Público
Público

Memoria Pública La Biblioteca Nacional recupera 467 libros valorados en 400.000 euros entregados por el franquismo a los monjes del Valle de los Caídos

El trabajo desarrollado durante tres años ha terminado con la entrega de todos los libros pertenecientes a la BNE y que estaban en la Abadía, aunque cerca de tres decenas de ediciones no se han podido encontrar, y de dos de ellas no hay copia aún en la entidad pública.

Isabel Ruiz de Elvira, directora del Departamento de Manuscritos, Incunables y Raros de la BNE.
Isabel Ruiz de Elvira, directora del Departamento de Manuscritos, Incunables y Raros de la BNE. Guillermo Martínez

El día en el que se cumplieron 30 años de la proclamación de la Segunda República fue el elegido para que la Biblioteca Nacional de España (BNE) entregara a la Abadía Benedictina del Valle de los Caídos casi 500 libros. En pleno franquismo, los monjes se hacían con un tesoro bibliográfico datado entre los siglos XVI y XIX y que acaba de ser devuelto a la institución pública. La investigación y la comprobación de registros por parte del Departamento de Manuscritos, Incunables y Raros de la BNE comenzó en 2018 y ahora queda concluida, por lo que podrán ser estudiados por cualquier investigador que así lo desee en dependencias de la Biblioteca. Eso sí, de los 494 títulos de la lista de entrega fechada el 14 de abril de 1961, 27 no han podido ser localizados y de dos de ellos no existen copias en la institución pública.

El padre Laurentino Sáenz de Buruaga fue el abad de la Santa Cruz del Valle de los Caídos que recibió el lote de libros, entre los que se encuentran también dos pertenecientes al siglo XX, de parte de José Ibáñez Cerdá, secretario general de por aquel entonces la Biblioteca Nacional (BN). El acta firmada por estas dos entidades no aparece el término "donativo" nada más que en la tarjeta de agradecimiento al secretario de la BN, no habiéndose localizado ningún documento en el Archivo de la BNE que especifique qué tipo de cesión se realizó, enuncian desde la entidad.

Antes de la devolución, la Abogacía del Estado se pronunció al respecto en un informe encargado por la propia BNE que determinara la propiedad de los fondos, y así se expresaron: "Son bienes del Patrimonio Histórico Español de titularidad de la Biblioteca Nacional de España, y son bienes de dominio público, inalienables, imprescriptibles e inembargables, por lo que su depósito en la Biblioteca del Valle de los Caídos, solo pudo haberse hecho en concepto de préstamo o comodato".

Los documentos no se corresponden

Se presupone que los más de treinta libros de los que se desconoce su paradero están en otra sección diferente a la de Antiguos de la biblioteca de la Abadía, tal y como ha confirmado Isabel Ruiz de Elvira, la directora del Departamento de Manuscritos, Incunables y raros. "En la Abadía hemos conseguido recuperar 467 libros, prácticamente todos. También hemos recuperado algunos no referenciados en la lista inicial pero que analizándolos uno a uno hemos visto que tenían el sello de la BNE. En cambio, faltan otros de la lista que no hemos conseguido encontrar", añade para Público la misma Ruiz.

Desde la BNE advierten: "Debemos señalar que en el Acta de Entrega fechada el 14 de abril de 1961, y custodiada en el Archivo de la Biblioteca Nacional de España (BNE), consta que el número de volúmenes depositados es 963. Sin embargo, en el listado titulado 'Libros para el Valle de los Caídos' que acompaña al Acta, se referencian únicamente 494 ediciones. Se ignora el motivo de la divergencia entre la cifra indicada en el acta y la que figura en el listado de títulos, ya que solo hay 6 obras en 2 volúmenes, y por el momento solo han aparecido 11 ejemplares múltiples de las ediciones citadas".

Libros impresos en importantes ciudades de Europa

La obra más antigua que se entregó a la abadía del Valle de los Caídos a instancias de una BN controlada por el Ministerio de Educación Nacional franquista data de 1535 y es una edición de las obras de Plutarco. Al siglo XVI corresponden 47 ediciones, y entre 1535 y 1570 ninguna de ellas está impresa en España. La procedencia de estos ejemplares responde a enclaves como París, Venecia, Florencia, Amberes y Lyon.

