Público
Público

"Lo que esté haciendo el Gobierno con la lista de españoles con dinero en Suiza no es nuestro problema"

El ministro de Finanzas del länder germano que envió a Hacienda la lista de Renania explica a 'Público' cómo consiguieron recuperar 6.000 millones de euros en Alemania, antes de remitir esta información al resto de países de la UE. Hasta la fecha, el departamento que aún dirige Cristóbal Montoro no ha aclarado su hoja de ruta al respecto

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 6

Norbert Walter-Borjans, ministro de Finanzas del estado germano de Renania del Norte.

MADRID.- Llegaron a almacenar entre 9.000 y 7.000 millones de euros en Suiza entre 2006 y 2008. Hacienda analiza sus datos desde mediados de abril, pero hasta la fecha no ha trascendido qué línea de actuación seguirá el Ministerio que todavía dirige en funciones Cristóbal Montoro con la información de la lista de Renania, un documento con la información de personas físicas y jurídicas españolas que almacenaron su dinero en el país helvético.

Este diario desveló hace mes y medio que la Agencia Tributaria ya trabajaba con este escrito, remitido por su homóloga alemana y obtenida gracias a las investigaciones del länder de Renania del Norte-Westfalia. "Dijimos a los otros 27 estados que teníamos mucha información. Lo que estén haciendo exactamente no es asunto de Renania", explica a Público el socialdemócrata Norbert Walter-Borjans, ministro de Finanzas del estado germano. "Las autoridades españolas son las que tienen que decidir qué es sospechoso y qué es normal", insiste el dirigente socialdemócrata.

En conversación telefónica, el ministro de Finanzas de Renania del Norte afirma también que su departamento ha recibido varios e-mails de varios gobiernos europeos agradeciéndole el envío de esta información, aunque reconoce que España no está entre ellos. "No, pero no espero eso", afirma.

En su lugar, Walter-Borjans saca pecho porque la ciudadanía europea se esté concienciando de la importancia de luchar contra el fraude fiscal. "Entiende que afecta a todo y que los ciudadanos honestos son quienes tienen que pagar sus consecuencias", afirma. "El fraude fiscal es un asunto muy internacional que aprovecha las lagunas de la legislación, y por eso la única forma de combatirlo es colaborar", sostiene.

Sólo en Alemania, la investigación que ha dado forma a las respectivas listas que en abril remitieron a diferentes estados europeos -salvo Grecia, Francia e Italia, que ya manejaban las suyas- ha permitido recuperar 6.000 millones de euros en impuestos. "Recuperar 6.000 millones es un gran éxito, pero también es importante que los que están defraudando sepan que serán descubiertos", sostiene Walter-Borjans. "Después de esto, cuando los países vecinos vean que queremos colaborar, estrecharán lazos. Los evasores necesitan saber que estamos colaborando", zanja.

Tras los ciudadanos italianos, franceses y británicos, los españoles fueron quienes más riquezas escondieron en Suiza, concretamente 9.500 millones de francos -8.707 millones de euros- con fecha del 1 de julio de 2006, y 7.308 millones de francos -6.609 millones de euros- dos años después, el 30 de noviembre de 2008, según los datos publicados por Renania del Norte.

"Esto no trata sólo de personas actuando ilegalmente, no es un juicio: hay muchas personas en la lista que no declararon, y sin embargo su forma de actuar no era ilegal", razona el titular de Finanzas de Renania.

Alfombra roja para los defraudadores

"Hasta que el caso no se judicialice, la Agencia Tributaria no va a facilitar información, es constante en su forma de actuar", asegura a este diario José María Mollinedo, secretario general del Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha). Mollinedo reconoce que Hacienda no puede dar datos personales sobre quienes aparecen en este listado, pero critica que no emplee la misma vara de medir en todos los casos. "¿Por qué en unos casos sí y en otros no da información? Puede ser que tenga interés en facilitar algunas informaciones sobre ciertos asuntos por su mayor eco mediático", plantea.

Teniendo en cuenta los precedentes, y aunque depende del volumen de datos a tratar, el secretario general de Gestha advierte que podría ser necesario aguardar hasta dos años para la apertura de un hipotético proceso judicial contra quienes defraudaran, y otros dos más para conocer las posibles penas a aplicar. "La lista Falciani llegó en 2010 y se judicializó en 2012. En 2014 hubo condenas a evasores", recuerda. Precisamente, la semana pasada comenzaba una serie de registros en la sede de entidades bancarias españolas a raíz de la investigación judicial de esta lista.

Con todo, Mollinedo insiste en que Hacienda debería abrir un procedimiento de inspección a todas las personas que figuran en esta lista, ya que esto les impediría presentar declaraciones complementarias con las que regularizar su dinero sin afrontar sanciones, y por tanto "escaparse". Pone el ejemplo de los papeles de Panamá: "Los afectados pueden hacer complementarias durante meses, hasta que se abran las inspecciones, se pueden escapar por ahí. Quienes tienen fortunas en paraísos fiscales siempre cuentan con varias formas de escapar", zanja.

Por su parte, Walter-Borjans llegó a su cargo en 2010, el mismo año en que comenzaron a recopilar las informaciones que tras años de trabajo han permitido tejer estas listas de Renania. "Las personas incluidas en estas listas toman todo tipo de medidas para protegerse. A veces nos lleva meses [actuar], a veces años", apostilla el ministro de Finanzas de Renania, recordando que en algunos casos la presión y el miedo a ser descubiertos fuerzan a los defraudadores a "pagar para estar seguros de que nunca serán castigados". En otros casos, sin embargo, las autoridades logran probar estos delitos fiscales, acorralar a los defraudadores y recuperar una parte del dinero que estos evitaron pagar en impuestos.

Más noticias en Política y Sociedad