Público
Público

Granados: “¿Que hace un ciudadano normal ante las calumnias de un delincuente confeso?”

El exnúmero dos de la Comunidad de Madrid desmiente que dijera al líder de Púnica, David Marjaliza, que quemara documentación “un día que haya niebla, que no nos pille la guardia civil”

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ex secretario general del PP de Madrid Francisco Granados, acompañado por su abogado Javier Vasallo, a su llegada a la Audiencia Nacional. EFE/ Mariscal

El exsecretario general del PP de Madrid y exnúmero dos de la Comunidad con Esperanza Aguirre, Francisco Granados, ha desmentido que avisara a su examigo David Marjaliza que quemara documentos de Púnica “un día que haya niebla, que no nos pille la guardia civil”, tal y como éste ha testificado en la Audiencia Nacional.

“¿Que hace un ciudadano normal ante las calumnias de un delincuente confeso?, ¿Cómo uno demuestra que no ha ocurrido algo? Muy difícilmente”, ha asegurado Granados durante un receso en el juicio que se celebra por el supuesto chivatazo que recibió en 2014 de que estaban siendo investigados por la guardia civil, alerta que habría recibido del agente José Manuel Rodríguez Talamino que se sienta con él en el banquillo, quien a su vez habría sido sondeado después por su exasesor de seguridad, José Luis Caro Vinagre.

Granados sostiene que David Marjaliza, detenido con él en la operación Púnica en octubre de 2014, es “un delincuente confeso que además no acredita nada de lo que dice porque dice que lo ha roto. Entonces, ante eso, ¿cómo se defiende uno? ¿Cómo uno demuestra que no ha ocurrido algo?". Además, añade, “se apoya” para señalarle a él “en su grupo criminal: en el señor que le lleva los cuadros a Suiza, en la señora que tiene un marido guardia civil que lleva el dinero a Suiza… Pero me dice mi abogado que me acostumbre a tener el oído preparado en cada una de las piezas donde me ha metido este señor. No he sido socio de este señor nunca, y hasta su testaferro, su persona de confianza, acaba de confirmar que yo nunca he sido socio de el”, ha concluido.

El supuesto chivatazo se produjo el 5 de septiembre de 2014, durante las fiestas de Valdemoro (Madrid), cuando el guardia civil Rodríguez Talamino comentó a Francisco Granados que la Unidad Central Operativa (UCO) había llegado al pueblo. “Me sonó a advertencia”, dice el político Granados a Marjaliza al día siguiente, en una conversación telefónica interceptada mientras el empresario está en un barco en Formentera.

El 'conseguidor' de la trama Púnica, el empresario David Marjaliza, a su llegada a la Audiencia Nacional. EFE/Mariscal

Marjaliza no está acusado en esta pieza, a la que Granados y Talamino afrontan una petición fiscal de 3 años de cárcel, mientras que Caro Vinagre ve reducida su participación como coperador del delito de revelación de secretos.

Marjaliza ha asegurado al tribunal que Granados le alertó de que estaba siendo investigado por la Guardia Civil y que, incluso, tenía el coche “balizado”; esto es, que tenía una escucha en su interior. El político le recomendó quemar la documentación un día de niebla, para no ser descubiertos.

La documentación destruida ocupaba tres carros de supermercado. Eran licitaciones de la comunidad de Madrid en las que el empresario habría sido favorecido y que se investigan en el caso Púnica. Así como un cuaderno escolar en el que durante 15 años anotó el dinero que pagaba de comisiones ilegales, con iniciales de los destinatarios y la la localidad madrileña que gobernaban.

“Había decenas de personas” anotadas en este cuaderno. "Si era Parla, poníamos P. En el caso de Paco [Granados], le pusimos el mote de 'Futuro' porque esto fue en 1999, cuando no era alcalde, y 'Futuro 2' era José Luis Moreno, que fue luego alcalde" de Valdemoro (Madrid).

Una vez detenido, en la operación Púnica de octubre de 2014, Marjaliza ha optado por colaborar con la investigación para beneficiarse de una reducción de condena.

Más noticias en Política y Sociedad