Público
Público

El Govern pondrá en marcha un plan para frenar el fuerte retroceso de la inmersión lingüística del catalán en los colegios

Sólo el 46,8% de los profesores de ESO de Catalunya se dirigen siempre en catalán a los alumnos.

Una imatge actual de l'Escola Llibertat.
Una profesora imparte clase en un colegio de Barcelona. Montse Giralt

El Govern de la Generalitat de Catalunya se ha propuesto reforzar las políticas de fomento del catalán y empezará con un plan de promoción e impulso del uso de la lengua en los centros educativos. Esta será la primera de una serie de actuaciones. Así lo han anunciado la consellera de Cultura, Natàlia Garriga, y el conseller de Educación, Josep González-Cambray, que han presentado un plan de promoción del uso del catalán en los centros educativos para hacer frente al fuerte retroceso del catalán en las aulas.

El conseller ha puesto ejemplos del bajón del uso del catalán en las aulas. En 2006 el 56% de los estudiantes se dirigían siempre o casi siempre al profesorado en catalán, mientras que en 2021 sólo lo hacían el 39,4% de los alumnos, según una encuesta realizada a alumnos de 4º de ESO. El uso del catalán también se reduce en las actividades en grupo, donde en 2006 lo empleaban el 65,8% de los alumnos y ahora sólo lo hace un 21,4%.

Los datos sobre la bajada drástica del uso del catalán en la escuela desde 2006 surgen del informe elaborado por el Consejo Superior de Evaluación de Catalunya. También va a la baja el uso del catalán por parte del profesorado para dirigirse a todo el grupo. Los que lo hacen siempre o casi siempre en catalán son ahora el 46,8%, cuando hace 15 años superaban el 63,7%.

Los departamentos de Cultura y Educación han reconocido que no se ha hecho lo suficiente en los últimos años y por eso han impulsado un plan de choque para revertir la situación. En cuanto a estos resultados, sin embargo, cada vez son menos los alumnos que se dirigen siempre o casi siempre en catalán al profesorado dentro de clase. Este colectivo representaba el 56% en 2006 y ha descendido hasta el 39,4% este año. Sin embargo, también han bajado quienes lo hacen nunca o casi nunca, pasando del 11,4% en 2006 al 5,3% en 2021. Entre medio, suben los que se dirigen en catalán a menudo (21,4%), los que lo hacen medianamente (17%) y los que lo hacen rara vez (16,9%).

En las actividades en grupo, el catalán decrece considerablemente. En 2006, el 67,8% de los estudiantes utilizaban el catalán en estas actividades pero en 2021 el porcentaje se sitúa en el 21,4%. En paralelo, son más los que no utilizan el catalán nunca o casi nunca: 10,9% en 2006 y 15,9% en 2021. Aumentan también quienes reconocen utilizarlo rara vez, que representan el 20, 7%) y los que lo utilizan medianamente (15,9%).

En cuanto al profesorado, el 46,8% asegura dirigirse al grupo en catalán siempre o casi siempre pero esta cifra era del 63,7% en 2006. Los que utilizan el idioma rara vez pasan del 1, 9% al 12,3%. Sin embargo, quienes aseguran emplearlo a menudo pasan del 10,5% al ​​24,3% y los que nunca se dirigen en catalán a todo el grupo pasan del 10,5% al ​​3,1%.

El titular de Educación ha afirmado que "la escuela es uno más de los vasos comunicantes que equilibra el uso social de la lengua y que se ve influida por otros muchos ámbitos, como el de los medios de comunicación, el audiovisual o las redes sociales. La escuela, pues, juega un papel importante pero no único en la normalización del uso social de la lengua catalana".

Plan de choque

Tanto Cambray como la consellera de Cultura, Natàlia Garriga, afirmaron que una vez constatada esta situación hay que "pasar a la acción". Por eso, se ha diseñado un plan para promocionar el uso del catalán en los centros educativos.

El plan empezará a desplegarse este curso en 200 centros educativos, que aún están por seleccionar. Una vez hecho, se crearán los grupos impulsores durante el segundo trimestre y se identificarán los elementos de mejora, a fin de poner en marcha las acciones durante el tercer trimestre. A partir del próximo curso se incorporarán mil centros cada años hasta llegar a los 3.500 totales en cuatro años.

El primer paso en cada uno de estos centros es realizar un análisis de su situación ya partir de ahí establecer, a partir de los grupos impulsores, las acciones de mejora necesarias. Además, se realizará formación a todo el profesorado. Los grupos impulsores estarán formados por docentes de distintos niveles educativos, un miembro de la dirección y contarán con el acompañamiento del Equipo de Lengua, Interculturalidad y Cohesión Social.

El cambio del modelo educativo, una de las explicaciones

Educación y Cultura han apuntado al cambio del modelo pedagógico como una de las explicaciones de este bajón en el uso del catalán en los cientos educativos. Este cambio ha supuesto pasar de una clase magistral por parte del profesor, que se hacía mayoritariamente en catalán, a proyectos y dinámicas de grupo donde la realidad social de fuera se ha traspasado a los centros.

También se explica por la llegada de migrantes y la relajación que han reconocido desde el Govern en el impulso de su integración. Esto ha llevado por ejemplo a que haya profesionales educativos que cambien al español cuando tienen un alumno que no comprende el catalán. En el caso de los docentes, la formación y la concienciación debe servir para que vuelvan a ser referentes, con la idea de conseguir un proceso de "arrastre" de profesores a alumnos. Desde Cultura, sin embargo, reconocen que hay que actuar también en otros ámbitos, como las redes sociales. "El Govern entra en una nueva etapa en cuanto a la política lingüística", ha anunciado la consellera Garriga.

Al ser preguntado sobre el documento de 2018 sobre el modelo lingüístico que abría la puerta a que cada centro se adaptara a su realidad, Cambray ha reconocido que será necesario revisarlo para adaptarlo a la realidad actual. Sin embargo, defendió su espíritu y insistió en que la situación lingüística no es la misma en todos los centros escolares de Catalunya.

Más noticias