Público
Público

Jácome Así soporta la ciudadanía de Ourense los caprichos y faltas de respeto de su alcalde

Problemas en la gestión de basura de la ciudad, supresión de un programa para víctimas de violencia de género, privatización de los centros de educación especial, persecución a policías locales… Estas son las actuaciones del alcalde de Gonzalo Pérez Jácome, el mismo que presumía hace una semana de viajar a Madrid, la "zona cero" del coronavirus.

Pérez Jácome saluda al presidente de la Diputación, José Luis Baltar. EFE
Pérez Jácome saluda al presidente de la Diputación, José Luis Baltar. EFE

La Alcaldía de Ourense, encabezada por Gonzalo Pérez Jácome, del partido Democracia Ourensana (DO), y que gobierna en coalición con el PP, es conocida por la maleducada actitud del edil hacia la corporación municipal y por sus controvertidos comentarios, como cuando presumió la semana pasada en Twitter de haber viajado a Madrid en plena alerta sanitaria por el coronavirus: "¿Quién dijo miedo? Volando hacia la zona cero del pánico en España. Espero volver como voy".

Mientras tanto, su mandato local se rige por una insuficiente gestión en el servicio de limpieza de la ciudad, con muchos anuncios y escasas medidas reales para los contenedores subterráneos obsoletos; por la supresión de un programa para víctimas de violencia de género de la Policía Local por falta de "recursos"; la persecución a agentes por haberle puesto multas; la privatización de los centros de educación especial (CAP); la colocación de amigos con retribuciones exageradas, o la construcción de un centro de inteligencia artificial que el alcalde justifica a capa y espada.

La Plataforma de Ampas (Asociación de madres, padres y alumnos) de los centros de educación especial en Galicia se ha puesto en contacto con la Alcaldía. Sus integrantes llevan reclamando cuatro años un CAP, ya que Ourense es la única provincia en la comunidad que no ofrece de manera pública este servicio, de manera que sus hijos se quedan a partir de los 21 años sin atención ni alternativas para ellos ni sus familias. La portavoz de la organización, María Eva Gutiérrez, cuenta que un grupo de madres se reunieron en el ayuntamiento con Jácome y que "el trato fue esperpéntico".

El regidor acusó a una de las madres de tener un trato de "maleducada" y de dar portazos en su despacho, pero las presentes allí aseguraron que fue al revés. Jácome llegó a decirle a una de ellas: "A esta loca que la saquen de mi despacho, tiene prohibida la entrada mientras que esté yo en el Ayuntamiento". Además, el edil ourensano sí que está de acuerdo con la instalación del CAP en la ciudad, pero con una gestión privada.

"A ti que más te da que un empresario se forre siempre y cuando tu hijo esté bien atendido", contestó a una madre. Es por eso por lo que Gutiérrez evita dirigirse al alcalde para abordar este tema: "Sabemos cómo nos va a tratar, las familias que tenemos hijos con discapacidad no podemos esperar absolutamente nada de este tipo de personas". Y añade: "Jácome no representa la ciudad en la que vivimos".

Ahora, el edil pretende crear un centro de inteligencia artificial con un presupuesto de 10 millones de euros que parten del ayuntamiento de Ourense, Xunta de Galicia y de la Diputación para el primer año, cantidad que el alcalde considera "humilde" y que prevé que funcione en verano. Fuentes del Ayuntamiento explican que también contratará a un amigo suyo profesor de la Universidad de Vigo que cobrará 60.000 euros al año. Además, un interventor solicitado por la oposición declaró que el presupuesto de personal estaba fuera de la ley, y tanto las fuerzas políticas como los sindicatos pidieron recursos. La oposición recordó de paso al alcalde que la "ley de base de régimen local" no establece entre las competencias del Ayuntamiento la investigación.

De esta manera, anunció la contratación de un "city manager" que cobrará más que Pedro Sánchez o Alberto Núñez Feijóo. Con él, ya son 27 los asesores del alcalde, el máximo legal permitido. Al mismo tiempo, anuló la actividad en sectores como la cultura y la música, aún teniendo él estudios privados en sonido y sus padres una célebre tienda de instrumentos en la ciudad. También canceló certámenes teatrales. A la vez, presentó medidas en el Ayuntamiento como la creación de un balneario en una antigua cárcel e incluso anunció la construcción de un rascacielos, derogando cuestiones locales como una subvención para mantener viva la plaza de abastos de la ciudad o la reapertura de la plaza de A Ponte, que continúa cerrada.

"Jácome es un 'hooligan'"

"Jácome es un hooligan", postula el concejal del BNG Luis Seara. "Las infraestructuras están obsoletas, hay que cambiar el actual modelo de la ciudad", explica. "Hay que incidir en las cosas más elementales, medidas para que la ciudadanía recupere el orgullo de ser ourensanos". Asegura que con sus caprichos, como el centro de inteligencia artificial o el city manager, Jácome pretende poner una "cortina de humo a su nefasta gestión" y a la de su gobierno.

"Es un hombre que no tiene ningún tipo de conocimiento de la función pública, la única manera de pararlo sería que interviniese Feijóo y aplicar una moción de censura", alega Rafael Villarino, concejal del PsdeG-PSOE. Respecto a lo visto estos días en las redes sobre los insultos en el pleno y sus modales, agrega que es "una tónica habitual". Los plenos duran entre seis y ocho horas y Jácome "ocupa una hora y media". "Es el alcalde el que debe moderar y en cada intervención interrumpe con unas opiniones patéticas y buscando únicamente el chiste fácil y la humillación si es posible", sostiene.

Estos plenos en un principio se emitían por el propio medio del Ayuntamiento y ahora se emiten a través de su canal de televisión, Auria TV. Esta cadena, explica, "no existe". "Está subcontratada a otra identidad violando todas las condiciones de la licencia original", agrega Villarino. En sus comienzos, la televisión retransmitía a "modo pirata" la señal de Canal +. Cuando fue denunciado, Jácome manifestó que "estaba haciendo un favor a Canal +". El concejal del PSdeG-PSOE añade que han intentado hacer algo al respecto, pero "la Xunta mira para otro lado".

Que Jácome haya accedido a dirigir la ciudad tiene un responsable claro para la oposición: Alberto Núñez Feijóo. Gonzalo Pérez Jácome alcanzó la Alcaldía en las elecciones municipales del pasado 2019. El líder de Democracia Ourensana, tercera fuerza política, llegó a un acuerdo con el PP de José Manuel Baltar cuando el popular perdió en los comicios la mayoría absoluta. Baltar no estaba dispuesto a abandonar su cargo en la Diputación provincial ni el poder de su familia en Ourense desde los años 80, por eso agachó la cabeza ante los insultos recibidos en un pasado por parte de Jácome, como "psicópata", y le ofreció la Alcaldía. La actuación fue avalada por el presidente de la Xunta de Galicia, el mismo que, también en un pasado, consideró a Jácome como "letal" para Ourense.

Más noticias de Política y Sociedad