Público
Público

El Gobierno de los jueces Gobierno y PP pactan que el juez conservador Manuel Marchena sea presidente de un Poder Judicial de mayoría progresista

El acuerdo se cerró durante este fin de semana con negociaciones al más alto nivel, en las que se implicaron el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder de la oposición, Pablo Casado. El Ejecutivo destaca que el órgano de gobierno de los jueces contará con una mayoría de once miembros progresistas de los veinte que lo conforman

Publicidad
Media: 3.20
Votos: 5

Manuel Marchena, presidente de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo saluda a  Lesmes.

El Gobierno y el PP han pactado el nombramiento de Manuel Marchena como presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), han informado fuentes de Ejecutivo.

El plazo otorgado en el Congreso para que los grupos presenten sus candidatos a la renovación del CGPJ vence este lunes y a la espera de conocer el resto de nombres, el Ejecutivo destaca que el órgano de gobierno de los jueces contará con una mayoría de once miembros progresistas de los veinte que lo conforman.

Marchena, que hasta ahora presidía la Sala de los Penal del Tribunal Supremo, la encargada de juzgar a los políticos catalanes encausados por el procés, es un juez conservador cuyo nombre ya sonó en 2013 para presidir el CGPJ pero entonces fue vetado por el que en aquellos momentos era el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. 

En ese sentido, la vicepresidenta del Gobierno y ministra de Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad, Carmen Calvo, ha afirmado este lunes que si Marchena es finalmente elegido presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) —tiene que ser formalmente votado por los miembros del CGPJ— "evidentemente" deberá ser "relevado" como juez del caso del proceso soberanista, al ser incompatible con dicho cargo.

Calvo ha añadido, además, que el nuevo órgano de gobierno de los jueces debe ser "un órgano que mejore la justicia y las condiciones en las que trabajan jueces y juezas". "Una etapa nueva que debe ser necesariamente mejor", ha considerado Calvo , después de "una semana muy complicada para los ciudadanos, que han recibido un segundo mensaje bastante difícil de entender para ellos: que este país rescata a bancos con dinero de todos nosotros", ha dicho en clara referencia a la polémica decisión del Tribunal Supremo sobre el impuesto de las hipotecas.

El candidato del PP

El PP ya había apuntado que Marchena era su candidato preferido para presidirlo pese a que hace dos días Rafael Catalá, ex ministro de Justicia y negociador en nombre del PP, dijo que no sería Marchena. En declaraciones a la cadena Ser, Catalá ha dicho que Marchena es "un magnífico candidato" a presidir el CGPJ.

Pero el acuerdo se cerró durante este fin de semana con negociaciones al más alto nivel, en las que se implicaron el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder de la oposición, Pablo Casado, informa Manuel Sánchez.

Pedro Sánchez permite que presida el máximo órgano de los jueces un magistrado del ámbito conservador a cambio de tener mayoría progresista en el CGPJ. Si bien, hay que recordar que el presidente tiene voto de calidad.

Además, el Ejecutivo socialista ha aceptado finalmente el nombre de Marchena porque considera que en el momento actual, máxime tras lo ocurrido con la decisión del Tribunal Supremo sobre el impuesto de las hipotecas, era necesario un mensaje de acuerdo y consenso de los partidos en torno a la Justicia.

La lista de los magistrados que compondrán el renovado CGPJ está prácticamente ya confeccionada y sólo bailan un par de nombres que con toda seguridad se cerrarán a lo largo de este lunes. El acuerdo entre PSOE y PP garantiza la aprobación tanto en el Congreso como en el Senado y, por lo tanto, una pronta renovación del CGPJ. De los veinte miembros del CJPJ, diez son propuestos por el Congreso y otros diez por el Senado, donde el plazo de presentación de candidaturas permanecerá abierto hasta diciembre.

Pese a la anunciada ruptura de relaciones entre Sánchez y Casado, este es el primer gran pacto que alcanzan el Gobierno y la oposición desde que el PP fuera desbancado de La Moncloa tras la moción de censura del pasado mes de mayo.

El mandato de los actuales vocales en activo del CGPJ finaliza el día 4 de ese mes, y de los veinte vocales del organismo, doce deben ser elegidos entre jueces y magistrados y los otros ocho entre "juristas de reconocida competencia", que son los que proponen directamente los grupos parlamentarios del Congreso y el Senado.

En el último proceso de elección, diez fueron propuestos por el PP y siete por PSOE. CiU, PNV e IU eligieron uno cada uno.

El pataleo de Rivera

Mientras, el presidente de Cs, Albert Rivera, ha calificado de "escándalo y vergüenza" que el PP y el PSOE hayan negociado "a dedo" el reparto del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). "El Poder Judicial no es un supermercado", ha dicho.

El líder de Ciudadanos ve además "sorprendente" y "un pacto contra natura para muchos votantes" que el PP, según él, dé la mayoría a Podemos y que los que se manifiestan ante los jueces para pedir la independencia del Poder Judicial, como hizo el sábado Pablo Iglesias, sean ahora quienes los elijan.

Cs, ha explicado su líder, podría haber participado también en esta negociación porque por escaños le corresponde, pero ha declinado hacerlo porque no cree en un modelo en el que los partidos son los que eligen a los jueces.

Más noticias en Política y Sociedad