Público
Público

Exclusiva de Público

Falsificación y venta de carnets de conducir Detenida la ultra catalana Carlota Sales durante la desarticulación de una trama criminal liderada por su hijo

La ultraderechista catalana Carlota Sales Prendes, vinculada a la Fundación Franco, fue detenida en Girona, en una operación conjunta de los Mossos d'Esquadra y la Policía Judicial contra una trama criminal de falsificación de carnés de conducir liderada por su hijo Álvaro, informático de la Dirección General de Tráfico.

Carlota Sales Prendes, el general Chicharro presidente de la Fundación Franco y Francina Viñals en Mingorrubio 2020.
Carlota Sales Prendes, el general Chicharro, presidente de la Fundación Franco, y Francina Viñals (ambos tras la bandera franquista), en Mingorrubio en 2020. Público

Marta Carlota Sales Prendes, vinculada a la Fundación Nacional Francisco Franco, ha sido detenida dentro de una operación policial con epicentro en Catalunya contra una trama criminal dirigida por su hijo Álvaro Prendes, informático contratado en la Dirección General de Tráfico (DGT) de Girona. La red falsificaba y vendía miles de carnés de conducir oficiales y ofrecía otros servicios ilícitos. 

La investigación de este entramado criminal está desarrollándose conjuntamente entre los Mossos d’Esquadra y la Policía Judicial española ya que, si bien la base de operaciones se encuentra en Girona y se actúa bajo el amparo legal del Juzgado de Instrucción Nº1 de esa ciudad, la estructura delictiva clientelar alcanza a todo el Estado.

La operación de detención de los hasta ahora identificados, que se dividen entre los clientes beneficiarios de estos documentos oficiales falsificados y la estructura delictiva que capitaneaba la red criminal, se prolongará varios días. De momento, se estima que han sido detenidas más de 500 personas, pero la cifra podría acercarse a los dos mil implicados. Haciendo una estimación muy a la baja la trama podría haber recaudado en torno al millón de euros.

Los cabecillas

Momento de la detención de Álvaro Prendes en S'Agaró (Girona). Mossos d'Esquadra

Según datos facilitados por los Mossos d’Esquadra, la trama criminal estaba liderada por Álvaro Prendes Sales, informático externo de la DGT de 25 años, junto a Juan Manuel Cortés, vecino de Quart y también informático, que se encargaría de la estructura de la comercialización del producto y la captación de potencial clientela, que estaría compuesta por una decena de personas.
Álvaro Prendes, técnico en la Dirección General de Tráfico de Girona como profesional de una subcontrata, se ocupaba de la manipulación informática por encargo de las bases de datos oficiales de la DGT, en las que –según fuentes de la investigación– creaba perfiles nuevos, modificaba la situación legal de conductores-clientes para recuperar puntos retirados, rehabilitaba permisos de conducir suspendidos o directamente expedía indebidamente nuevos carnés de conducir falsos.

Una acción impecable, ya que se usaban directamente los carnés vírgenes de conducir oficiales vigentes y de alta seguridad elaborados por la FNMT-RCM. Es decir, productos legales indetectables, ya que los datos reflejados en los permisos son exactamente los mismos que aparecen en la base de datos de la DGT. Por esa razón, su venta alcanzaba precios muy elevados que, según los casos, llegarían hasta los diez mil euros por unidad, además de prestar otros servicios con otras tarifas.

El hijo de la ultra de Llagostera

Álvaro Prendes es hijo de la conocida líder ultraderechista catalana Marta Carlota Sales Prendes, de 58 años, habitual del círculo más elitista de los nostálgicos de la dictadura y habituales de los cenáculos de la Fundación Nacional Francisco Franco organizados por su presidente, el general retirado Juan Chicharro Ortega, primo del dirigente de Vox Javier Ortega Smith-Molina.

Además, la ahora detenida, que ha pasado por la militancia en Plataforma X Cataluña (PXC) y Vox, es considerada, junto a su amiga Francina Viñals Subirana, un referente de la ultraderecha española a la que determinados medios de grupos editoriales afines a las cloacas de Interior han dado sistemáticamente cobertura como "víctima del independentismo". Entre sus amistades se encuentra Victoria Álvarez, examante de Jordi Pujol Ferrusola.

Carlota Sales Prendes tiene un largo historial de conflictos y provocaciones callejeras tanto en Madrid y Barcelona como en Valencia. De hecho, fue propuesta para sanción por la Conselleria de Transparencia y Memoria Democrática de la Generalitat Valenciana, en aplicación de la Ley de Memòria Democrática de 2017, por exhibición –junto a su amiga Francina Viñals y el nazi Vicente Casinos– de símbolos franquistas en el barrio valenciano de Benimaclet el 12 de octubre del pasado año, durante una marcha fascista de España 2000. A fecha de hoy, la situación de estas propuestas de sanción es un misterio.

La madre también tenía un permiso de conducir falso

La ultraderechista fue detenida en su domicilio de Llagostera, un municipio de Girona gobernado por la CUP, donde Carlota Sales reside desde hace ocho años. En la operación policial encontraron documentación, cierta cantidad de dinero en metálico y también le fue ocupado un carné de conducir falso a su nombre, procedente de la trama criminal liderada por su hijo.

De hecho, según fuentes de la investigación, identificaron un vehículo a su nombre y que conducía habitualmente a pesar de que nunca se había sacado un permiso de conducir por la vía legal, seguramente convencida de su impunidad, gracias a su amplia agenda de amigos.

Durante el registro, los agentes también se toparon con un "santuario franquista" en una de las habitaciones de su ático alquilado en el citado municipio gironés, que estaba estaba llena de insignias, símbolos y documentación falangista y de exaltación de la dictadura.

Carnés de conducir para pakistaníes, chinos y magrebíes

Muchos de estos carnés terminaban siendo vendidos a ciudadanos procedentes de otros países que, o bien carecían de documento para conducir, o bien no podían presentarse a los exámenes de la DGT por su desconocimiento del idioma. Entre estos clientes extranjeros se encontraban muchos ciudadanos chinos, pakistaníes, magrebíes e incluso ciudadanos comunitarios residentes en España que tenían caducado su permiso o a quienes les había sido retirado por diversas infracciones.

Es decir, la trama se enriquecía haciendo negocio con los mismos inmigrantes a los que Vox acusa en sus mensajes xenófobos y racistas. Los interesados pagaban sumas de entre 4.000 y 10.000 euros para obtener el permiso de conducir o bien para recuperar los puntos del carné que habían perdido por cualquier infracción. Por ello la acción judicial ha sido abierta por los presuntos delitos de falsedad, cohecho, blanqueo y grupo criminal.

Tampoco se descarta la imputación de otros presuntos delitos, como descubrimiento y revelación de secretos, falsedad en documento público y otros relacionados con la ciberdelincuencia.

La macrooperación, ejecutada por los Mossos y la Policía Nacional de manera simultánea en varios puntos de Catalunya como Sant Feliu de Guíxols, S'Agaró, Quart, Llagostera, Calonge y Vic (además de un registro en el País Vasco), fue denominada Loki, nombre del dios de las mentiras y del fraude, según la mitología nórdica

Más noticias