Público
Público

Mayoría absoluta PP El Senado, la Cámara de resonancia del PP

Los  conservadores han empleado la institución en los últimos meses para forzar la comparecencia de Sánchez en dos ocasiones, reprobar a la ministra de Justicia o vetar el techo de gasto aprobado en el Congreso. PSOE y Unidos Podemos acusan al PP de hacer un uso partidista.

El portavoz del Grupo Popular en el Senado, Ignacio Cosidó (i), al inicio de la sesión plenaria, sin la presencia de Pedro Sánchez, que fue convocada para que el presidente del Gobierno, explique a instancias del PP su reunión de diciembre con el presidente catalán, Quim Torra, pleno que el PSOE ve "bochornoso" porque el jefe del Ejecutivo está hoy en Davos. EFE/Mariscal

El día en que la mayoría del Congreso de los Diputados aprobó una moción de censura para intercambiar a Mariano Rajoy por Pedro Sánchez en el Gobierno, el PP se refugió en el Senado. Los de Casado se han hecho fuertes en una Cámara a la que la ley otorga dos tipos de facultades: la de servir de órgano de "segunda lectura" de iniciativas legislativas que provienen del Congreso (que tiene la última palabra en lo que respecta al futuro de una norma); y la de servir de cámara "territorial", una competencia que en el imaginario reciente solo cuenta con el ejemplo de la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Catalunya.

Las limitadas competencias del Senado no parecen ser, sin embargo, un obstáculo para que el PP, que goza de una mayoría absoluta de 147 de los 265 asientos, haya convertido la Cámara en una auténtica institución de oposición al Ejecutivo. En los últimos meses, desde el triunfo de la moción, los conservadores han forzado la maquinaria del órgano para llevar a cabo todo tipo de iniciativas en esta línea.

El PP ha forzado la celebración de un Pleno para que compareciera Pedro Sánchez, a sabiendas de que el presidente se encontraba en el Foro Económico de Davos

La última ha tenido lugar este jueves, cuando el PP ha forzado la celebración de un Pleno para que compareciera Pedro Sánchez, a sabiendas de que el presidente se encontraba en Suiza asistiendo al Foro Económico de Davos. En el bautizado por algunos senadores como el pleno "fantasma", el resto de grupos de la Cámara han afeado a los conservadores que insistieran en mantener la sesión a pesar de ser conscientes de que no serviría para nada.

Fuentes 'populares' en el Senado explican a Público que desde el Gobierno no ha habido interés en ofrecer una alternativa a la celebración de esta comparecencia; critican que ni si quiera haya acudido ningún representante de la secretaría de Estado de Relaciones con las Cortes a la Junta de Portavoces para 'suplir' la presencia de Sánchez, y reprochan al Ejecutivo por no haber "tenido la deferencia" de contestar para acordar otra fecha. Los 'populares' denuncian que sea "la primera vez en 40 años" que esto sucede.

"Es el acto político más extraño e inútil de mi vida pública", ha comentado el senador del PNV José María Cazalis. ERC ha solicitado a la Mesa de la Cámara una explicación detallada del coste de haber celebrado esta sesión, que ha tenido lugar fuera del periodo de sesiones.

El Senado,el arma política más eficaz del PP

No es la primera vez que el PP lleva a cabo este tipo de iniciativas en el Senado. El grupo, liderado por su portavoz, Ignacio Cosidó, forzó la comparecencia del presidente del Gobierno en diciembre en un pleno monográfico sobre migración. En este foro, los conservadores pidieron a Sánchez más expulsiones y anunciaron la creación de una comisión sobre la inmigración, iniciativa que ya ha sido aprobada en Pleno.

Más recientemente, el PP utilizó su mayoría en la Cámara para vetar el techo de gasto propuesto por el Gobierno y aprobado en el Congreso de los Diputados. En 2012, en la redacción de la ley de estabilidad presupuestaria, se otorgó la capacidad de veto al Senado a los objetivos de déficit, a pesar de que actúa como una cámara de segunda lectura en la tramitación del resto de leyes.

Pero la institución no solo le ha servido al PP para forzar comparecencias de Sánchez o para bloquear iniciativas del Ejecutivo: el Senado reprobó en septiembre del pasado año (con la mayoría de los de Casado y los votos de Ciudadanos, que se integra en el Grupo Mixto, y de Foro Asturias), a la ministra de Justicia, Dolores Delgado, por hacer "dejación de funciones" al no "defender" al juez del Tribunal Supremo que instruye la causa del "procés", Pablo Llarena.

La Cámara Alta también es la institución que acoge en su seno la comisión de investigación de la financiación de los partidos políticos, un órgano creado como respuesta a la constitución en el Congreso de la comisión de investigación sobre la presunta financiación irregular del PP. Por el Senado han pasado, entre otros, el cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero, el secretario general del partido, Pablo Iglesias, o la expresidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. El PSOE ha instado al PP a que pida la comparecencia del partido ultraderechista Vox por su financiación del exilio iraní, pero los de Casado no lo han hecho, al menos de momento.

Ander Gil ha subrayado que "el prestigio de la Cámara corre peligro" y ha llamado a que no se permita que la cámara "vuelva a secuestrarse por los intereses de una persona"

El portavoz del Grupo Socialista en el Senado, Ander Gil, ha asegurado que "el prestigio de la Cámara corre peligro" y ha realizado un llamamiento al resto de grupos, incluido el PP, "para que pongan freno a esta situación y no permitan que esta cámara vuelva a secuestrarse por parte de los intereses de una persona", en referencia a Ignacio Cosidó, al que ha acusado de utilizar la institución como un "escudo personal" ante las informaciones que lo involucran en la "Operación Kitchen". 

Gil le ha recordado en este sentido que el líder del anterior Ejecutivo, Mariano Rajoy, "plantó" en numerosas ocasiones al Senado en las sesiones de control. "Durante el último mandato de Rajoy se registraron cinco peticiones de comparecencia en el Pleno del Senado, de temas tan importantes como la declaraciones de algunos de sus ministros comparando el independentismo con el terrorismo, o para informar y debatir sobre el modelo territorial o de los planes de su Gobierno para terminar con el feminicidio. Pues bien, el PP rechazó la comparecencia de su presidente en las cinco ocasiones", ha concluido el socialista.

Desde el Partido Popular alegan que "Rajoy siempre que lo ha solicitado ha venido" y diferencian entre una comparecencia registrada por el Senado, como es el caso de Sánchez, y una sesión de control, que son preguntas desde los grupos políticos al presidente de Gobierno. No obstante, el PP obvia que es el único partido capaz de aprobar por mayoría tal comparecencia.

"Las ocurrencias del PP", asegura el secretario general del grupo de Unidos Podemos en el Senado, Óscar Guardingo, "refuerzan esa sensación que tienen algunos ciudadanos de que el Senado sirve para poco". "Las comisiones ad hoc y otras actuaciones responden más a un intento de difundir propaganda electoral que a un servicio, y eso no se puede hacer con una institución que maneja un presupuesto de 53 millones de euros", insiste el senador.

Cosidó ha defendido que su grupo ha cumplido con el Reglamento y que el presidente del Gobierno tiene "la obligación constitucional" de atender a las Cortes. En declaraciones a los medios tras el Pleno, ha criticado a la izquierda "por su poca calidad democrática" y ha cargado contra Pedro Sánchez, por su "falta de cortesía parlamentaria".

El conservador considera que el presidente del Ejecutivo está "chuleando" a la Cámara Alta y ha anunciado que su grupo volverá a solicitar su comparecencia y, si no acude, presentarán una reprobación en su contra, la primera en democracia a un presidente del Gobierno.