Público
Público

Tribunal Europeo de Derechos Humanos Estrasburgo da la razón a Otegi y condena a España por no darle un juicio justo

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos da la razón al coordinador de EH Bildu y otros cuatro dirigentes abertzales, que denunciaron la "falta de imparcialidad" de la magistrada Ángela Murillo. No impone multas al Estado, ni tampoco dictamina otras medidas para resarcir a los afectados, por lo que Otegi seguirá inhabilitado para detentar un cargo público

Publicidad
Media: 4.09
Votos: 22

El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, en Elgoibar (Guipúzcoa). EFE/Juan Herrero

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha sentenciado este martes que Arnaldo Otegi, coordinador de EH Bildu, no tuvo un juicio justo en el caso Bateragune. Otegi y otros cuatro dirigentes de la izquierda abertzale presentaron un recurso ante este tribunal, con sede en Estrasburgo, por la "parcialidad" de la magistrada de la Audiencia Nacional Ángela Murillo, que les condenó por intentar reconstruir Batasuna (caso Bateragune).

Los demandantes ya han cumplido las penas impuestas por la jueza, salvo Otegi: fue condenado por un delito de pertenencia a la banda terrorista ETA, y sigue cumpliendo una condena en firme a 10 años de inhabilitación para detentar un cargo público -hasta 2021-.

Estrasburgo sentencia que España violó la Convención Europea de Derechos Humanos, pero no impone multas

En la sentencia dada a conocer esta mañana, el Tribunal sostiene que "el recelo" de Otegi y los otros demandantes hacia la jueza podía considerarse "objetivamente justificado", teniendo en cuenta que sólo dos meses antes el Tribunal Supremo había aceptado la recusación de Murillo en otro caso. Los demandantes acudieron al TEDH tras agotar la vía judicial a nivel nacional, y hoy los 7 jueces que componían la sala les han dado la razón por unanimidad.

En concreto, Estrasburgo sentencia que España violó el artículo 6.1 -derecho a un juicio justo- de la Convención Europea de Derechos Humanos, si bien no impone ninguna multa al Estado, ni tampoco dictamina cualquier otra medida en favor de los demandantes, por lo que Otegi seguirá inhabilitado para detentar un cargo público. Según reza el texto, la mera confirmación de que España violó la Convención Europea de Derechos Humanos es una “satisfacción suficiente”.

Murillo ya había preguntado a Otegi en otro juicio, en este caso por enaltecimiento, si condenaba el terrorismo. Ante su silencio, la magistrada afirmó: "Ya sabía yo que no me iba a contestar a esa pregunta". Los otros demandantes son Sonia Jacinto, Rafael Díaz Usabiaga, Miren Zabaleta y Arkaitz Rodríguez. Todos ellos están hoy en libertad, tras haber cumplido sus sentencias.

Otegi: "España queda retratada como lo que es: un Estado antidemocrático"

Por su parte, el coordinador de EH Bildu ha denunciado este martes que, con esta sentencia, "España queda retratada como lo que es: un Estado antidemocrático". En un mensaje publicado en su perfil de la red social Twitter, Otegi denuncia que él y los otros cuatro dirigentes fueron encarcelados "tras la construcción de una acusación falsa". No obstante, no aclara si dará otros pasos, tras obtener este fallo a su favor. 

Murillo ya fue recusada 

En la sentencia dada a conocer este martes, Estrasburgo justifica su argumento sobre el "recelo" de los demandantes hacia Murillo, recordando que el Tribunal Supremo ya había aceptado su recusación en otro caso, apenas un par de meses antes del juicio en cuestión. El TEDH dictamina que la misma razón que llevó al Alto Tribunal a apreciar "falta de imparcialidad de la presidenta de la sala", y a decidir la repetición del juicio contra Otegi, debió aplicarse también a la causa contra los cinco dirigentes abertzales.  

En marzo de 2010, la Sala Cuarta de la Audencia Nacional -presidida por Murillo- condenó a Otegi a dos años de cárcel por enaltecimiento del terrorismo, y el dirigente aberzale recusó a la magistrada. El Supremo aceptó la recusación, el juicio se repitió y la misma Sala de la Audiencia Nacional, pero con otra composición, lo absolvió. 

Poco después, Otegi volvió a recusar a la jueza de  la Audiencia Nacional ante el Supremo y el Constitucional por el caso Bateragune, pero en esta ocasión no tuvo éxito. Para el TEDH, el elemento común entre estos casos es que la presencia de la magistrada Murillo podría haber "contaminado" el segundo juicio. 

Más noticias en Política y Sociedad