Uno de los 467 libros antiguos que el franquismo dio a la Abadía del Valle de los Caídos, recuperado ahora por la Biblioteca Nacional. Guillermo Martínez

Del siglo XVII hay 232 ediciones y representan el 47% del total de los libros recuperados, por lo que es el grupo más numeroso. En este caso, casi la mitad de ellos están impresos en Madrid. En cuanto al siglo XVIII, se han devuelto 194 ediciones, 110 de ellas impresas en la capital española; del siglo XIX, 19 ediciones, a lo que se suman 2 del siglo XX. Como era de esperar, España es el lugar de impresión al que responden la mayor parte de las ediciones: 337. De estas, 214 son de Madrid, y le siguen en número 19 de Salamanca, 19 de Valencia y 15 de Zaragoza. Asimismo, 20 ediciones destacan por proceder de la Imprenta Real.

En la biblioteca de la abadía del Valle de los Caídos también se han ubicado durante seis décadas 66 ediciones procedentes de Francia, sobre todo de Lyon y París; 35 de Italia, donde destacan las de Roma y Venecia; 16 de Alemania; otras 16 de Bélgica; 7 de Países Bajos; y 10 de Suiza.

Las materias sobre las que versan dichos libros son, mayormente, de temática religiosa: sermones, vidas de santos, teología y moral, derecho canónico e historia eclesiástica, entre los que destacan seis índices de libros prohibidos y una obra sobre la Inquisición. También hay obras de Historia, entre las que se incluyen biografías, y de derecho, filosofía, clásicos griegos y latinos, geografía, medicina y matemáticas. En lo que respecta a las obras literarias, sobresalen las de poesía. Asimismo, se han encontrado obras sobre economía y hacienda, comercio, ingeniería, numismática, astrología "y una obra muy curiosa sobre demonología", el estudio sobre la naturaleza y las cualidades de los demonios, apuntan desde la BNE.

No han aparecido dos libros únicos en la BNE

Este traspaso con más luces que sombras ocurrido en 1961 supuso la pérdida para la BNE de siete ediciones de las que no se conservaba ejemplar alguno en la Biblioteca, "por lo que resulta de vital importancia su restitución", señalan: "No es muy grave que hayan desaparecido estos libros durante este tiempo porque de la mayoría había una copia en la Biblioteca, salvo dos de los que no tenemos copia pero cuya valoración es baja; uno en 96 euros y otro en algo más de 300, además de que hay más ejemplares de ellos en España", en términos de Ruiz. De todas las demás ediciones que fueron a parar a la biblioteca del Monasterio del Valle de los Caídos, hay uno, dos o tres ejemplares más en las estanterías de la institución pública. En total, la valoración económica de las ediciones devueltas asciende a los 391.134 euros.

Uno de los 467 libros antiguos que el franquismo dio a la Abadía del Valle de los Caídos, recuperado ahora por la Biblioteca Nacional. Guillermo Martínez

La institución señala algunas obras destacables. Entre ellas, la más antigua de todas: Las Vidas de Plutarco, una edición de Basilea de 1535. Después le siguen unas obras de Platón publicadas en Lyon en 1567 y una obra sobre la física de Aristóteles impresa en Alcalá de Henares en 1622. La más valiosa es una obra en árabe publicada en 1636 por Ahmad ibn Mohammad y titulada Ibn 'arab ch¯ah, cifrada en 12.985 euros. A ella le sigue una biografía de 1572 de Santo Tomás de Villanueva, cuyo valor den el mercado es de 12.000 euros.

¿Cómo saben que pertenecen a la BNE?

En cuanto a las características de los ejemplares, el informe realizado por parte de la BNE establece que 'hay aspectos propios de cada ejemplar concreto que lo convierten, en ocasiones, en especialmente valioso desde un punto de vista editorial, artístico o histórico'. Y continúan: 'En este sentido, es necesario hacer mención a los 19 ejemplares que poseen sello o exlibris de la Biblioteca Real y que, por tanto, pertenecían ya a la colección histórica de la institución cuando esta se convirtió en Nacional en 1836'.

Otros libros, pese a no tener marcas propias de la BNE, sí poseen aquellas que confirman la procedencia de importantes bibliotecas particulares que hoy forman parte de la propia BNE. Entre ellas se encuentran, por ejemplo, la del jurista Fernando José de Velasco y Ceballos, ingresada junto a la del Marqués de la Romana; la del artista y coleccionista de arte Valentín Carderera; y la del historiador, arabista y bibliófilo Pascual de Gayangos.

"Otro aspecto de gran interés de parte de los ejemplares de la BNE depositados en la biblioteca de la abadía del Valle de los Caídos es la presencia de marcas de expurgo o menciones de estar las obras incluidas en diversos índices expurgatorios. Se han identificado un total de 20 ejemplares de los siglos XVI y XVII con este tipo de marcas y anotaciones. Junto a ellos, se cuentan cuatro índices de obras prohibidas y expurgadas de los siglos XVIII y XIX", agregan en el informe realizado por la BNE.

Más noticias