Público
Público

La izquierda agarra la bandera de la lucha obrera para tumbar a la derecha en Madrid

"Ahora toca cumplir. Un país en deuda con su gente trabajadora" es el lema de la manifestación del Primero de Mayo

El candidato de Unidas Podemos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias (2i); el candidato del PSOE, Ángel Gabilondo (3i); la candidata de Más Madrid, Mónica García (2d), y la 'número 2' del PSOE para las elecciones a la Asamblea de Madr
El candidato de Unidas Podemos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias (2i); el candidato del PSOE, Ángel Gabilondo (3i); la candidata de Más Madrid, Mónica García (2d), y la 'número 2' del PSOE para las elecciones a la Asamblea de Madrid, Hana Jalloul (1d), durante la manifestación con motivo del Día del Trabajador en Madrid, a 1 de mayo de 2021, en Madrid, (España). Alejandro Martínez Vélez / Europa Press

Las fuerzas de izquierda que luchan por tumbar a la derecha por vez primera en 26 años en la Comunidad de Madrid se han agarrado a tres días de los comicios a la bandera de la lucha obrera, al primero de mayo. Ángel Gabilondo (PSOE), Mónica García (Más País) y Pablo Iglesias (Unidas Podemos), se colocaron a la cabeza de las reivindicaciones, que, en este año de pandemia, llevaban como lema: "Ahora toca cumplir. Un país en deuda con su gente trabajadora".

El adagio una fotografía vale más que mil palabras podría aplicarse a este sábado previo a la decisiva votación del 4 de mayo. ¿Aplausos convertidos en votos? Se sabrá el martes. El hecho es que los candidatos de la izquierda, que concurren en bloque, unidos en torno a un objetivo común, se sumaron a la manifestación y, junto a los sindicatos, aplaudieron a la clase trabajadora, tantas veces olvidada y tan decisiva en la conquista de los derechos que –aunque mermados, deteriorados e incluso, en algunos casos, destruidos por el poder del capital, ahí está la reforma laboral– constan hoy escritos en las leyes.

A la derecha, que se dice, se reclama, se busca, se quiere transversal, sin embargo, no le gusta esa gran tradición de la izquierda, que, si se bucea en el árbol genealógico, lleva a un origen común. Así, Isabel Díaz Ayuso, la presidenta que se promociona absoluta, afirmó, con pretendida ironía, que podría interpretarse como cierto desdén: "Hoy Día del Trabajo y dice el Gobierno de España, venga, hoy vamos a trabajar y van a la manifestación y mandan a siete ministros. ¿Les parece mucho? Solo es un tercio de lo que hay en el Gobierno. Ahora no sabréis los nombres pero no pasa nada, nos pasa a todos". La presidenta tachó además al Gobierno de "hipócrita".

Trabajo digno y derechos

"Venimos a reivindicar los derechos de los trabajadores después de tanto esfuerzo que han hecho por lograr sus libertades y con la ayuda de los agentes sociales. Creo que estamos en una tesitura crucial y hay una necesidad de cambio", afirmó Gabilondo.

"No queremos encontrar a nuestros ex sino trabajo digno y derecho al tiempo", dijo García. Este es un 1 de mayo "atípico entre la pandemia y las elecciones", con "miles de personas entre el paro, la precariedad y la desigualdad", agregó la candidata de Más Madrid, quien reivindicó además el 15M en un acto por la tarde. "En el 15M había un lema, dormíamos, despertamos, todo un reclamo para una anestesista", bromeó, según recoge Europa Press. "El mejor homenaje a los diez años del 15M es tener un gobierno progresista y decente", remachó.

"Saben lo que implica que Unidas Podemos esté fuerte porque eso quiere decir que se van a hacer políticas de izquierdas, que se va a invertir en sanidad, educación, que se van a proteger los servicios públicos y que se va a hacer la reforma fiscal necesaria para proteger la sanidad y la educación en Madrid", manifestó Iglesias.

PSOE y Más País, en los actos de la tarde, arremetieron duro contra Ayuso. "Confinaron a los barrios de la gente de menos recursos. Cuando hay necesidad y enfermedad los más pobres son los más contagiosos, lo ven así", dijo José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE, quien lleva un par de días con un discurso de aires guerristas. "Se creen que todo el mundo vive como ellos. Cuando hacen referencia a las colas del hambre no les podemos pedir más, es un problema de sensibilidad", remachó. Íñigo Errejón tachó a Díaz Ayuso como la "presidenta del insulto y la soberbia".

Más noticias de Política y Sociedad