Público
Público

La llave del próximo Gobierno de Navarra queda en manos del PSN

La formación socialista, liderada por María Chivite, sube de siete a once escaños y se queda en el segundo puesto. La coalición Navarra Suma (UPN, PP y Ciudadanos) se convierte en la fuerza más votada con 19 representantes.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

La presidenta del Gobierno de Navarra y candidata de Geroa Bai a renovar el cargo, Uxue Barkos, durante su intervención para valorar los resultados de las elecciones de este domingo. EFE/Villar López

Escenario abierto en el Palacio de Pamplona. Tras un recuento de infarto, el denominado cuatripartito que en 2015 desbancó a la derecha del gobierno autonómico no ha logrado las mayorías necesarias para mantener ese acuerdo. La fuerza más votada ha sido Navarra Suma, la coalición integrada por UPN, PP y Ciudadanos, que consigue el 36,4% de los votos y 19 escaños. Su candidato a presidente, Javier Esparza, se queda así a siete escaños de la mayoría absoluta.

La gran sorpresa de la noche lleva las siglas del PSN. Contra todo pronóstico, la formación socialista liderada por María Chivite ha conseguido subir de siete a 11 escaños y se ha situado en segundo puesto, con el 20,6% de los votos. Geroa Bai, con el 17,3%, mantiene los nueve escaños de la última legislatura, mientras que EH Bildu (14,6%) repite con ocho. Por su parte, Podemos –que en los últimos meses sufrió una seria crisis interna en su grupo parlamentario- pasa de siete a dos. También pierde representantes, aunque con menos intensidad, Izquierda-Ezkerra, que pasa de dos a un escaño. Vox, con el 1,2%, se ha quedado fuera del Parlamento.

Con estos resultados a la vista, en las distintas sedes políticas ya están funcionando los pactómetros. Los cuatro partidos que sustentaron el gobierno del cambio –Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra- suman en total veinte escaños, uno más que Navarra Suma. En las autonómicas de 2015, los cuatro partidos habían logrado acumular 26 representantes, los necesarios para conseguir la mayoría absoluta.

En este escenario, el PSN tiene en su mano otorgar la mayoría a Navarra Suma –juntos llegarían a 30 escaños, cuatro por encima de la mayoría- o, por el contrario, sumarse a un Ejecutivo de carácter progresista. Sin embargo, la formación socialista afirmó durante la campaña que no entraría en un gobierno en el que estuviese presente EH Bildu. La suma de PSN, Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra se quedaría en 23 escaños. Tras celebrar los resultados de la coalición conservadora, Esparza ya ha dicho este domingo que intentará alcanzar un acuerdo con Chivite. 

Maya gana en Pamplona

Navarra Suma también ha ganado las elecciones en Pamplona, donde hasta ahora gobernaba Joseba Asirón (EH Bildu) gracias al apoyo del cuatripartito. La coalición de derechas ha obtenido 13 concejales, lo que le deja a un escaño de la mayoría absoluta. Su candidato, el ex alcalde Enrique Maya, no titubeó a la hora de gritar “Agur Asirón”.

Bildu obtuvo en Pamplona siete concejales –dos más que en 2015-, mientras que el PSN consigue cinco –hasta ahora tenía tres- y Geroa Bai pasa de cinco a dos. De esta manera, sólo un acuerdo entre EH Bildu, PSN y Geroa Bai podría impedir el retorno de Maya a la alcaldía de la capital navarra.

Más noticias en Política y Sociedad