Público
Público

Exclusiva de Público

Las cloacas de Interior Giro del juez de 'Tándem': deja a Pablo Iglesias fuera de la causa 'Dina' tras desoír la declaración de Villarejo y otros indicios

Las contradicciones entre Dina Bousselham, exasesora de Pablo Iglesias a quien le robaron un teléfono supuestamente utilizado para elaborar el Informe PISA, y el líder de Podemos y vicepresidente del Gobierno están en el centro de la decisión del juez García Castellón y la Fiscalía Anticorrupción de retirar la condición de "perjudicado" a Iglesias. Sin embargo, hay elementos coincidentes entre la declaración de Villarejo y otros indicios que no han sido investigados. [ACTUALIZACIÓN (23.50 H): Dina Bousselham ha presentado un escrito en el que se desdice de lo afirmado hasta ahora].

Pablo Iglesias sale de la Audiencia Nacional. EFE/Archivo
Pablo Iglesias sale de la Audiencia Nacional. EFE/Archivo

La pieza Dina, que instruye el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón dentro del macrosumario Tándem, acaba de dar un giro inesperado e "incomprensible", para algunas fuentes consultadas por Público

El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha quedado fuera de la causa al no ser considerado "perjudicado" por la Fiscalía Anticorrupción y el magistrado. La chispa del incendio son las contradicciones con su ex asesora en el Parlamento Europeo, y víctima el 1 de noviembre de 2015 del robo de un teléfono móvil y el resto de su documentación, Dina Bousselham. 

Es una decisión contradictoria tanto de la fiscalía como del juez. Desde que Asuntos Internos notificó la existencia de las carpetas "DINA 2" y "DINA 3" en tres dispositivos diferentes en los registros del comisario Villarejo tras ser detenido, ambas instituciones se han balanceado ante esta disyuntiva: ¿Se utilizó la información que había en el teléfono de la asistente del líder de Podemos para realizar el Informe PISA? ¿O se empleó solo a modo de gacetilla del corazón para que Eduardo Inda publicara los famosos telegram sobre el "macho alfa" y cómo "azotaría" a la presentadora Mariló Montero "hasta que sangrase"?

Finales de 2015: el germen del Informe PISA

El caso llegó al juzgado tras haberse celebrado una comisión de investigación en el Congreso de los Diputados que resolvió, conforme al Código Penal y la Constitución española, que se había creado una 'policía política' y que esta elaboró, entre noviembre de 2015 y el verano de 2016, diferentes informes y pruebas falsas contra Podemos, una formación política que concurría por primera vez a las elecciones generales. Esos informes y pruebas falsos se materializaron en el Informe PISA (Pablo Iglesias Sociedad Anónima), elaborado entre noviembre de 2015 y enero de 2016, y en las informaciones sobre el falso pago en las Islas Granadinas, difundidas en el verano. 

Las órdenes, al menos en lo que se refiere al Informe PISA, venían directamente del entonces secretario de Estado, Francisco Martínez, y del director general de la Policía, Ignacio Cosidó, como se oye en la declaración en la pieza Dina del entonces comisario en activo José Manuel Villarejo:

José Manuel Villarejo: Vamos a ver, en 2014... 2015 se recibe una información en virtud de la cual había responsables de Podemos que habían contactado en Venezuela con etarras, con miembros de ETA, con el servicio secreto cubano, con el servicio secreto venezolano, etcétera, había unas actas de entrega de dinero, de actuaciones  [todo esto aparece citado en el Informe PISA] y tal... Toda esa información se recibe por miembros del servicio de inteligencia venezolano, incluso alguno era un almirante o algo así que estaba viviendo en España. Entonces piden que yo vaya y mire... Cuando está previsto...

Fiscal: Antes de que siga, ¿cuándo se recibe esta información?

J.M.V: 2015... 

F.: ¿Y quién le encomienda esta misión?

J.M.V.: ¿En aquella época? Pues el director de la Policía y el Director Adjunto Operativo son los que me mandaban, normalmente...

F.: ¿Pero en este caso concreto?

J.M.V.: No le sabría precisar, seguramente los dos.

F.: ¿Quién se lo podía encargar?

