Público
Público

Complejo de lujo en Madrid El complejo Canalejas ultima su puesta de largo entre las críticas de las asociaciones de defensa del patrimonio

Madrid contará en breve con un espacio turístico y comercial de lujo en el corazón de la capital, que albergará un hotel Four Seasons, apartamentos de alto nivel y una exclusiva galería de tiendas de joyería, moda y complementos.

Pináculo de la azotea y vistas desde el centro Canalejas, que contendrá un hotel, apartamentos y tiendas de lujo, en el centro de Madrid. E.P./Jesús Hellín

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, había anunciado que el Complejo Canalejas sería inaugurado antes de que acabara 2019. Sin embargo, sus cálculos no se han cumplido y el estreno oficial de esta exclusiva zona de la capital, situada muy cerca de la Puerta del Sol, ha quedado aplazado hasta el primer trimestre del año, según las últimas previsiones.

A partir de entonces, Madrid contará con un lujoso espacio turístico y comercial compuesto por un hotel Four Seasons, el primero de esta franquicia en España; 22 viviendas de lujo; un aparcamiento de 400 plazas y una galería comercial en la que estarán presentes hasta 40 prestigiosas firmas de joyería, moda y complementos.

Pero no todo ha sido un camino de rosas desde que las obras se iniciaran en 2014 por iniciativa del Grupo Villar Mir, y a la que posteriormente se sumaron su constructora OHL y el magnate israelí Mark Scheinberg, fundador de la compañía de póker on line Poker Stars.

Maqueta del nuevo centro Canalejas, que contendrá un hotel, apartamentos y tiendas de lujo, en el centro de Madrid. E.P./Jesús Hellín

Las actuaciones, muy complejas desde el punto de vista arquitectónico, se han desarrollado en un área de 50.000 metros cuadrados y han tenido un presupuesto de 525 millones de euros. El complejo está en el centro de la capital, y las obras han afectado al tráfico y al transporte público en la zona.

La asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio (McyP), presidida por la arquitecta Amparo Berlinches, ha criticado reiteradamente el proyecto por considerarlo un disparate y un expolio de los valores artísticos y culturales de seis piezas muy significativas de la arquitectura bancaria de los siglos XIX y XX.

Imagen de archivo del Palacio de la Equitativa de Madrid, que luego fue sede del banco Banesto, donde se situará ahora un complejo de hotel, tiendas y apartamentos de lujo en el centro de la capital.

Berlinches ha denunciado igualmente en este tiempo de la decisión de las diferentes administraciones públicas de rebajar el nivel de protección de esos edificios. Dos de ellos, el antiguo Banco Español de Crédito, Banesto, (anteriormente La Equitativa) y el Banco Central Hispano, tienen la consideración de Bien de Interés Cultural. Por su parte, el edificio que fue del Crédit Lyonnais contaba en un principio con un nivel 1 de protección (integral) y el edificio de la Banca Sainz tenía un nivel 2 (estructural), aunque posteriormente, y por decisión administrativa, pasaron a una protección baja de nivel 3 (parcial).

Según Berlinches, todas esas rebajas de la protección que antes poseían los edificios, más los permisos para que se pudieran unir todas las parcelas, derribando todas las estructuras interiores para edificar en su lugar una construcción unitaria, y con una altura igualada para todo el conjunto, supone un atentado contra la memoria de la ciudad.

4.800 puestos de trabajo

Frente a estas críticas, los grupos inversores han destacado las ventajas que el nuevo complejo va a reportar a la capital. En concreto, desde OHL apuntan la creación de empleo (con una estimación de 4.800 puestos de trabajo directos e indirectos), la revitalización urbanística de la zona y la reactivación del centro de la ciudad para situarla al nivel de las más exclusivas y prestigiosas del mundo.

Fuentes del Ayuntamiento de Madrid consultadas por este periódico informaron de que todavía se desconoce la fecha de inauguración del complejo, al tiempo que explicaron que todo dependerá de la decisión de sus promotores.

Fachada del centro Canalejas, que contendrá un hotel, apartamentos y tiendas de lujo, en el centro de Madrid. E.P./Jesús Hellín

Desde el área de Desarrollo Urbano precisaron que por parte del Ayuntamiento se han realizado ya las visitas de inspección y se han hecho algunos requerimientos para dar la licencia de primera ocupación y funcionamiento, procedimiento normal en una obra de esta envergadura.

Por su parte, Berlinches se muestra resignada y lamenta amargamente que finalmente no prosperara la denuncia de la Fiscalía de Medio Ambiente contra el arquitecto principal del proyecto, Carlos Lamela, a quien acusó de un delito contra el patrimonio histórico. “Todo es descorazonador. Ha habido un expolio monumental. La Comunidad de Madrid es la primera responsable porque a unos edificios históricos catalogados como bienes de interés cultural se les quitó la protección. Esto es una lucha de intereses soterrados que nunca saldrán a la luz”, aseguró.

En cuanto al cambio de fisonomía de la zona y a la imagen de exclusividad y lujo que puede proyectar, Berlinches se mostró muy escéptica y señaló que los alrededores del Complejo Canalejas están “bastante cutrificados” y no se entiende muy bien que vayan a congeniar con un hotel de cinco estrellas.