Público
Público

Mariano Rajoy no ve pobres: “Pinta usted el peor país del mundo”,le dice a Cayo Lara

El portavoz de La izquierda Plural le reprocha al presidente del Gobierno que no firme un pacto contra la pobreza, el paro y la precariedad del empleo antes que contra el yihadismo, mientras que el líder socialista insiste en que derogará la LOMCE cuando llegue al Gobierno, circunstancia que Rajoy cree imposible

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, abandona el hemiciclo tras intervenir en la sesión de control al Ejecutivo. EFE/Juan Carlos Hidalgo

MADRID.- La sesión de control de esta mañana de miércoles ha supuesto la vuelta a la normalidad parlamentaria, entendida ésta en su versión más genuina que no es otra que el control al Ejecutivo. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y ocho de sus ministros se han sometido a las preguntas de la bancada de la oposición tras casi dos meses de inactividad en el hemiciclo salvo una breve parada a finales de enero.

Y esa normalidad se ha reflejado también en la actitud mostrada por el propio Rajoy, quien no ha cambiado un ápice en su estrategia de transmitir optimismo y de que cada día que pasa la economía va mejor: y mejor que continuará. Impasible a las andanadas que le han lanzado sus tres interpelantes de hoy –(Cayo Lara, Duran i Lleida y Pedro Sánchez)-, el presidente del Gobierno destila optimismo por todos sus poros. “Creo que es bueno que eso se diga a los ciudadanos”, ha recalcado.

“Nos ha pintado un país que yo no conozco. Ha pintado el peor país del mundo”, ha afirmado Rajoy con toda naturalidad y a modo de reproche al portavoz del grupo La Izquierda Plural, Cayo Lara. El dirigente de IU le acababa de recordar que hay millones de personas sin trabajo, 13 millones de personas en el umbral de la pobreza, nueve millones de pobres energéticos, continuas deslocalizaciones de factorías por parte de las multinacionales, entre otros datos.

“Su Gobierno es cómplice de la pobreza, no solo por la reforma laboral, también por el salario mínimo que mantiene", dice Cayo Lara.

“Su Gobierno es cómplice de todo esto, no solo por la reforma laboral, también por el salario mínimo que mantiene. Derogue la reforma laboral y convoque un plan de lucha contra el desempleo y la pobreza”, ha clamado Lara tras reprocharle que se preste a un acuerdo contra el yihadismo en lugar de preocuparse por combatir la pobreza social. El diputado de izquierdas ha terminado su intervención mostrando una camiseta verde con el lema No al cierre de El Rosal de un colectivo de trabajadores que luchan por mantener su empleo.

Tras finalizar su intervención se ha acercado al escaño de Rajoy para entregarle la prensa, que el presidente, levantándose del asiento, le ha recogido. El presidente de la Cámara baja, Jesús Posada, le ha recriminado esta acción, no tanto por el hecho en sí sino por hacerlo antes de que el presidente del Gobierno le respondiese. “Debería haberlo hecho tras la respuesta y no interrumpir el debate”, le ha dicho.

El caso es que para Rajoy, quien ve compatible firmar un acuerdo contra el terrorismo yihadista y combatir la crisis, “las cosas empiezan a ir mejor, aunque todavía queda”. Y ha echado mano a su habitual verborrea de datos, todos positivos, evidentemente. Que si aumento de empleo neto en 2014, que si la subida de las pensiones, que si se han gastado 1.000 millones en el seguro de desempleo…

 

En su debate con el portavoz de CiU, Josep Antoni Durán i Lleida, ha seguido por los mismos derroteros. El portavoz del grupo nacionalista catalán le reprochaba un uso de “propaganda abusiva en todos sus actos públicos mientras hay millones de parados, muchos más pasando dificultados, miles de jóvenes marchándose al extranjero y ganando competitividad a base de menguar los salarios; eso no se puede hacer especialmente en un año electoral. Menos propaganda para paliar los estragos de la crisis”. Pues bien, Rajoy, erre que erre.

“Dar mensajes positivos a la sociedad es positivo”, ha dicho. Y de propaganda y exceso de optimismo, nada de nada. Puros datos, como la mayor venta de viviendas, más créditos a las pymes, los precios controlados, entre otros. “Estamos siendo realistas cuando todas las previsiones que hacen otros son mejores que las que hacemos desde el Gobierno”, ha dicho con toda la naturalidad del mundo. Y para prueba, ha insistido, un botón: “En 2014 los datos han sido mejores que los que dijimos nosotros”. Pues eso.

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, durante su intervención en la sesión de control al Ejecutivo del Congreso. EFE/Juan Carlos Hidalgo

Rajoy a Pedro Sánchez: "Lo que pasa es que mucho me temo que usted no va a llegar al Gobierno”

La traca final la ha reservado para Pedro Sánchez. El líder socialista le ha recriminado su política educativa, el recorte de las becas y la polémica reforma del sistema universitario contestado por los recortes. “Desde estos bancos de la izquierda y cuando hemos estado en el Gobierno hemos defendido una educación universal y gratuita. Su reforma educativa de la LOMCE está rompiendo el principio de la igualdad de oportunidades. Siempre que Gobierna la derecha orientan la educación hacia lo mismo, estudiantes de primera y de segunda. Su reforma durará poco, hasta el próximo año”, ha asegurado Sánchez.

Rajoy ha puesto en duda la previsión de su interpelante. “Estoy de acuerdo en lo que acaba de decir; ya lo hicieron cuando llegaron al Gobierno. Lo que pasa es que mucho me temo que usted no va a llegar al Gobierno”, ha proclamado el presidente del Ejecutivo para regocijo de su bancada. Y ha rematado haciendo un canto a las bondades de su reforma, que – ha dicho – “defiende la educación gratuita y universal, pero también de calidad. Su sistema era insostenible, también para los padres”, ha concluido. Dicho esto, se marchó.

 

Más noticias en Política y Sociedad