Público
Público

Jácome Guerra abierta entre el PP de Feijóo y el polémico alcalde de Ourense

El regidor habla de traición y declara que los populares pretenden dar "un golpe de estado" en el ayuntamiento para hacerse con el Gobierno local y amarrar a su vez la Diputación provincial.

El alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, ofrece una rueda de prensa en la que ha anunciado que no va a dimitir pese a las recientes salidas dentro de su formación, Democracia Ourensana. /EFE/ Brais Lorenzo
El alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, ofrece una rueda de prensa en la que ha anunciado que no va a dimitir pese a las recientes salidas dentro de su formación, Democracia Ourensana. /EFE/ Brais Lorenzo

Poco más de un año ha tardado en estallar la batalla entre el grupo que lidera Gonzalo Pérez Jácome, Democracia Ourensana (DO), y sus socios de gobierno desde junio de 2019, el PP de José Manuel Baltar, actual presidente de la Diputación. En las últimas semanas, cinco de siete concejales de DO y los populares lo han acusado de presuntas irregularidades en las cuentas de su partido y lo han acorralado para que dimita. Jácome, célebre por su maleducada actitud hacia la oposición, acusa al PP de querer dar un "golpe de estado" para que renuncie a la alcaldía, pero el líder seguirá atrincherado en el consistorio cueste lo que cueste.

Jácome accedió al cargo en las pasadas elecciones municipales después de pactar con su principal enemigo político al que insultó hasta la saciedad, José Manuel Baltar. DO había quedado tercera fuerza política descoyuntando la mayoría absoluta del PP y llegó a un acuerdo con el grupo para postergar el clan Baltar en la Diputación ourensana -que ostenta desde hace tres décadas- con el apoyo de DO y viceversa, para que Jácome cumpliese su sueño de convertirse en alcalde de Ourense. Los mismos que le apoyaron el año pasado hoy le echan la garra y han suspendido temporalmente la alianza abandonando sus competencias como ediles por "pérdida de confianza" e "indisciplina".

Lo hacían poco después de que el pasado martes Jácome cesase a dos concejales de su propio partido: Miguel Caride, de Infraestructuras, el mismo que pidió su dimisión y lo denunció ante la Fiscalía, y Manuel Álvarez, de Servicios Generales, Transparencia y Sistemas de Información, que aseguró públicamente que el alcalde se gastó cerca de 800.000 euros sin dar explicaciones. El líder de DO informó las causas de la decisión en su cuenta de Twitter: "evidente pérdida de confianza, falta de disposición para buscar soluciones y baja productividad en infraestructuras" por parte de sus compañeros de partido.

Los populares y los díscolos de Jácome estaban esperando a que el regidor, acorralado y sin apoyos ahora en el ayuntamiento, presentase su renuncia. De esta manera, aunque Jácome dimitiese, el acuerdo entre ambos partidos se mantendría igualmente. Este miércoles, el primer edil llegaba a la rueda de prensa con un bollo y con un café como si acudiese a una comparecencia más, actitud que descubrió desde el primer momento que no iba a declinar. Estuvo muy pendiente también de los espectadores que seguían la rueda de prensa, hablando de un "récord" de audiencia que no había alcanzado ni su televisión, AURIA TV. En su línea, Jácome comenzó por resumir que este altercado viene dado por una traición hacia su persona, como les ha ocurrido a otros personajes históricos como "Jesucristo", añadió.

En su intervención señaló al presidente de la Diputación de Ourense como responsable principal. "Baltar me traicionó, pero yo a él no, soy un tío legal", ha asegurado. El dardo también llegó al presidente de la Xunta, el mismo que en su momento manifestó que Jácome sería "letal" para la provincia. Según el relato del alcalde, el partido esperó a que pasasen los comicios autonómicos para no poner en riesgo los votos de Feijóo por el acuerdo de gobierno todavía vigente en Ourense, y le pidió que evitase algún altercado. "No hables y no hagas nada", dice que le comunicaron los populares, "por eso estuve tanto tiempo en silencio", asegura.

Uno de los concejales de su grupo al que cesó y que supuestamente está aliado con los populares, Miguel Caride, era también su abogado y en una cena en agosto en la que también se encontraban Baltar y el ex teniente alcalde del PP, Jorge Pumar, le instó a dimitir. Según la versión del regidor ourensano, Caride le contó que más pronto que tarde lo detendrían por un tema de corrupción. Jácome no se lo creyó. Poco después, el que fuera su compañero se lo encontró por la calle y volvió a reiterar que lo detendrían "pasado mañana" porque la operación policial estaba "muy avanzada". Comunicó en la rueda de prensa que esta conversación está grabada, donde Caride insiste: "Ya has cumplido tu sueño de ser alcalde, lo mejor es que dimitas esta mañana, es mucho más suave".

Ahora, Jácome explica que lo único que quieren desde las filas de los populares es su "cabeza" y por ello "compraron" supuestamente a Caride, al que no descarta denunciar por posibles "coacciones e intimidaciones". De hecho, afirma que desde el PP le manifestaron su interés por el que fuera su mano derecha para "garantizar la estabilidad de la Diputación". Jácome llamó a Baltar y le espetó: "Se te nota un montón que estás en el ajo".

El alcalde no renunciará a su puesto y procura blindarse en el consistorio aferrándose a que "los traidores no pueden ganar esta partida". Sostiene que esta situación no paralizará la ciudad y que él y el único edil que lo ampara, Armando Ojeda, asumirán todas las carteras municipales. Para futuros proyectos tratará de buscar pactos, reconociendo que recurrirá al PSOE de ser necesario. Ya había afirmado en su momento que "pactaría con el diablo" con tal de ser el primer edil de Ourense, aunque tenga que protagonizar un combate contra los que le dieron la llave para que así sea.

Más noticias de Política y Sociedad