Público
Público

El Gobierno se compromete a pagar la tumba del exministro de la II República Álvarez del Vayo en Ginebra

El ministro de Estado durante la II República y presidente del FRAP en el tardofranquismo está enterrado en Ginebra desde su fallecimiento en el verano de 1975. La concesión de la sepultura estaba a punto de expirar y corría el riesgo de que sus restos acabaran en un osario. El secretario de Estado de Memoria Democrática ha confirmado a la Asociación de exguerrilleros españoles en Francia que el Estado se hará cargo.

El ministro de Estado durante la II República Álvarez del Vayo condecora a soldados republicanos tras la Batalla del Ebro
El ministro de Estado durante la II República Álvarez del Vayo condecora a soldados republicanos tras la Batalla del Ebro.

ALEJANDRO TORRÚS

El Estado asumirá los costes de la sepultura del exministro de la II República Julio Álvarez del Vayo en el cementerio de Saint-Georges en Ginebra (Suiza). Así se lo ha confirmado el secretario de Estado de Memoria Democrática, Fernando Martínez, a Enrique Farreny, presidente de la Asociación de exguerrilleros españoles en Francia a través de un correo electrónico. En el mensaje, Martínez señala que el compromiso de colaboración del Gobierno es "firme" para el "mantenimiento" y "dignificación de la tumba" de Álvarez del Vayo.   

La Asociación de exguerrilleros españoles en Francia (Amicale des Anciens Guerrilleros Espagnols en France) había dado la voz de alarma hace apenas unos meses. La concesión de la sepultura donde está enterrado el exministro caducaba en los próximos días y si no se pagaban 590 francos suizos, alrededor de 1.500 euros, antes de final de año los restos del exministro republicano, junto a los de su mujer y su hija serían enviados a un osario.

La asociación francesa consiguió contactar con varias asociaciones memorialistas; con Unidas Podemos, que se interesó por la situación y ofreció soluciones; y también con la Secretaría de Estado de Memoria Democrática. Las conversaciones cristalizaron este domingo con un correo del Secretario de Estado Fernando Martínez anunciando que el Estado hará el pago para que Álvarez del Vayo conserve su sepultura. 

"Está muy bien haber desalojado a Franco del Valle de los Caídos, pero también hay que recuperar a los republicanos que están olvidados fuera de España"

Así, fuentes cercanas a la vicepresidencia primera del Ejecutivo, cargo que ostenta Carmen Calvo, también han confirmado a Público que será el Estado el que se haga cargo de la difícil situación en la que se encontraba la sepultura del exministro Álvarez del Vayo. 

"Fernando Martínez nos escribió el domingo. Estábamos muy preocupados. Finalmente, la carta de Fernando Martínez indica que el Estado va a encargarse de la tumba de Julio Álvarez del Vayo, que es lo que llevamos años reclamando. Nos alegramos que hayamos podido resolver este problema aunque hayamos tenido que mover muchos hilos para llegar a este punto", ha explicado Enrique Farreny, en conversación telefónica con Público

Antes, la Asociación de exguerrilleros había intentado optar a una de las subvenciones lanzadas con este propósito por la Secretaría de Estado de Memoria Democrática. La Asociación asegura que entregó toda la documentación en tiempo y forma y, de hecho, señala que la entregó en el consulado de España en Touluse. Sin embargo, la documentación nunca llegó a la Secretaría de Estado y, por tanto, no le fue concedida ninguna subvención. La situación se resolverá ahora a través de la Embajada de España en Ginebra

El presidente de la Asociación de exguerrilleros españoles en Francia señala que lo importante de este asunto no es tanto que el Gobierno acepte pagar el dinero necesario, algo menos de 1.500 euros, sino que el Estado, por fin, dé pasos para responsabilizarse de las tumbas de "españoles demócratas y republicanos que habían sido olvidados a pesar del gran papel que desarrollaron para defender los valores de la España democrática de la II República".