J.M.V.: Cosidó, el director general de la Policía, o el DAO.

F.: ¿O uno de los dos o los dos?

J.M.V.: A mí me parecía interesante y entonces yo hablo, contacto con una serie de personas que me dicen "en Venezuela hay esto y tal y hay gente que está muy hasta las narices del presidente y van a dar información y vamos a organizar una cita en Miami". Hablo con estos hombres y me ponen en contacto con un miembro de la inteligencia venezolana y justo, cuando voy a salir de viaje, como me ha pasado en otras ocasiones, alguien, en esta ocasión no sé si es el secretario de Estado... estoy haciendo memoria, pues me dice, "Soraya, la vicepresidenta, ha considerado que es un tema que ahora mismo no interesa y que en vez de ir tú ha ido otra persona porque tú luego eres muy tal a la hora de hacer los informes... Y entonces yo, en ese momento, no voy a ese viaje, va un inspector jefe que creo que era Gago y luego él con una serie de tal hace el famoso informe Pisa, que es un absurdo, se ve claramente que es una vacuna para que ya nadie se atreva a investigar la actuación del señor Iglesias.  

La casa por el tejado: juez y fiscalía no quieren buscar al ladrón ni investigar el Informe Pisa

Según la documentación aportada por la Policía a la Comisión de Investigación del Congreso de los Diputados, la fecha de gestación del Informe PISA coincide a la perfección con la denuncia del robo del teléfono móvil de Dina Bousselham en el centro comercial IKEA el 1 de noviembre de 2015. Tres días después, el 4 de noviembre, es la primera vez que se encuentra un documento referido al Informe PISA, que sale de la Dirección Adjunta Operativa (DAO), dirigida entonces por Eugenio Pino, y de su jefe de gabinete, el inspector jefe José Ángel Fuentes Gago, camino de la UDEF (Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal). 

Encabezamiento de la DAO sobre Informe PISA. 4 de noviembre de 2015.

Esta imagen es el oficio que acompaña a la primera versión del Informe PISA, falsamente atribuido a la UDEF porque en realidad sale de la DAO ese 4 de noviembre de 2015 y le es entregada a Eduardo Inda, que comenzará a publicarla en enero, y que contiene una concreta información bancaria que la Policía sólo pudo conseguir del teléfono de la asesora del líder de Podemos en el Parlamento Europeo, sin necesitar autorización judicial para pedírsela al Sepblac (Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales): la cuenta bancaria de Pablo Iglesias en Bruselas.

Extracto de al versión del Informe PISA del mes de noviembre de 2015, donde se hace referencia a la cuenta de Pablo Iglesias en ING Bruselas, que es donde cobraba su sueldo de europarlamentario. Estos datos se eliminan de la versión que la Policía filtra en el mes de enero a la cadena Ser y que remite al Tribunal de Cuentas.

La afirmación de que sale de la DAO se sustenta por diferentes vías. Primero, porque ha habido una comisión de investigación en el Congreso de los Diputados donde ha ido a declarar la cúpula de Interior y ha dado por cierto, incluido el exministro Jorge Fernández Díaz, que se orquestó una investigación extrajudicial por unas informaciones que terminaron por no ser ciertas. Segundo, porque el comisario José Villarejo puso nombre en sede judicial al autor del Informe PISA. Tercero, porque según la conversación mantenida por este diario con Eduardo Inda en enero de 2016, este recibió instrucciones precisas acerca de cuándo publicar esta información. Sorprende por tanto que ni García Castellón ni la Fiscalía Anticorrupción terminen de investigar lo que con tanto ahínco preguntaron a Villarejo en esta pieza de Tándem, como se puede escuchar a continuación. 

José Manuel Villarejo: La prensa lo ha dicho entero.

Fiscal: ¿Cómo lo puede saber si no sabe el contenido del informe PISA?

J.M.V.: ¡Vuelvo a repetirle, señor fiscal, porque la prensa lo ha publicado prácticamente entero!

F.: ¡¿Cómo lo sabe?!

