Público
Público

Madrid Los vecinos reúnen más de 35.000 firmas contra el macroaparcamiento de Retiro anunciado por Almeida

Denunciarán el proyecto ante la Fiscalía de Medio Ambiente y convocarán más movilizaciones.

Imagen aérea de la calle Menéndez Pelayo, donde se proyecta construir el macroparking. Foto AV Retiro Norte.
Imagen aérea de la calle Menéndez Pelayo, donde se proyecta construir el macroparking. | AV Retiro Norte.

¿Por qué construir un gran aparcamiento subterráneo en las proximidades del parque de El Retiro? ¿Existe demanda de plazas entre los vecinos? ¿No supone una agresión innecesaria contra uno de los principales pulmones verdes de la ciudad? A buen seguro estas preguntas han rondado por la cabeza de las más de 35.000 personas que han estampado su firma en una campaña de la plataforma change.org para mostrar su rechazo al proyecto anunciado por el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida.

Alejandro Merino, presidente de la Asociación de Vecinos Retiro Norte, entidad promotora de la campaña de firmas, tiene muy claro que el macroparking, que dispondrá de mil plazas, no responde a una demanda ciudadana, afectará negativamente a la salud y calidad de vida de todo el barrio de Ibiza y supondrá una agresión al parque de El Retiro.

En su opinión, las obras llevarán aparejada la tala de árboles, el desvío de seis líneas de autobuses y la amenaza a un refugio de la Guerra Civil y al subsuelo de un parque considerado bien de interés cultural.

El representante vecinal recordó que Retiro, con un total de 9.027 plazas, es el segundo distrito de Madrid en número de aparcamientos para residentes y que solo en el entorno de la calle Menéndez Pelayo existen otras seis instalaciones con capacidad para 3.516 vehículos.

Otro de los aspectos que motivan el rechazo de los vecinos es el alto precio que tendrán esas nuevas plazas de garaje, que serán entregadas en régimen de concesión por 40 años, a un precio que supera los 30.000 euros, cantidad que, según Merino, está fuera del alcance de muchos de los posibles interesados.
Merino confirmó que la intención de su organización es presentar una denuncia ante la Fiscalía de Medio Ambiente por un posible delito contra la salud de los madrileños, al tiempo que destacó que las movilizaciones van a seguir adelante.

Infraestructura innecesaria

La oposición al macroaparcamiento ha quedado patente también entre los grupos municipales de la oposición. Más Madrid ha rechazado de plano el proyecto al entender que, no solo se trata de una infraestructura innecesaria, sino que puede afectar gravemente a un parque histórico y disparar los niveles de contaminación en una zona que ya cuenta con problemas en la calidad del aire.

En este sentido, ha subrayado que la estación de Escuelas Aguirre, ubicada en esa zona, es una de las que registra mayores niveles de polución en la capital y que en las proximidades se encuentran lugares "muy sensibles", como el Hospital Infantil Niño Jesús.

La portavoz de Más Madrid, Rita Maestre, ha acusado a Martínez-Almeida de querer engañar a la ciudadanía con su promesa de que será un aparcamiento para residentes y que solo sería de rotación en el caso de que se quedaran plazas libres.

"Claro que quedarán plazas vacías, puede que unas 800", ha asegurado Maestre, quien ha explicado que el estudio previo elaborado por el Ayuntamiento reconoce que sólo hay 156 peticiones para tener una plaza en un aparcamiento de residentes en esa zona.

Cartel contra el aparcamiento de Retiro. | AV Retiro Norte

Por su parte, el responsable socialista de Medio Ambiente y Movilidad, Alfredo González, ha asegurado que el proyecto municipal es "una locura y una insensatez" y ha advertido de que no figuraba en el programa electoral del PP, ni en el pacto de gobierno con Ciudadanos.

González ha recordado al alcalde que él era "como un martillo pilón" en el anterior mandato, acusando a Carmena de incumplir su programa", y ahora defiende un aparcamiento que no responde a ningún problema real porque los residentes disponen de seis de ellos en el entorno de Menéndez Pelayo, con un total de 3.516 plazas, muchas de ellas vacías.

Los planes de la Alcaldía pasan por licitar la obra en el segundo semestre del año con el fin de que los trabajos de construcción comiencen en el primer semestre de 2021. El aparcamiento se situará bajo la calle Menéndez Pelayo, en el subsuelo de cinco manzanas que rodean los jardines del Buen Retiro.

Dignificar el espacio

Frente a las críticas recibidas por el proyecto, el Ayuntamiento ha respondido con el anuncio de un estudio integral de movilidad de la avenida Menéndez Pelayo y su entorno, con el que pretende "dignificar" el espacio situado junto a un bien de interés cultural como son los jardines del Buen Retiro.

"La remodelación de Menéndez Pelayo", aseguran los responsables municipales, "es una apuesta del Ayuntamiento de Madrid por impulsar la movilidad sostenible. Además de ennoblecer este enclave de la ciudad, también pretende mejorar la calidad de vida de los vecinos y, sobre todo, la calidad del aire con la construcción de un aparcamiento subterráneo que permitiría eliminar gran parte del tráfico de agitación que se produce en los barrios de Ibiza y Niño Jesús, donde existe gran dificultad a la hora de encontrar plaza de estacionamiento en superficie".

El Ayuntamiento está realizando encuestas entre los vecinos y comerciantes para que indiquen si están interesados en una plaza

El Ayuntamiento está realizando encuestas entre 10.000 vecinos y comerciantes de los barrios de Ibiza y Niño Jesús para que indiquen, con nombres y apellidos, si están interesados en una plaza de aparcamiento a precio municipal.

Los primeros resultados indican que hay un interés mayoritario por alquilar una plaza, lo que contrasta, según el Ayuntamiento, con la "campaña política" que está promoviendo el presidente de la Asociación de Vecinos Retiro Norte.

Merino, por su parte, ha denunciado que se siente víctima de una campaña de desprestigio personal y profesional por parte de la corporación municipal y ha expresado su confianza en que el concejal presidente de Retiro, Santiago Saura, de Ciudadanos, se oponga a un proyecto en el que ni él mismo cree.