partido, y solvencia para afrontar el reto de recuperar la Junta". "Lo que hoy tenemos no nos da más que para seguir en la oposición. El relevo es imprescindible", remachan estas fuentes.

Un candidato de las bases sanchistas

La cascada de informaciones sobre la candidatura del alcalde y el apoyo de Ferraz a la misma, aunque bien recibidas en numerosos ámbitos del partido, no han logrado agrupar todo el malestar que genera Díaz entre sus críticos. Hay quien considera que eso implicaría "vestir un santo y desvestir otro", el Ayuntamiento de Sevilla. 

En una reciente entrevista en EFE, expresidente del Parlamento andaluz, Javier Torres Vela, partidario, como otros cuadros y dirigentes del PSOE andaluz, de una renovación sosegada y hablada que no desangre al partido, puso el dedo en la llaga.

Por un lado, dio por perdida la apuesta de Díaz. Así, dijo: "Cuando un dirigente pierde el gobierno, sus posibilidades de seguir encabezando el proyecto son muy escasas" porque la organización y la propia sociedad "te da por amortizado". "Los atrincheramientos son malos". Un "pulso" a la dirección federal cuando el partido ostenta el Gobierno está "perdido" de antemano. Incluso los "tuyos" se van "distanciando" porque forma parte de la "naturaleza humana", que busca "acomodo", y el final siempre es "mucho más cruento y doloroso". Y remachó: "Si el PSOE sustituyó a Felipe González, lo demás es calderilla".

Y, por otro lado, cuestionó que el proyecto de Espadas implique un cambio: "Los llamados críticos en el PSOE han sido incapaces de hacerle un arañazo a Susana Díaz y por eso tiene que venir el Estado Mayor. No sabría decir qué ideas diferentes tienen, en los temas cruciales, Susana Díaz y Juan Espadas. En este momento, no veo dos proyectos alternativos, no sé cuál es la diferencia; la palabra mágica es cambio, pero detrás de este proceso no hay cambios sustantivos".

Las bases y algunos dirigentes que apoyaron a Sánchez frente a Díaz en 2017 esperan algo más y así lo han trasladado a Ferraz. "Hay una muchedumbre que está esperando a tener un candidato que a ellos les guste", afirma una fuente de esta sensibilidad.

Dicho de otro modo, hay una rendija por la que se podría colar otro candidato o candidata. El número de avales necesarios para competir no es elevado, lo que añade un punto de incertidumbre al proceso.

Algunas fuentes consultadas, incluso, no dan nada por cerrado y dejan abiertas, a la espera de que Espadas cruce el Rubicón, todas las posibilidades, incluidas las hoy remotas del diputado Felipe Sicilia y de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

Más noticias