Público
Público

La ministra Robles confirma que el CNI interrogó a familiares de Pablo González antes de su detención en Polonia

El periodista, colaborador de 'Público', lleva desde el pasado 28 de febrero detenido en una cárcel polaca. Está acusado de ser un agente de la Inteligencia rusa y se enfrenta a 10 años de prisión.

El periodista Pablo González en una cobertura desde Polonia.
El periodista Pablo González en una cobertura desde Polonia. Twitter: @PabVis

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha confirmado este miércoles en el Congreso lo que Público avanzó el pasado 28 de febrero, que el CNI investigó al periodista español Pablo González entre su interrogatorio en Ucrania y su detención en Polonia.

Amigos y familiares del colaborador de Público relataron que agentes del CNI se personaron en sus viviendas en Euskadi y Catalunya para hacerles todo tipo de preguntas: estaban interesados en conocer todo sobre su vida y trayectoria para comprobar si efectivamente era "prorruso". Los agentes también les advirtieron de que había sido acusado de trabajar en Gara, "un medio pro-ETA y subvencionado por Rusia" e incluso de "pasar información a Rusia".

Robles ha respondido a las preguntas al respecto del diputado de EH, Bildu, Jon Iñarritu, que ha sostenido que "el Gobierno debería hacer mucho más públicamente. Lleva más de una semana incomunicado sin poder comunicarse con su familia y su abogado".

"Sí le visitó el CNI porque teníamos conocimiento de que había estado en algún que otro país donde se le hacían algunas consideraciones", ha admitido Robles para después asegurar que "el CNI no tiene absolutamente nada que ver en esto". La titular de Defensa ha mostrado su "máximo respeto" a la "presunción de inocencia del periodista" pero también "con aplicación del ordenamiento jurídico polaco, que podremos compartir o no". Por último, ha dicho que Exteriores le está prestando servicio consular.

Pablo González fue detenido por agentes de la Agencia de Seguridad Interior (ABW) el pasado 28 de febrero en la localidad de Przemyśl, en la frontera polaca con Ucrania, y lleva desde entonces en una prisión de máxima seguridad en Rzeszów, a 400 kilómetros de la capital polaca, acusado de ser un miembro de la Dirección Principal de Inteligencia del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa (GRU), es decir, un agente de la Inteligencia militar rusa.

González se encontraba cubriendo la crisis humanitaria derivada de la invasión rusa de Ucrania para Público, entre otros medios. El delito de espionaje, que contempla el artículo artículo 130.1 del Código Penal polaco, está castigado con hasta 10 años de prisión. El reportero ya negó ser un espía al servicio de Rusia cuando el 6 de febrero pasado los servicios secretos ucranianos le interrogaron al respecto, según ha podido saber este diario.

En un audio enviado a un amigo, el pasado 9 de febrero, recién llegado a España desde Ucrania, y antes de partir a Polonia, el periodista mostró su estupefacción por las acusaciones de ser un espía ruso formuladas por los servicios secretos ucranianos y empleadas por el CNI para interrogar a su entorno. En el audio, publicado por este medio, González aseguraba: "No sé qué van a inventar. Que me digan qué secretos, con quién he tratado. Es ridículo".

Más noticias