Público
Público

Iglesias volverá a ofrecerse como aliado, ante el silencio de Sánchez sobre el pacto con Cs

La idea del 'sorpasso' ha quedado atrás para defender un bloque de izquierdas tras el 28-A. El líder de Podemos preguntó este lunes hasta tres veces a Sánchez si estaría dispuesto a pactar con Ciudadanos. Para Iglesias el silencio del presidente evidencia que no lo descartan. 

Publicidad
Media: 4
Votos: 3

Pablo Casado (PP), Pedro Sanchez (PSOE), Albert Rivera (Ciudadanos) y Pablo Iglesias (Unidas Podemos), en el debate electoral en TVE. REUTERS

Pablo Iglesias fue duro en el debate electoral de RTVE con la derecha, pero no lo fue tanto con Pedro Sánchez. Ya hace años que el líder de Podemos sostiene que el próximo Gobierno será de coalición y, consciente de cómo jugar en este escenario, ha centrado su argumentario en defender que un Ejecutivo de izquierdas sólo será posible si su partido está en él. La gran baza para esto es el posible pacto entre PSOE y Ciudadanos. Albert Rivera lo ha rechazado en numerosas ocasiones, pero Iglesias quiere que Sánchez se posicione: "Aclare si usted va a hacer un acuerdo de Gobierno con Ciudadanos. Acláreselo usted a los electores", pidió hasta en tres ocasiones durante el debate. 

Sánchez eludió la respuesta hasta en tres ocasiones. Y este silencio fue para Iglesias la evidencia de que no descarta un pacto con Ciudadanos: "Te lo he preguntado, Pedro, hasta dos veces; el silencio es elocuente y libre, pero hay muchos electores de izquierdas que toman nota de ese silencio porque tienen memoria", advirtió el secretario general de Podemos. Esta jugada la volverá a repetir Iglesias en el bloque de pactos postelectorales del debate de este martes en Atremedia. 

Iglesias también volverá a recordar a Sánchez que buena parte de las medidas sociales que ha llevado a cabo el Gobierno socialista se deben a que él mismo presionó para que fueran posibles: "Si no es por Podemos no sube el SMI", espetó al presidente. Un enfrentamiento que el socialista evitó y con el que, seguramente, se volverá a encontrar este martes. El líder de Podemos quiere demostrar al electorado que el Gobierno de izquierdas sólo es posible si su partido empuja hacia este lado. 

De esta forma la idea del sorpasso se ha dejado atrás. Para Iglesias no hay otra opción que sumar tras el 28A y desde el partido creen que es un error que Sánchez obvie esto. El presidente en su minuto de oro insistió en su idea de volver a gobernar en solitario y con ministros independientes, pero ninguna de las encuestas electorales dicen que este resultado sea posible.

En el partido celebran la posición de Iglesias este lunes aunque fuentes cercanas al dirigente avanzan a Público que este lunes puede haber alguna "sorpresa" en su discurso con los socialistas. La relación con el PSOE es uno de los aspectos más complicados y sobre los que hay más división interna en Podemos. Desde el principio de la campaña, si bien tienen claro que el próximo gobierno será de coalición, también tienen que conseguir desmarcarse del PSOE. Por esto Iglesias volverá a ofrecerse como aliado de Pedro Sánchez, pero también señalará todas las medidas que han conseguido arrancar a los socialistas y que aseguran que ellos solos no hubieran llevado a cabo.

De hecho, los dirigentes de Podemos ya han advertido en varias ocasiones que "Pablo Iglesias es al único que no le tiemblan las piernas frente al poder". Este mensaje que lanzó Irene Montero cuando se convocaron las elecciones es otra de las ideas fundamentales. "Si Podemos no está en el Gobierno, el PSOE no se enfrentará al poder", insisten desde el partido. 

Más noticias en Política y Sociedad