J.M.V.: ¡¿Cómo que cómo lo sé?! Pues por una razón fundamental, porque yo he hablado con el autor de la cuestión y me ha dicho que, en fin, que eso era más o menos... Y le he dicho: "¡Macho!, ¿pero cómo haces ese informe? ¿Quién te lo ordena?"... Me lo dijo el señor Gago, vamos, él personalmente, el autor del informe. Y le dije: "¿Por qué se está filtrando a todo el mundo que he hecho yo ese informe?". Y me dice: "Bueno, es que ya sabes la gente, como todo lo que se hace en este país te lo comes tú y tal, pues qué vamos a hacer". Esa es la razón por la cual yo sé que el informe era un corta y pega de recortes de prensa y cuatro...

El inspector jefe José Ángel Fuentes Gago, en el Congreso de los Diputados. - EFE

Llama la atención que ni el fiscal ni el juez le pregunten a Villarejo cuándo le dijo esto Fuentes Gago, si antes de que pidiese el pendrive con la información de la tarjeta de Dina en Interviú o después. También es curioso que ni los fiscales anticorrupción ni el juez hayan llamado a declarar al propio Fuentes Gago para saber qué materiales utilizó para elaborar el Informe PISA, que el 4 de noviembre -tres días después del robo- fue enviado a la UDEF con los párrafos sobre la cuenta bancaria de Iglesias en Bélgica.

Tras más de un año de instrucción parece que esa medida no va a llegar, porque José Ángel Fuentes Gago, ex jefe de gabinete del imputado Eugenio Pino, sigue trabajando en la cúpula policial.

Villarejo prosigue: 

Fiscal: ¿Recuerda la fecha en la que se elabora ese informe y se filtra?

José Manuel Villarejo: ¿El PISA?

F.: ¿Son coetáneos? ¿Se filtra mucho tiempo después de hacerse?

J.M.V.: ¿Puede ser 2016? La verdad, señor fiscal, 2015 o 2016. Yo como a partir del 14 quise desvincularme un poco de todo y quise jubilarme y tal, la verdad es que la relación fue muy irregular en cuanto a que me encargaban cosas, últimamente me cambiaban... Pero creo recordar, como no tengo acceso a nada, a mis notas y demás, que se filtra en 2015 o 2016. Podría ser.

F.: ¿Podría ser que se filtra en enero de 2016?

J.M.V.: ¿Que se filtre en enero?

F.: Sí.

J.M.V.: Puede ser...

En los por ahora cuatro tomos de sumario tampoco hay un análisis de las agendas o notas de Villarejo, como sí lo hay en otras de las 25 piezas que forman Tándem, para saber si se reunió con Fuentes Gago o algún dato que arroje luz sobre esto.  

A partir de la segunda semana de enero, el digital de Eduardo Inda, así como El Confidencial y otros medios, comienzan a publicar esa primera versión del Informe PISA, realizada con información de dudosa procedencia, en la que se reflejan datos de una cuenta bancaria que solo podía conocerse si la investigación hubiera sido legal. A algunos medios les llega el ofrecimiento pero se niegan a publicarlo, como ha repetido el ex director de El Mundo, David Jiménez. En Público desvelamos que en esas fechas a Inda le había pasado el Informe PISA la DAO y le habían marcado la fecha de publicación. Esta información le valió a este medio una querella del entonces director adjunto Eugenio Pino, que acabó retirando después.  

En paralelo, a Interviú llega una tarjeta SIM enviada supuestamente por un anónimo, con información picante sobre una supuesta novia de Pablo Iglesias. Así que, mientras por un lado se intenta dañar la imagen de la formación morada y de su líder con una presunta financiación ilegal, por el otro se pretende que algún medio pique para hacer prensa rosa con su persona. Tan solo hay una semana de diferencia entre el momento en que Público desvela el informe falso sobre Podemos y la cita del entonces presidente del grupo Zeta, Antonio Asensio, con Pablo Iglesias para darle la tarjeta en la que, según ha declarado el vicepresidente, "yo no salía en ninguna de las imágenes". 

Fue el 20 de enero cuando se reúnen Asensio e Iglesias y esa misma noche, periodistas de Público llaman a Eduardo Inda para preguntarle de quién y cuándo había recibido el Informe PISA, como se puede escuchar a continuación.

