Público
Público

Techo de gasto El Gobierno fija un nuevo techo de gasto "histórico" para 2022 de 196.142 millones

El límite de gasto no financiero ha experimentado una ligera subida con respecto al inicialmente aprobado para 2021 (196.097 millones), con una previsión de déficit público del 5% del PIB para el próximo año.

La vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño; la ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, dan una la rueda de prensa posterior a l
Nadia Calviño, Isabel Rodríguez y María Jesús Montero en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros. Javier Lizón / EFE

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el límite de gasto no financiero para 2022, paso previo a la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del próximo año. El techo de gasto fijado para el próximo año ha experimentado una ligera subida con respecto al inicialmente aprobado para 2021 (196.097 millones), estableciéndose en 196.142 millones, con una previsión de déficit público del 5% del PIB para el próximo año.

"Es un techo de gasto histórico y ambicioso, que nos va a permitir absorber la reducción del déficit en estos años, en línea con los compromisos adquiridos con la Unión Europea", incorporando más de 25.600 millones de euros procedentes del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, "clave para ensanchar la clase media que es el verdadero motor de nuestro país", ha pronunciado la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, durante la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.

El límite de gasto no financiero de 2022 vuelve a incluir transferencias extraordinarias a las comunidades autónomas y Seguridad Social de de 18.396 millones y parte de los fondos europeos. De este modo, según ha ahondado la ministra, excluyendo los recursos comunitarios, el techo de gasto se situaría en 169.787 millones de euros, un 0,7% más que en 2021.

La titular de Hacienda ha indicado que el acuerdo aprobado este martes va acompañado de una solicitud al Congreso para que vuelva a "apreciar" que existe una pandemia". En ese caso, como ocurrió el año pasado para las cuentas de 2021, se pondrá en marcha la suspensión de las reglas fiscales, una medida extraordinaria recomendada por la Comisión Europea y que está amparada por la Constitución y por la Ley de Estabilidad.

En concreto, el artículo 135.4 de la Carta Magna recoge esta suspensión en caso de "catástrofes naturales, recesión económica o situaciones de emergencia extraordinaria que escapen al control del Estado y perjudiquen considerablemente la situación financiera o la sostenibilidad económica o social del Estado, apreciadas por la mayoría absoluta de los miembros del Congreso de los Diputados".

Eso sí, Montero ha apuntado que, pese a la suspensión de las reglas fiscales (un trámite que el Gobierno llevará al Congreso previsiblemente en septiembre), la política presupuestaria, que seguirá siendo expansiva el próximo año, "se reorientará hacia posiciones fiscales más prudentes que reafirmen la sostenibilidad de las finanzas públicas a medio plazo". Por ende, para el próximo año se contempla uno "de los mayores descensos del déficit público", desde el 8,4% en 2021 al 5% en 2022 (más de un 50% en dos años).

Por otra parte, el Gobierno ha actualizado este martes sus previsiones macroeconómicas, manteniendo en el 6,5% su previsión de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) para este año y en el 7% para 2022, con una revisión al alza de la contribución del sector exterior. En esta línea, tal como ha relatado la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, "está en marcha una sólida recuperación económica en esta segunda parte de 2021, casi un año y medio después del inicio de la pandemia.

Asimismo, se mantienen las estimaciones del Gobierno sobre la tasa de paro, que se situará este año en el 15,2% y se irá reduciendo hasta una media del 14,1% en 2022. Por ello, el Ejecutivo espera que el empleo crezca este año un 4%, igual que el previsto en abril, mientras que en 2022 el crecimiento se situará en el 2,7%.

El número de trabajadores protegidos por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) se ha reducido hasta situarse en los 340.000 (de casi un millón en febrero de este año), de los cuales un tercio están con una reducción parcial de empleo. Del mismo modo, la cifra de autónomos con una prestación extraordinaria por cese de actividad vinculada a la covid se situó a finales de junio en los 160.000, siendo este el más bajo en nueve meses. 

Calviño ha destacado que en junio ya se ha recuperado más del 90% del empleo neto perdido como consecuencia del shock causado por la pandemia. De esta forma, si se mantiene el ritmo de creación de empleo en verano, en otoño tendremos "niveles de empleo cercanos a los de febrero de 2020" y en septiembre "veremos si es posible recuperar la senda de aumento del SMI en la que estábamos antes de la pandemia y acordar un alza para los meses finales del año", ha puntualizado.

Más noticias