Público
Público

Investidura Sánchez La derecha se radicaliza ante la investidura: acusa a Sánchez de formar un gobierno "ilegítimo" que "traiciona" a España

La inminente investidura de Pedro Sánchez para conformar el primer gobierno de coalición progresista desde la segunda República ha provocado una virulenta reacción de la derecha. PP, Vox y Cs endurecen su discurso catastrofista.

Publicidad
Media: 3.43
Votos: 7

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, y el líder de Vox, Santiago Abascal. - EFE

La inminente investidura de Pedro Sánchez —que tendrá lugar, previsiblemente, el próximo martes 7 de enero— para el primer gobierno de coalición progresista desde la segunda República ha provocado la reacción de la derecha —tanto la catalana como la estatal— en su contra. Partido Popular, Vox y Ciudadanos llevan utilizando un lenguaje catastrofista desde que se hicieran públicas las negociaciones, criticando que se está "traicionando" a España por meter a Esquerra Republicana en la ecuación. Los socialistas y Unidas Podemos necesitaban la abstención de la formación independentista para que el Ejecutivo echara a andar. Sánchez también les pidió colaboración al PP y Cs para lograrlo sin depender de los nacionalistas, pero tanto Pablo Casado como Inés Arrimadas se negaron en redondo. Entonces, culparon al líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias: "No podemos abstenernos con él de vicepresidente", zanjaban.

Desde que se anunciara el pacto entre socialistas y 'morados' 48 horas después de la noche electoral del 10 de noviembre, en el PP mostraron su máximo rechazo e incluso llegaron a pedir la dimisión del presidente en funciones responsabilizándole de la repetición electoral. En este mes y medio los 'populares' no han dado su brazo a torcer respecto a la posición en la investidura —un 'no' rotundo— a pesar de las presiones que desde el sector económico y mediático han sometido al dirigentes de peso del PP.

Casado criticaba que el foco sobre la investidura de Sánchez estuviese en el PP y no en el PSOE y sus pactos con Esquerra. Asimismo, subrayaba que los socialistas tenían "otras alternativas" para sacar su investidura adelante sin depender del independentismo, trasladando la responsabilidad a Ciudadanos y Navarra Suma. Tras conocerse el acuerdo sellado por los negociadores de ERC y PSOE para la investidura y con la mirada de los republicanos en el escrito de la Abogacía del Estado sobre el acta de eurodiputado de Oriol Junqueras, Casado acusó a Sánchez de "consumar una traición a España" y pactar "un referéndum con los delincuentes que dieron un golpe al Estado para ser investido".

En la tradicional comida navideña del PP de Madrid, el conservador aseguró que Pedro Sánchez le daba "vergüenza ajena" y que el socialista se había convertido en un "colaborador necesario de las tesis de los independentistas". En la misma línea se ha pronunciado este miércoles el secretario general del PP, Teodoro García Egea, que ha acusado a Sánchez de ceder a "todo lo que quieren los independentistas" y de, incluso, adoptar "su lenguaje".

El secretario general del PP, Teodoro García Egea: "Sánchez es un fraude electoral"

García Egea ha criticado también el acuerdo con los socialistas con el PNV. El número dos del PP defiende que este pacto está "plagado de graves concesiones a las reivindicaciones históricas de la banda terrorista ETA y del sector más radical del PNV":  "Quiero un presidente que eche a los radicales. Sánchez va a ser presidente con los votos de los que agredieron a los guardias civiles en Alsasua". Asimismo, ha acusado al líder del PSOE de ser "el mayor peligro para la España constitucional" y de ser un "fraude electoral": "Sánchez ha vendido a España a cambio de seguir en el poder", ha aseverado.

En Vox califican de "ilegítimo" el Gobierno de PSOE-UP

En estas últimas semanas Vox ejerce más como oposición al PP que como látigo contra Pedro Sánchez. La formación ultraderechista ha criticado con diversos mensajes de sus dirigentes en Twitter el acuerdo al que llegaron los 'populares' con el PNV en los presupuestos aprobados por el Ejecutivo de Mariano Rajoy en 2018 y que el PSOE se ha comprometido a mantener: "Cómo sería de beneficioso el acuerdo de la pasada legislatura del PP con el PNV... para que el PNV en su acuerdo con Sánchez exija que se retome el acuerdo con Rajoy", escribió la portavoz en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, el pasado 31 de diciembre.

