Público
Público

El juez avala el foro de trabajo de los alcaldes del cambio y los viajes de Pedro Santisteve

Un magistrado archiva las diligencias por los gastos de asistencia del alcalde y varios concejales de Zaragoza en Común con cargo al ayuntamiento y zanja la polémica que incluyó el asunto de la gomina: "se ajusta perfectamente a la legalidad” y “es algo completamente lícito”

Publicidad
Media: 4.25
Votos: 4

Pedro Santisteve junto a Carolina Bescansa en el Congreso de los Diputados.- ZARAGOZA EN COMÚN

ZARAGOZA .- Un juez ha avalado el foro de trabajo de los alcaldes del cambio y la asistencia del zaragozano Pedro Santisteve y los concejales de Zaragoza en Común (ZeC) a sus reuniones en otras ciudades. El magistrado del Juzgado de Instrucción número 7 de la capital aragonesa ha archivado la denuncia en la que un vecino imputaba a los ediles un delito de malversación apoyado en otro de prevaricación y ha dictaminado, en un auto al que ha tenido acceso Público, que “su decisión se ajusta perfectamente a la legalidad” y que el alcalde “puede autorizar y disponer” los gastos de esos desplazamientos con cargo a la partida municipal de representación.

El viaje del alcalde de Zaragoza y de varios concejales a sendas jornadas de trabajo de los nuevos ayuntamientos en Barcelona y en Santiago de Compostela desató hace unos meses una tormenta política y mediática en la que la oposición en bloque, y el grueso de la prensa local, arremetieron duramente y durante semanas contra el equipo de gobierno de ZeC, al que acusaban de derrochar fondos públicos con fines partidistas.

“Charlatanes”, “insolentes” y “partidistas” fueron algunos de los adjetivos que dedicaron a ZeC desde los bancos del PP, el PSOE, C’s y Cha en un pleno en el que un concejal del PP llegó a referirse como “producto de estética de alta gama” al famoso bote de la mal llamada gomina. La compra con cargo a las arcas municipales de un bote de champú fijador de 15,90 euros para el baño de alcaldía provocó situaciones de tensión política desconocidas en un consistorio que, años atrás, consignaba sin mayor repercusión las botellas de licor como “necesidades de alcaldía”, pagaba costosas comidas a compañeros de partido y regalaba plumas de 400 euros.

“Lo cierto es que hubo mesas de trabajo”

Meses después, el juez Rafael Lasala ha zanjado la polémica con argumentos jurídicos: los viajes -2.053,20 euros por Santisteve y cuatro concejales en septiembre a Barcelona y 532,36 del alcalde a Santiago- tenían como finalidad “la representación municipal, como así certificó el interventor”.

“Charlatanes”, “insolentes” y “partidistas” fueron algunos de los adjetivos que dedicaron a ZeC desde los bancos del PP, el PSOE, C’s y Cha

El magistrado comprende que “personas no afines ideológicamente” a ZeC pueden sostener que en los encuentros de los alcaldes del cambio “hay un posible enmascaramiento de unos fines partidistas y no municipales”. E incluso considera “dudoso” que “ese colectivo de gestores municipales” se pueda “calificar como organización supramunicipal (…), pues formalmente no lo es aunque existe de hecho y tiene previsto una continuidad”.

Sin embargo, añade, “lo cierto es que hubo unas mesas de trabajo dedicadas a la política municipal” y que el objetivo de esas sesiones de trabajo era “compartir y coordinar ideas de un grupo de alcaldes y ediles con ideas políticas afines para implantarlas y/o potenciarlas en sus correspondientes municipios”.

“Representan un mismo ideario, y eso es lícito”

Y eso “es algo completamente lícito”, concluye, ya que los alcaldes del cambio “representan un mismo ideario aunque pertenezcan a distintos movimientos o formaciones que no son exactamente un mismo partido, pero es que toda dirección política tiene una ideología”.

El juez, por otro lado, efectúa una distinción entre la representación de los ayuntamientos, la dirección de sus políticas y la labor de control del pleno

El juez, por otro lado, efectúa una distinción entre la representación de los ayuntamientos, la dirección de sus políticas y la labor de control del pleno. Así, recuerda que el alcalde ostenta “la máxima representación” municipal y que a la junta de gobierno le compete “la dirección, planificación y coordinación” de la actividad del consistorio.

“Son ellos los que realizan la labor de gobierno y no el pleno, que desde luego los puede controlar posteriormente”, indica el magistrado, que recuerda también que el reglamento municipal “no obliga en absoluto a que el alcalde o la junta de gobierno actúen de acuerdo con la síntesis de intereses emanados del pleno, sino conforme a los suyos, sin perjuicio del posterior control o fiscalización”.

Por último, el auto recoge que las delegaciones zaragozanas habían sido previamente invitadas a un “encuentro de alcaldes” por los ayuntamientos de Barcelona y de Santiago y que, al menos en la primera de las reuniones, los organizadores remitieron por correo electrónico “los resultados del citado encuentro”.

Más noticias en Política y Sociedad