Eduardo Inda: El informe lo tengo yo desde hace dos, tres meses, dos, tres... [Es decir, teniendo en cuenta que la llamada es el 20 de enero se estaría refiriendo al mes de noviembre]. Es que ni me acuerdo, pero el informe no se hace después de las elecciones [de diciembre de 2015].

'Público': A mí es lo que me han dicho en Interior, que se hace después de las elecciones y que se tira de una denuncia que tenía hace un montón de meses...

E.I.: Falso, falso. Si quieres contar eso cuéntalo, pero mentirás. (...) Lo tengo desde hace bastante tiempo, lo tengo hace dos meses y medio, tres, muchísimo antes de las elecciones. Lo que pasa es que a mí mis fuentes me dicen "no lo publiques, no lo publiques" y cuando me dicen "publícalo", pues lo hago. 

Teniendo en cuenta que el Informe PISA no había sido solicitado por ningún juez ni juzgado y que solo estaba en manos de la Policía, no cabe duda de que las fuentes de Inda son policiales; es decir, son las que han elaborado el informe, lo han hecho en el mes de noviembre y este está hecho sin que curse denuncia previa y sin juzgado que lo haya solicitado. 

Las cloacas siempre juegan doble

A Dina Bousselham no sólo le roban el móvil. También documentación en la que figuran datos del banco belga que utilizaba el grupo europarlamentario de Podemos, ING, donde cobraban sus nóminas. 

En marzo de 2016, después de que Manos Limpias y otras organizaciones intentaran, sin éxito, que algún juzgado, incluidos la Audiencia Nacional y el Supremo, abriera diligencias basándose en ese supuesto informe policial del que daba noticia el digital de Inda, Ana Terradillos, en la Cadena Ser, da la noticia de que la UDEF envía el Informe PISA al Tribunal de Cuentas, con un oficio firmado por el entonces jefe de la unidad. 

Pero el documento, que intenta guardar la estética del anterior, ha sido modificado; se entiende que por la Policía, ya que la periodista asegura, al igual que se deduce del testimonio de Inda, que sus fuentes son policiales, y además en este caso tiene todos los sellos que lo acreditan. 

Lo primero que llama la atención es que la UDEF, una unidad que trabaja mayoritariamente con la Fiscalía Anticorrupción, envíe un informe a un organismo que no es de su jurisdicción como el Tribunal de Cuentas. Por otro lado, al informe de Terradillos le faltan cinco páginas, y entre la información ausente está la de la cuenta de Pablo Iglesias en el ING de Bélgica. Tanto es así que la página guarda el mismo formato que el informe publicado inicialmente por Inda, pero con los párrafos referentes a ese banco eliminados. 

Página de la versión del informe PISA que publicó la Cadena Ser en enero y que fue remitida al Tribunal de Cuentas por la Policía, en la que falta la información sobre la cuenta en Bruselas que pudo ser obtenida del robo del teléfono de la colaboradora de Pablo Iglesias.

Pese a todo lo anterior, el juez García Castellón y la Fiscalía han decidido hace unos días que Pablo Iglesias no puede seguir en la causa como perjudicado, porque su declaración no ha concordado hasta ahora con la de su asesora (ver ACTUALIZACIÓN a pie de página). Incluso abren la puerta a que acabe imputado. El punto clave es que él recibe una tarjeta SIM que se puede leer -incluso el expresidente de Zeta, Antonio Asensio, le regala en enero un lector de tarjetas-, pero él no se la entrega a Bousselham hasta julio de 2016 y, según ha mantenido Dina hasta este 27 de mayo, la tarjeta estaba rota. 

No son las únicas contradicciones que hay en la causa. Asensio aseguró haberle dado a Iglesias la única copia que había en el Grupo Zeta, pero el entonces director de Interviú, Alberto Pozas, se quedó con otra copia, puesto que se la dio a Villarejo. Y a partir de ese momento, no se tiene constancia de las copias que se pudieron hacer. 