La formación ultra ha optado por un perfil más bajo que el de PP y Ciudadanos de cara a la investidura —su 'no' era incuestionable — aunque su tono siempre se ha mantenido beligerante. Su líder, Santiago Abascal, aseguró que la mesa de negociación con Sánchez y Esquerra era "un golpe de Estado" a través de sus redes. Las misma expresión ha utilizado este jueves el diputado y también portavoz del Vox en el Ayuntamiento de Madrid, Javier Ortega Smith, que ha acusado al PSOE  de "arrodillarse" ante "unos auténticos golpistas" y "pisotear la soberanía nacional de todos los españoles" por "la miseria de decir ante su vanidad que ha recuperado la Presidencia del Gobierno".

El diputado de Vox en la Asamblea de Madrid, Jaime de Berenguer: "No reconozco legitimidad alguna a Pedro Sánchez como Presidente del Gobierno"

El diputado madrileño Jaime de Berenguer, ha dado un paso más allá y ha calificado de "ilegítimo" el Gobierno formado por Pedro Sánchez, a pesar de haber sido ratificado por las urnas el pasado 10-N, con una amplia ventaja de más de 30 escaños sobre el PP: "No reconozco legitimidad alguna a Pedro Sánchez como Presidente del Gobierno. No me siento atado por ley o legalidad alguna con él. Quien es elegido con el apoyo de los enemigos de España merece todo mi desprecio y mi total, completa y absoluta oposición en todo tiempo y lugar", ha señalado a través de su cuenta de Twitter.

Arrimadas, a la desesperada: "Hay que frenar esta locura"

La portavoz de Ciudadanos, que ejerce como líder en funciones hasta la celebración de su Asamblea en marzo, Inés Arrimadas, ha tratado de ganar relevancia tras la debacle que experimentó su partido el pasado 10-N: pasó de 57 diputados en abril a 10. La propuesta de los 'naranjas' ha sido la autobautizada como 'vía Arrimadas' para sumar 221 escaños en la investidura. Este pacto debería contar con la aprobación del PSOE y PP, pero ambas formaciones se han negado, repitiendo insistentemente que la propuesta estaba "fuera de la realidad".

Inés Arrimadas: "Se ha consumado la infamia. Hay que frenar este pacto de pesadilla e insomnio"

Ciudadanos no ha planteado ninguna opción alternativa, como la de su 'sí' a cambio de dejar a ERC fuera como pide públicamente. "Es un día triste para la democracia española. Se ha consumado la infamia", fueron las palabras de la jerezana después de que la Abogacía del Estado pidiera excarcelar Junqueras para que pueda ejercer como eurodiputado. Arrimadas demandó entonces que los barones socialistas reaccionaran ante un acuerdo que tachó de "pesadilla e insomnio". Asimismo, aseguró que el "sanchismo" está "al servicio de un condenado por intentar destruir a España".

Este jueves la líder de Cs ha anunciado que llamará a los dirigentes territoriales del PSOE para apelar a su "sentido de Estado" y pedirles que "intenten hacer recapacitar" al presidente del Gobierno en funciones. Dirigentes de la formación  'naranja' como el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, la vicealcaldesa de la capital, Begoña Villacís, o el jefe de filas del Parlamento Europeo, Luis Garicano, han grabado vídeos que han colgado en sus cuentas pidiendo al "socialismo sensato" que frene "la locura" de Sánchez.

Poco después de hacerse público el acuerdo y con la abstención de ERC ratificada en su Consell General, Arrimadas ha señalado: "Tras el del PNV, el pacto PSOE-ERC es otro misil contra el orden constitucional, habla de conflicto político, incluya una mesa bilateral abierta a negociar la secesión, una consulta solo en Catalunya, ni una mención a la Constitución. ¿Nadie en el PSOE piensa decir BASTA?".

Sin embargo, algunos de ellos, como el extremeño Guillermo Fernández Vara, le han respondido públicamente a través de Twitter: "Arrimadas lo tiene muy fácil. En vez de llamar tanto que vote a favor de la investidura de Pedro Sánchez y asunto resuelto." Fuentes de Cs han señalado que éste se ha "negado a hablar con ella". Sí ha podido trasladar su postura a Emiliano García Page, presidente de Castilla La-Mancha y a Javier Lambán, su homólogo en Aragón, aunque sin resultado. Sánchez cuenta actualmente con 166 votos a favor frente a 164 en contra. Si se ratifica el pacto con Teruel Existe, la investidura queda en manos de Coalición Canaria y el BNG. Se espera que estos últimos, al menos, se abstengan, por lo que el socialista sería elegido en la segunda votación el martes  a pesar de las enérgicas protestas de la derecha.

Más noticias en Política y Sociedad