Público
Público

Investidura Sánchez Incomodidad en el PP ante la radicalización de Casado: "Hay que diferenciarse de Vox"

Fuentes del grupo 'popular' aseguran que Casado "cae en error" si intenta "emular" a la formación ultraderechista presidida por Santiago Abascal durante esta legislatura porque, en ese caso, el PP tiene "todas las de perder".

El candidato socialista Pedro Sánchez (d), que logró este martes la confianza del Congreso para un nuevo mandato como presidente del Gobierno, al lograr una estrecha mayoría de 167 votos a favor, 165 en contra y 18 abstenciones, recibe el saludo del líder del PP, Pablo Casado, al finalizar la sesión de investidura . EFE/ Mariscal

marta monforte

En el Partido Popular no todos coinciden con la estrategia de Pablo Casado. Los conservadores se han mostrado muy beligerantes respecto al nuevo gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos. Durante la sesión de investidura, el líder del PP ha atacado duramente al candidato socialista, Pedro Sánchez, acusándole de ceder ante los postulados del independentismo y la banda terrorista ETA: "Es infame que Sánchez no defienda al rey, la Constitución y las víctimas del terrorismo frente a los ataques de una condenada por apología del terrorismo. El PSOE toma como rehenes a los españoles para mantenerse en el poder humillándose ante proetarras, separatistas y comunistas", escribió a través de Twitter.

El pasado domingo la bancada de los 'populares', junto con Vox, insultó a la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, interrumpiendo su discurso constantemente y acusándola de 'asesina', 'etarra' y 'terrorista', lo que provocó que la presidenta de la Cámara Baja, la socialista Meritxell Batet, llamara al orden en varias ocasiones: "En virtud del artículo 103 debería haber llamado al orden a la portavoz de EH Bildu. Acabo de escuchar la intervención más nauseabunda que he escuchado nunca en este hemiciclo", aseguró el 'popular' desde su escaño.

El número dos del PP, Teodoro García Egea, acusó al socialista de no tener "legitimidad de origen" para presidir "un país como es España" y de ser un "fraude electoral". "Traidor a España", "estafador", "presidente 'fake'", "fraude electoral", "patético", "sociópata", "personaje sin escrúpulos", "villano de cómic"... fueron algunas de las palabras que le dedicaron los líderes de PP y Vox al recién investido presidente del Gobierno. Un discurso que no gusta a algunos diputados del grupo 'popular', que señalan, en declaraciones a Público, que Casado no debe "comportarse como Vox" y tachar de "ilegítimo" un gobierno elegido democráticamente en las urnas. 

El diputado de Compromís, Joan Baldoví, ha acusado al PP de no tener respeto y de no saber perder

El líder del PSOE ha lamentado la "crispación" y el tono bronco que han empleado las derechas en las últimas sesiones plenarias: "O gobiernan las derechas o no hay Gobierno en España, siempre hacen ustedes lo mismo. No les compensa seguir en el berrinche indefinidamente", ha aseverado. El portavoz de Compromís, Joan Baldoví, les ha acusado de "no tener respeto" y "no saber perder", lo que ha molestado a parte de la bancada 'popular'. En la misma línea se ha pronunciado Aitor Esteban (PNV), que ha criticado que la derecha haya patrimonializado la figura del rey Felipe VI.

En el PP lo tienen claro: "El objetivo de Sánchez es seguir confundiendo a la opinión pública con lo de que no hay diferencia alguna en la derecha, que somos todos iguales, y el segundo mensaje, que el PP no tolera la derrota y por eso es antidemocrático", explican fuentes de la dirección del grupo a este diario. "Nos engloba a todos en un único grupo que le jalea y que repite el mismo mensaje. Lo peor, que nos llamase maleducados Baldoví", aseguran.

"Aceptamos el resultado de las urnas. No somos Vox"

Otra voz 'popular' con larga trayectoria en el partido asegura que Casado "cae en error" si intenta "emular" a la formación ultraderechista presidida por Santiago Abascal durante esta legislatura porque, en ese caso, el PP tiene "todas las de perder": "Pablo, al igual que Aznar, intenta refundar todas las sensibilidades a la derecha del PSOE en una misma papeleta, pero tiene que entender que las circunstancias han cambiado. Nosotros no somos Vox, nosotros sí aceptamos el resultado de las urnas. Hay que dejarlo claro", subrayan.

Las fuentes consultadas afirman que hay que "enfatizar todos aquellos puntos en que somos diferentes. Son muchos: Estado de las autonomías, política europea, [zona] euro, violencia de género, inmigración", aseguran. Voces de la bancada 'popular' advierten de que el mensaje de Sánchez y la portavoz del PSOE, Adriana Lastra, "puede calar": "Nos dicen que no somos democráticos porque no aceptamos el resultado de las urnas, y ese ha sido el comportamiento de Vox, que ha tachado al nuevo gobierno de ilegítimo. Pablo ha hecho bien al ser el primero en darle la mano a Sánchez, es el líder de la oposición".

¿La receta contra Vox? Dejarles "las estridencias" y los discursos "ultras" y liderar una oposición "firme y seria": "Casado quiere que dejen de ser partido propio y queden anulados en la masa del PP. Esa era la idea original, de donde proceden. Pero ahora están muy crecidos y con eso del gobierno de 'súper izquierdas' van a crecer mucho más. Nosotros tenemos que ser otra cosa", defienden.