Por otro lado, mientras que los imputados Pozas y el redactor Luis Rendueles aseguran que un policía se puso en contacto con ellos porque sabía que tenían información importante sobre Pablo Iglesias y que ellos no dudaron en darle una copia - que no debería existir-, tanto el juez y el fiscal se preguntaron cómo podía saber Villarejo que ellos tenían una información comprometida sobre el secretario general de Podemos, si sólo lo habían hablado con los entonces presidente de Zeta y director editorial, Miguel Ángel Liso. También expresaron sus dudas sobre el hecho de que unas fotografías subidas de tono de una chica pudieran ser de interés policial. Porque los periodistas de Interviú aseguraron que entre los documentos no había nada de interés y tampoco entre las fotografías, ya que no era Iglesias quien salía. 

La versión de Villarejo, como se puede escuchar a continuación, no coincide tampoco con la de los imputados de Interviú

José Manuel Villarejo: En ese contexto [se refiere a su posibilidad de viajar a Venezuela para conseguir actas sobre la financiación de Podemos], sigo recibiendo información con medios de comunicación, intercambio. Entonces varios medios de comunicación me dicen que hay una señora que está muy despechada y está dando una copia de su teléfono porque él es un machista y que tal, y que tal y no sé qué... y a lo mejor puede haber alguna relación que tenga interés policial. Entonces dos o tres, creo que es el director de un medio el que me facilita ese pendrive, pero no puedo asegurarle si fue este o fue otro porque hablé con varios periodistas de ese tema. 
Estos de este medio me dan el pendrive y yo, como siempre ocurre, lo transmito a la DAO, por si había algún interés y con posterioridad, con otros medios, me dijeron "pues nos ha llegado...", sí, pero los temas de amores e historias no tienen mayor interés político ni policial ni judicial. 

Y añade Villarejo: 

Fiscal: Volvamos al móvil. ¿Cómo sabe que no procede de ningún robo? ¿Una referencia del periodista que se lo da?

J.M.V.: Él me lo dice, los periodistas. A mí me dicen los distintos periodistas con los que yo hablo que esta señora está muy enfadada porque él le prometió que se iba a casar con ella y no lo hizo, y quiere demostrar que es un machista, que es un manipulador y se cabrea y se lo da a todos los medios de comunicación. 

F.: ¿Ella? ¿Qué periodistas le dicen eso? ¿Qué medios de comunicación?

J.M.V.: El director de 'Interviú'.​

El periodo del ladrón

Siguiendo la cronología, hay que detenerse el 14 de enero de 2016, cuando Público desvela que el supuesto informe de la UDEF sobre Iglesias no existe, sólo es un encargo de Interior para perjudicar a Podemos.

En el informe de la Comisaría General de Policía Científica que consta en el tomo 4 del sumario de la pieza Dina, los peritos analizan las copias aportadas por el digital de Inda -que publicó diferentes capturas de Telegram en verano de 2016-, la copia que tiene El Confidencial, la tarjeta rota de Bousselham y tres dispositivos encontrados en los registros de Villarejo, en los que se hayan las carpetas "DINA 2" y "DINA 3", aunque no contienen exactamente los mismos archivos. La Policía elige además los que considera de interés, sin mostrar cuáles son ni hacer una comparativa de qué archivos guarda Villarejo en cada dispositivo ni desde cuándo. 

Teniendo en cuenta que no se puede comprobar cuál es la fecha de la copia de Interviú porque, a pesar de haber distribuido dos, ellos aseguran que no se quedaron con ninguna y en el interrogatorio tampoco se le pregunta a Villarejo dónde guardó la copia que le dieron Rendueles y Pozas, las fechas de origen de los archivos y de modificación son cuando menos curiosas. 

Extracto del informe sobre vestigios digitales de la pieza 'Dina'.

En primer lugar, porque el ladrón no era un carterista de tres al cuarto, ya que no hizo ni un solo intento de sacar dinero de las tarjetas de crédito y débito que Bousselham llevaba en su cartera, al igual que su novio, que también fue víctima del robo. Pero invirtió tres días en copiar las imágenes y documentos de la tarjeta SIM de la exasesora de Iglesias un mes después de haberse producido el robo, el 1 de noviembre de 2015. Los días 8, 9, 10 de diciembre de 2015 aparecen en varios archivos encontrados en los dispositivos de Villarejo, unos días en los que ni el móvil estaba en poder de Bousselham ni en poder de Interviú: la única persona que estaba en posesión de la tarjeta SIM era el ladrón, al que la Fiscalía y el juez García Castellón han decidido no buscar. 

