Público
Público

Debate electoral Iglesias prima la defensa del programa electoral por encima del cara a cara

El líder de Podemos fuerza tres silencios de Pedro Sánchez sobre una posible alianza entre el PSOE y Ciudadanos y apuesta por un tono sosegado para profundizar en las medidas que incluye su partido en el programa electoral.

Publicidad
Media: 5
Votos: 5

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, antes del comienzo del primer debate entre los principales líderes / EFE

Hasta tres veces eludió Pedro Sánchez pronunciarse sobre un posible pacto con Ciudadanos. Tres silencios que devienen de dos preguntas o, mejor, dicho, de la misma pregunta formulada en dos ocasiones. El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, no pudo esperar a que llegara el último bloque del debate electoral celebrado en la noche de este lunes, relativo a los pactos de Gobierno, para formularle a la cara al presidente del Gobierno la pregunta que lleva repitiendo en los mítines de la campaña electoral.

"Aclare si usted va a hacer un acuerdo de Gobierno con Ciudadanos. Acláreselo usted a los electores", le dijo Iglesias a Sánchez durante su intervención en el segundo de los bloques del debate, relativo a las políticas sociales y a las pensiones. El líder de Podemos se llevó un primer silencio del presidente del Gobierno tras esta petición, ya que Sánchez no hizo referencia a este asunto, quizá porque el moderador del debate advirtió de que habría oportunidad de abordarlo durante el último bloque, el de los pactos de gobierno.

Pero el cambio de bloque temático no conllevó un cambio de Sánchez, que siguió sin responder a Iglesias cuando este le formuló por segunda vez la misma pregunta: "Vamos a un escenario de gobierno de coalición. Hay dos opciones sobre la mesa: Un Gobierno de PP, Cs y Vox, o uno de nosotros con el PSOE. A pesar de la desconfianzas y de que no siempre cumple lo que dice, estamos dispuestos a hacer ese gobierno. Pero hay una tercera posibilidad, la de un gobierno del PSOE con Albert Rivera; emplazo por segunda vez al señor Sánchez a que lo diga, hay muchos electores que lo quieren saber. Ese gobierno sería un gobierno de derechas".

Pero tampoco en esa segunda ocasión obtuvo respuesta alguna por parte del líder del Ejecutivo, que volvería a emplear el silencio tras el tercer intento de Iglesias, donde su pregunta se convirtió en reproche y el "señor Sánchez" en "Pedro", tras asumir que el presidente no descartaría un pacto con Cs: "Te lo he preguntado, Pedro, hasta dos veces; el silencio es elocuente y libre, pero hay muchos electores de izquierdas que toman nota de ese silencio porque tienen memoria", advirtió el secretario general de Podemos, interpelando, como ha hecho en varias ocasiones durante la campaña, a los votantes socialistas y a aquellos que dudan entre el PSOE y Unidas Podemos.

Más allá de esta interpelación directa, y de otra a raíz de la polémica de las cloacas del Estado, Iglesias eludió los cara a cara para primar la defensa de las medidas de su programa electoral. En varias ocasiones el líder de Podemos pidió "altura de Estado" al resto de líderes y les afeó la mala imagen que, a su juicio, generaban sus enfrentamientos en el debate a cuenta de asuntos como la tesis doctoral de Pedro Sánchez.

"Un debate es más importante que la propaganda electoral. Es bueno que debatamos de las propuestas que tenemos. Sin monólogos, sin insultos" aseguró durante su primera intervención; una auténtica declaración de intenciones que terminó por marcar todo el debate. También repitió el líder de Podemos otro de los gestos que ya se han convertido en costumbre durante la campaña: la lectura de los artículos de la Constitución que "no se cumplen".

Iglesias volvió a utilizar los artículos de la Carta Magna sobre redistribución de la riqueza o progresividad fiscal para defender su reforma fiscal, la obligación de que los bancos devuelvan el rescate bancario o la intervención del Estado en el mercado de la vivienda para bajar los precios de los alquileres abusivos. También defendió el blindaje "por ley" de la revalorización de las pensiones de acuerdo al IPC durante el bloque de política social o el diálogo y el reconocimiento de la plurinacionalidad de España como respuesta al problema catalán durante el bloque de política territorial. Un bloque este último que quiso utilizar para introducir los problemas de las zonas rurales y para defender sus soluciones.

El líder de Podemos empleó su minuto de oro para volver a pedir al electorado "una oportunidad, una sola" para estar en el Gobierno. "Si no cambiamos nada, no nos voten más", concluyó.

Más noticias en Política y Sociedad