Público
Público

El Gobierno adopta el papel duro contra Otegi, mientras el PSOE le tiende la mano

Isabel Rodríguez insiste en que "deberían pedir perdón". José Luis Rodríguez Zapatero sigue abogando por el consenso y avanzar "en los entendimientos sobre la memoria, la reconciliación y el reencuentro". 

La ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros. EFE/J.J. Guillén
La ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros. J.J. Guillén / EFE

Se esperaba con expectación la posición del Gobierno en torno al posición de la izquierda aberzale reconociendo el dolor causado a las victimas de ETA, y el Ejecutivo fue menos condescendiente con el posicionamiento de Arnaldo Otegi de lo que lo hicieron los portavoces de los dos partidos que sustentan el Gobierno de coalición. Tanto por parte del PSOE como de Unidas Podemos.

La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, mostró una posición dura y con exigencias: "Deberían pedir perdón, deberían condenar cuando se producen homenajes a etarras condenados al salir de las cárceles. El Gobierno está siempre con las víctimas", afirmó.

Rodríguez fue más allá e insistió en que, "los gestos están bien, pero hay que ir mucho más allá, hay que pedir perdón por ese dolor". Insistiendo en que el gesto de Otegi no es todavía suficiente.

La portavoz del Ejecutivo no quiso entrar en algunas lecturas que se han hecho referidas a que este posicionamiento de la izquierda abertzale y su aprobación por parte del PSOE puede ser el pretexto para negociar con ellos y, sobre todo, buscar su apoyo a los próximos Presupuestos Generales del Estado. Rodríguez se limitó a recordar que este miércoles se celebran diez años del fin de ETA, y manifestó que uno de los elementos fundamentales para lograr ese objetivo fue la unidad de los demócratas. "No hay que darle un espacio ni un titular sin la unión de los demócratas", dijo.

El Gobierno vuelve a pedir ir de la mano todos los partidos "No hay que darle un espacio ni un titular sin la unidad de los demócratas"

La posición dura del Gobierno contrastó con los mensajes del lunes del dirigente socialista y exlehendakari Patxi López y del portavoz del PSOE, Felipe Sicilia, que consideraron un "paso importante" el posicionamiento de Otegi; y en otros mensajes que se escucharon el acto celebrado por los socialistas vascos este martes en Gernika, al que asistió el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, bajo cuyo Gobierno se puso fin al terrorismo etarra.

Allí , el expresidente del Gobierno abogó, como siempre ha hecho, por el entendimiento.  Por ello, dijo que hablaba para cada vasco y para decirles que "fomente los consensos, los entendimientos y acuerdos, paso a paso, sobre la memoria, la reconciliación, sobre el reencuentro", y que reconozcan a "quienes convirtieron la palabra y el diálogo en el arma más poderosa para lograr cualquier fin político".

Pero Zapatero dijo más, poniendo el valor las palabras de Otegi: "Dicho está, no debió producirse. El dolor por tantas vidas arrebatadas no se irá, pero respiramos mejor. El pasado no se puede cambiar, pero el futuro sí, y la paz nos hace mejores a todos".

La posición del Gobierno y del partido no es nueva. Siempre fue así durante todo el proceso de paz que llevó al fin de ETA. La institucionalidad del Gobierno le obliga a ser más firme y tajante. El partido se puede permitir tender más la mano. Estos dos días se ha reproducido la misma estrategia que se gestó durante toda la negociación. En aquella ocasión, funcionó.

"Un paso adelante" para UP

En Unidas Podemos, han reconocido sin fisuras ni ambages que las palabras de Otegi son un "paso hacia adelante" en el proceso de reconciliación y un buen gesto por parte de la izquierda abertzale. Una de las dirigentes que los expresó de manera más clara fue la ministra de Derechos Sociales y secretaria general de Podemos, Ione Belarra, a través de un mensaje en Twitter.

"Hace 10 años ETA puso fin a su actividad. Hoy la izquierda abertzale ha dado un paso sin precedentes poniendo en el centro el dolor de las víctimas de ETA, reconociendo que nunca debió producirse y que las vías pacíficas son el único camino posible. Obligación de los demócratas reconocer el paso", escribió Belarra.

Más noticias