Público
Público

JUICIO A TRAPERO La "tristeza" de Trapero: "Fui imputado por hacer mi trabajo"

Los mandos de los Mossos sentían “frustración” por la falta de medios cuando en septiembre de 2017 una multitud de 40.000 personas rodeó la consejería de Economía catalana mientras era registrada.

Trapero en el judici als Mossos per l'1-O
El major de los Mossos d'Esquadra Josep Lluís Trapero, durante su declaración en la segunda jornada del juicio por el 'procés' que se celebra en la Audiencia Nacional. Imagen captada de la señal institucional de TV de  la Audiència Nacional. EFE

julia pérez

Enorme tristeza”. Ese era el sentimiento del mayor de los Mossos d’Esquadra Josep Lluís Trapero, cuando conoció que había sido imputado en la Audiencia Nacional por “hacer mi trabajo lo mejor que pude” durante la multidinaria concentración ante la Consejería de Economía del 20 y 21 de septiembre de 2017 mientras era registrada por una comisión judicial.

Tanto él como el Cuerpo estaban siendo "injustamente tratados", cuando los Mossos hicieron su trabajo.

Trapero defiende en estos momentos la labor de los Mossos durante el referéndum del 1-O, que había sido suspendido por el Tribunal Constitucional y mientras agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil intervenían en los centros de votación por órdenes de Tribunal Superior de Justicia de Catalunya: “Lo hicieron bien y no se dedicaron a ninguna cosa extraña".

"Me provoca una tristeza enorme que un mando de policía tenga que escuchar las cosas que hemos llegado a escuchar, que hemos hecho y no hemos hecho", ha contestado Trapero al fiscal de la Audiencia Nacional Miguel Ángel Carballo sobre un correo que mandó a los Mossos tras conocer que la entonces juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela le investigaba por un delito de sedición.

En la jornada del referéndum del 1-O, su voluntad era cumplir la orden judicial y evitar su celebración, tal y como había mandado el TSJCat. "Lo cual no evita es que haya algunas personas que no hayan estado a la altura. Pocas", ha apostillado.

Aquel día trabajaron 7.500 mossos, y Trapero tiene "muy pocas dudas" de que la actitud de los agentes y de sus mandos "no era otra que intentar, en el marco del dispositivo conjunto, impedir el referéndum. Ninguna duda".

No obstante, ha admitido que algunos de los agentes, diez, veinte o cien, pero no muchos más, ha matizado, hicieran "menos de lo que les tocaba hacer" por "motivaciones ideológicas".

"Los Mossos no tenemos mirada perversa"

"El referéndum era ilegal pero se recogieron los votos", en centros, ha declarado. "La orden era capturar las urnas y los votos. Tengo plena confianza en los mandos de los Mossos y si en algún momento esas urnas se recogieron de esa manera perversa no es así. Los Mossos no tenemos mirada perversa, cumplimos la ley".

A Trapero le consta que se incoaron entre 30 ó 40 procedimientos por supuesta actuación irregular por parte de Mossos desplegados en dicho operativo.

Trapero continúa con su declaración a preguntas del fiscal. Posteriormente será su abogada defensora la que tome la palabra para interrogarlo. Su estrategia defensiva atravisa por marcar distancias de los independentistas, de tal manera que el lunes negó tener una estrecha relación con Carles Puigdemont, el entonces presidente catalán. Y también por defender la actuación de los Mossos d'Esquadra durante aquellos días de 2017 en pleno 'procés'.