Público
Público
análisis

La izquierda andaluza llega dividida al 28F y el PP, en plena guerra interna, amenazado por Vox

La crisis del PP, la sombra de la ultraderecha y los desencuentros de la izquierda marcan el Día de Andalucía.

Juanma Moreno, este martes.
Juanma Moreno, este martes. Eduardo Briones / Europa Press

Sobre el próximo lunes, 8 de febrero de 2022 en Andalucía, Día de la Comunidad, que remite a una lucha popular y callejera desarrollada durante la transición, planea como nunca antes la sombra de Vox, más alargada que la de los cipreses desde los pasados comicios en Castilla y León, cuya onda expansiva ha acabado por meter al PP en la mayor crisis que ha afrontado en los últimos tiempos.

El presidente de la Junta, Juanma Moreno (PP), el próximo (una vez que Alfonso Fernández Mañueco logre formar un gobierno o haya una repetición electoral en Castilla y Leon) en someter su liderazgo a las urnas, está estos días muy preocupado (y ocupado) por la guerra civil que ha estallado en su partido, justo en los meses previos a que le toque jugarse el todo por el todo en las urnas.

Moreno, para quien el 28F ha sido este tiempo un día señalado en rojo en el calendario, por ser uno de particular lucimiento para los presidentes de la Junta, quienes dan un discurso institucional, rodeados de talento autóctono, fue el primer líder de la derecha que firmó un acuerdo por Vox. Lo hizo hace tres años, después de las autonómicas, y esos acuerdos le han permitido, con la ultraderecha como socio parlamentario, aprobar tres presupuestos y, además de afrontar la pandemia, comenzar a desarrollar las políticas liberales que defiende: lo ha hecho en el terreno urbanístico, medioambiental, sanitario, educativo…

Después del órdago de Santiago Abascal en Valladolid, cuando afirmó, con los resultados en la mano, que quería que su gente en Castilla y León entrase en el Gobierno, la preocupación en el PP andaluz se extendió. En el núcleo duro de Moreno no termina de convencer la idea de un cogobierno con Vox. Una cosa es pactar unas políticas y otro el día a día del Ejecutivo y la capacidad de aprobar decretos, instrucciones e interpretar las normas.

La diputada ultra Macarena Olona, a quien en diversos mentideros sitúan como candidata de Vox a la presidencia de la Junta, también ha dejado dicho que la idea es entrar en el Gobierno de Andalucía. Así las cosas, la crisis del PP, que a Moreno le interesa cerrar cuanto antes, pero también cerrarla bien, nunca en falso, y la presión intensa de Vox, que le abandonó en diciembre pasado cuando dejó a al Junta sin presupuestos para el año 2022, son fuertes nubarrones que hoy ensombrecen, en términos políticos, el próximo 28F: la reunión de la Junta Directiva del PP que, previsiblemente, convocará un Congreso extraordinario  (si no se producen más cambios–) el próximo martes, un día después del discurso de Moreno en el Día de la Comunidad.

En la izquierda

En la izquierda, las cosas también andan revueltas. El PSOE afronta su primer 28F con Juan Espadas al frente. El dirigente, que dejó la alcaldía de Sevilla hace apenas unos meses, busca asentarse en el escenario autonómico y mejorar sus niveles de conocimiento.

Espadas ha buscado en este tiempo disputarle el centro político y la centralidad política a Moreno, aun con decisiones discutidas en su partido y poco comprendidas, como una, por momentos surrealista, negociación presupuestaria con el Gobierno y la abstención al plan de ampliación de regadíos de Doñana.

La situación de la sanidad pública tras años de desgaste y la pandemia ha ejercido como aglutinador de fuerzas de la izquierda andaluza y ha reverdecido viejas alianzas separadas en los últimos tiempos: está por ver las consecuencias que tiene en el voto.

A la izquierda del PSOE, los esfuerzos de los llamados "mediadores" tras la oferta de Unidas Podemos por conformar un frente amplio con el que ir a las próximas autonómicas no ha servido de momento para nada. Todo sigue igual y, según las fuentes consultadas por Público, seguirá igual el 28F.

El Día de Andalucía es uno de los hitos en el calendario de los tres partidos en que hoy se divide lo que en 2018 estaba unido bajo las siglas Adelante Andalucía. Algunas fuentes creían que antes de esta fecha podría haberse producido algún avance relevante hacia la unidad, pero este no se ha producido. Las desconfianzas y las heridas no cicatrizadas siguen abiertas.

Tanto Unidas Podemos como Adelante Andalucía, como Andaluces Levantaos afrontan el 28F con ganas de tomar la calle. Hay convocadas manifestaciones en Sevilla y en Cádiz y cada partido hará también su propia conmemoración.

Los resultados de Castilla y León, que no han dado opciones a la izquierda en esa comunidad hacen pensar en Unidas Podemos que el frente amplio tiene todavía más sentido que antes. Y el proceso lanzado en Andalucía el 4D, indican las fuentes consultadas, continuará hasta las generales, independientemente de si Anticapitalistas u otras fuerzas quieren participar o no.

Más noticias