Según explica la propia Policía en su informe, eso significa que el archivo fue volcado en este dispositivo ese día de creación y luego hay otra fecha, que es la de la última vez que se ha abierto o modificado el archivo. Es decir, que los archivos creados en ese dispositivo en el mes de diciembre de 2015 fueron copiados en los meses de enero, abril e incluso julio de 2016, según el informe de la Comisaría General de Policía Científica. 

Otro de los extractos del informe de vestigios digitales de la pieza 'Dina'.

Las fechas de modificación de los archivos también son llamativas. La primera de 2016 es del 15 de enero, precisamente un día después de que este medio desvelara que a Inda se le había entregado el informe sobre Podemos al menos dos meses antes -noviembre de 2015-, pero que no publicó hasta que se lo indicó su fuente. 

Archivos con fecha de modificación 15 de enero de 2016, según la pieza 'Dina'.

También hay copias hechas por Villarejo en abril y en julio, más o menos en los meses en los que El Confidencial e Inda publicaron las capturas de Telegram. Y además, el comisario no ha tenido ningún problema en explicar en su declaración cómo se reunió con Inda y otra persona ese verano de 2016 y que hablaron del pendrive, como se puede escuchar a continuación: 

Fiscal: ¿Con el medio 'OK Diario' usted tuvo alguna conversación sobre el pendrive?

José Manuel Villarejo: Sí, también, también estuve... "Oye, mira...".

F.: "Oye, mira..." ... ¿Con quién habla?

J.M.V.: Creo recordar que con Eduardo Inda y con alguien más que no me acuerdo ahora del nombre. "Oye, ¿el pendrive ese os ha llegado a vosotros?... Sí, sí".

F.: ¿Él lo tenía también?

J.M.V.: Sí.

F.: ¿No se lo entregó usted?

J.M.V.: (Silencio). No. 

Con la decisión del juez Manuel García Castellón y de la Fiscalía Anticorrupción de apartar a Pablo Iglesias de la pieza Dina como "perjudicado", la investigación se centrará previsiblemente en lo que pasó con esa tarjeta desde enero hasta que Inda publica en verano las capturas de la SIM que, según ha declarado su dueña desde 2016 hasta esta misma noche (ver ACTUALIZACIÓN), nunca pudo abrir al estar rota. Es llamativo que Bousselham e Iglesias hayan mantenido versiones contradictorias hasta ahora, sobre todo si se tiene en cuenta que ambos comparten abogada.  

Mientras, se queda sin investigar qué ocurrió con la información del teléfono robado desde el 1 de noviembre de 2015 hasta que Asensio le entregó la tarjeta a Pablo Iglesias el 20 de enero, periodo en el que se elabora el Informe PISA contra Podemos y durante el cual se creó una 'policía política' que elaboró informes y pruebas falsas contra el partido morado, que entonces concurría por primera vez a unas elecciones generales, según resolvió la propia comisión de investigación del Congreso de los Diputados.

ACTUALIZACIÓN (28/05/2020, 23.50 h): Dina Bousselham se desdice de sus afirmaciones en los tribunales desde 2016

Pasadas las 23 horas de este jueves 28 de mayo, Público ha tenido acceso a un escrito de la exasesora de Pablo Iglesias y ahora directora del digital La Última Hora, Dina Bousselham, fechado el 27 de mayo, en el que cambia la versión que ha venido ofreciendo en los tribunales desde el año 2016: ahora afirma que cuando Iglesias le entregó la tarjeta SIM, ella pudo acceder al contenido, descargárselo y después destruir la tarjeta. 

Hasta este momento, Bousselham había dicho, tanto en el juzgado de Alcorcón que investigaba el robo del móvil como en la Audiencia Nacional, que el actual vicepresidente del Gobierno le había dado la tarjeta rota y que nunca pudo acceder al contenido. Algo que ahora niega en este nuevo escrito.  

Comunicado de Dina Bousselham.
Escrito de Dina Bousselham fechado el 27 de mayo de 2020.

Habrá que esperar ahora a la reacción del juez García Castellón y de la Fiscalía Anticorrupción. 

Más noticias de Política y Sociedad