Público
Público

Catalunya Los líderes del 'procés' piden al Supremo que cite como testigos al rey y a Puigdemont

Las defensas de Sànchez, Turull y Rull creen que Felipe VI debe comparecer por su discurso tras el referéndum del 1-O, donde advirtió de que, ante la situación "de extrema gravedad", los "legítimos poderes del Estado" debían asegurar "el orden constitucional". El expresident acreditaría los intentos de diálogo que ofreció al Gobierno hasta la "extenuación".

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El rey Felipe VI y el expresident Carles Puigdemont, en una foto de archivo. / EFE

Las defensas del exlíder de la ANC y diputado de JxCAT Jordi Sánchez y de los exconsellers Jordi Turull y Josep Rull pedirán al Tribunal Supremo que cite como testigos en el juicio del procés al rey Felipe VI y al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. Fuentes jurídicas han informado de que estas peticiones figuran en el escrito de defensa que el abogado Jordi Pina tiene previsto presentar a lo largo de la tarde en el alto tribunal.

El nombre del rey Felipe VI aparece en el listado de testigos solicitados junto al de Carles Puigdemont, pero la defensa no detalla en su escrito la forma más adecuada para que puedan comparecer, habida cuenta de las dificultades para que lo hagan.

Así, el capítulo V de la de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que regula las declaraciones de testigos, señala en su artículo 410 que "todos los que residan en territorio español, nacionales o extranjeros, que no estén impedidos, tendrán obligación de concurrir al llamamiento judicial para declarar cuanto supieren sobre lo que les fuere preguntado si para ello se les cita".

Pero el artículo 411 precisa que "se exceptúan de lo dispuesto en el artículo anterior: el rey, la reina, sus respectivos consortes, el príncipe heredero y los regentes del Reino", por lo que el rey está exento de concurrir a una citación judicial.

La última vez que se solicitó la comparecencia del rey como testigo fue en el juicio de Nóos a petición de Diego Torres, el exsocio de Iñaki Urdangarin, pero el tribunal la rechazó por "imperativo legal".

Los tres acusados piden la comparecencia de Felipe VI por el histórico discurso que pronunció el 3 de octubre de 2017, dos días después de la celebración del referéndum del 1-O, que aparece en el relato del escrito de acusación de la Fiscalía.

Aquel día, el rey advirtió de que, ante la situación "de extrema gravedad" en Catalunya, los "legítimos poderes del Estado" deben asegurar "el orden constitucional", la vigencia del Estado de derecho y el autogobierno de Catalunya, basado en la Constitución y en su Estatuto de Autonomía.

Y aseguró que las autoridades de la Generalitat "han pretendido quebrar la unidad de España y la soberanía nacional" y de una manera "clara y rotunda" se han situado "totalmente al margen del derecho y de la democracia".

Según las fuentes consultadas por Efe, con la testifical del rey la defensa de Sànchez, Turull y Rull pretende aclarar si hubo discrepancias entre La Zarzuela y La Moncloa en relación con su discurso, tras el cual, apuntan, la justicia empezó a admitir denuncias y querellas por rebelión contra los líderes del procés, pese a que las había desestimado desde 2012.

Respecto a Carles Puigdemont, considerado junto a Oriol Junqueras (presidente de ERC) el líder del procés, la defensa de los acusados tampoco especifica en su escrito la forma en que puede comparecer, aunque la única vía posible sería a través de videoconferencia.

Esto es así porque en caso de que Puigdemont pise territorio nacional sería detenido de inmediato ya que contra él sigue vigente una orden de detención nacional dictada por el juez instructor Pablo Llarena.

En el caso de Puigdemont, la defensa de Sànchez, Rull y Turull pretende que declare para que pueda acreditar, entre otros aspectos, los intentos de diálogo que la Generalitat ofreció al Gobierno hasta la "extenuación", en el marco del proceso independentista.

En este sentido, también solicitan que se cite como testigo al expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, para que detalle, entre otros puntos, por qué no activó las prerrogativas de la Ley de Seguridad Nacional y propuso declarar el estado de excepción o de sitio si creía que los independentistas estaban tramando un "desafío golpista". 

Más noticias en Política y Sociedad