En el año 2015 ya sucedió una situación idéntica y en aquel momento fue la Asociación quien se tuvo que hacer cargo. En esta ocasión, sin embargo, será el Estado. "Era importante que el Estado se hiciera cargo. Está muy bien haber desalojado a Franco del Valle de los Caídos, pero también hay que recuperar a los republicanos españoles que están olvidados fuera de España", explica Farreny. 

Ministro de la II República y presidente del FRAP 

La figura y trayectoria de Julio Álvarez del Vayo es compleja. Destacado dirigente del PSOE, fue ministro de Estado, actual Ministerio de Asuntos Exteriores, durante los dos Gobiernos de Largo Caballero desde septiembre de 1936 a mayo de 1937.

Regresó al Ejecutivo con Juan Negrín ya como presidente del Gobierno ocupando nuevamente la cartera de Estado. Gran parte de su trabajo como ministro de la II República se desarrolló en Ginebra, donde estaba la sede de la extinta Sociedad de Naciones tratando de convencer a las potencias europeas de la necesidad de entrar en guerra contra el fascismo europeo en España.

En el verano de 2008, con Zapatero al frente del PSOE, Álvarez del Vayo, Negrín y el resto de expulsados del año 46 serían rehabilitados como socialistas

Sin embargo, con el fin de la II Mundial y la fractura en el seno del PSOE, fue expulsado de las filas socialistas junto a otros altos cargos como el presidente Negrín. En el verano de 2008, con Zapatero al frente del PSOE, Álvarez del Vayo, Negrín y el resto de expulsados del año 46 serían rehabilitados como socialistas, recibiendo el carné del partido, a título póstumo.

Entre medias, Álvarez del Vayo fue promotor del Frente Español de Liberación Nacional (FELN) y, todavía en el exilio, también promovería en 1971 el Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP), del que también fue presidente. Moriría el 3 de mayo de 1975 sin haber podido regresar a España tras largos años de exilio.

La tesis doctoral de la historiadora Cristina Rodríguez Gutiérrez recoge las palabras del propio Álvarez del Vayo sobre su trayectoria política: "Me gusta que se me tenga por lo que siempre he sido: un socialista de izquierda, firme partidario de la unidad de acción obrera y en España defensor, dentro de la medida de mis posibilidades, de la unidad en la lucha contra Franco".

Debate sobre los españoles exiliados 

El problema con el mantenimiento de la tumba del ministro Álvarez del Vayo vuelve a sacar a flote la cuestión del olvido que padecen las figuras que sufrieron el exilio, así como la existencia de tumbas y sepulturas de españoles que lucharon contra el fascismo abandonadas a su suerte. El caso de Álvarez del Vayo ha sido solucionado, pero Enrique Farreny explica que son muchas las figuras destacadas de la lucha antifascista española las que siguen abandonadas por los rincones de Europa. 

Uno de ellos, por ejemplo, es Luis Fernández. Farreny explica que Fernández fue cofundador del XIV Cuerpo de Guerrilleros Españoles en Francia durante la II Guerra Mundial y miembro activo de la resistencia de Francia contra el invasor nazi. De hecho, fue condecorado con la Legión de Honor francesa, la más conocida e importante de las distinciones francesas, en 1946. "Ahora mismo su tumba está prácticamente abandonada en una localidad del norte de Francia y prácticamente nadie se acuerda de él", explica Farreny. 

El debate se sitúa alrededor de qué hacer con estas personas que entregaron sus mejores años a la lucha contra el fascismo en España y en Europa. Una solución, como en este caso, es que el Estado se haga cargo de las sepulturas y promueva el conocimiento de la vida de estas personas. Otras soluciones pasan por repatriar los cuerpos a España y rendirles homenaje en el lugar en el que lucharon y perdieron contra el fascismo. "Lo importante, a día de hoy, es que estas figuras que tanto dieron a España y que tanto lucharon por la libertad y contra el fascismo no caigan en el olvido", sentencia Farrey. 

Más noticias de Política y Sociedad