Público
Público

La izquierda abertzale muestra su pesar por el sufrimiento causado a las víctimas de ETA

"Sentimos su dolor, afirmamos que el mismo nunca debió haberse producido", señala la declaración dada a conocer este lunes por Arnaldo Otegi y Arkaitz Rodríguez en el Palacio de Aiete.

Arnaldo Otegi y Arkaitz Rodríguez
El secretario general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, en las jornadas organizadas el pasado jueves 14 en Donostia por el Foro Social para conmemorar el décimo aniversario de la Conferencia de Aiete. Javier Etxezarreta / EFE

El décimo aniversario de la Conferencia de Paz de Aiete y del inmediato cese definitivo de la violencia por parte de ETA –prólogo de lo que sería su desaparición oficial en 2018– ha traído un gesto sin precedentes por parte de la izquierda abertzale. Arnaldo Otegi, coordinador de EH Bildu, y Arkaitz Rodríguez, máximo responsable de Sortu, han dado a conocer una declaración solemne en la que muestran su reconocimiento a las víctimas por el sufrimiento causado. 

Junto a las escalinatas del Palacio de Aiete, en el mismo lugar y con el mismo fondo que en 2011 sirvió de antesala al anuncio de ETA, Otegi y Rodríguez han puesto voz y rostro a una declaración de alto contenido simbólico. A las 11.03, ambos representantes independentistas posaron brevemente ante los medios.

Segundos después bajaron por la escalera de piedra de este viejo palacio y se plantaron delante de los micrófonos. Encima de sus respectivos atriles ya estaba la declaración en euskera y castellano que leerían, en ese orden, Rodríguez y Otegi.

En ese comunicado, la izquierda abertzale realiza una especial mención "a las víctimas causadas por la violencia de ETA", algo que considera necesario para "transitar hacia una paz justa y duradera". "Queremos trasladarles nuestro pesar y dolor por el sufrimiento padecido. Sentimos su dolor, y desde ese sentimiento sincero afirmamos que el mismo nunca debió haberse producido, a nadie puede satisfacer que todo aquello sucediera, ni que se hubiera prolongado tanto en el
tiempo", sesñala.

"Deberíamos haber llegado antes a Aiete", afirma el texto leído por Otegi y Rodríguez. En esa línea, la izquierda independentista muestra su disposición a "aliviar" el dolor de las víctimas de ETA. "Desgraciadamente, el pasado no tiene remedio, nada de lo que digamos puede deshacer el daño causado, pero estamos convencidos de que es posible al menos aliviarlo desde el respeto, la consideración y la memoria".

"Queremos decirles de corazón que sentimos enormemente su sufrimiento y nos comprometemos a tratar de mitigarlo en la medida de nuestras posibilidades. Siempre nos encontrarán dispuestos a ello", añade.

"Vías exclusivamente pacíficas"

Del mismo modo, la declaración constata que el final de ETA "ha sido total y
completo". "Además ha procedido de manera satisfactoria, tal y como estipulan los estándares internacionales, a su desarme y posterior desaparición –remarca–. Estos procesos son siempre complejos, debemos poner en valor la unanimidad con que ETA tomó sus decisiones, lo que ha evitado a posteriori problemas graves como los que se han producido en otros procesos de similares características".

La izquierda abertzale subraya que "aquellos que apostaron de manera decidida, valiente y arriesgada por las vías exclusivamente pacíficas han cosechado un éxito rotundo e incontestable" al tiempo que "demostraron un sólido liderazgo".

Apunta en tal sentido que "el compromiso con vías exclusivamente pacíficas y democráticas por parte del independentismo de izquierdas respondía y responde a profundas convicciones éticas y políticas. Es una decisión inamovible y para siempre".

La declaración recoge también la situación de los presos de ETA. "Es un reto
ineludible para todos, que pasa necesariamente por poner fin a la política penitenciaria de excepción y por darle una solución integral", indica, al tiempo que reivindica "el papel activo, decidido y decisivo de los presos en la superación de la estrategia armada y su definitivo compromiso con las vías pacíficas y democráticas".

"Somos un pueblo"

En ese contexto, la izquierda independentista vasca se reafirma "en el compromiso con la defensa del diálogo, la negociación y el acuerdo como método más eficaz y democrático para dirimir y solucionar las diferencias políticas". En ese capítulo de las diferencias políticas sitúa "la resolución democrática de este problema nacional".

"Somos un pueblo, una nación, que como tal debe de ser respetada y reconocida. El respeto a nuestra identidad nacional es el primer y necesario paso para construir un futuro diferente en el que las decisiones correspondan a la ciudadanía de nuestro pueblo", agrega.

Más noticias