Público
Público
Únete a nosotros

Moción de censura Así se fraguó el pacto PSOE-PNV

Los nacionalistas vascos exigieron al líder socialista que dejara muy claro en la tribuna del Congreso que iba a respetar los Presupuestos recientemente aprobados.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 4

El líder del Partido Socialista Pedro Sánchez, el portavoz del Partido Nacionalista Vasco (PNV), Aitor Esteban y Mikel Legarda durante una moción de censura- REUTERS

El candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, llegó el jueves al debate sobre la moción de censura contra Mariano Rajoy con el acuerdo previo con el PNV de respetar los Presupuestos aprobados por el Gobierno y, con ello, garantizarse el apoyo mayoritario de la Cámara.

El PNV puso esta condición como esencial, junto con algunas otras que no han trascendido, para respaldar la moción de censura. Y, además, no sólo exigió el compromiso de Sánchez, sino que indicó que no anunciarían su apoyo hasta escuchárselo al propio candidato en la tribuna del Congreso.

Sánchez no tuvo desde el principio claro asumir ese compromiso, no tanto con los acuerdos alcanzados con el PNV en cuestiones vascas, sino en mantener el resto de un Presupuesto al que habían criticado con dureza y habían tildado de "antisocial".

El propio Rajoy fue quien desveló en la tribuna que el líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, tuvo que convencer a Sánchez para que asumiera este compromiso, dando a entender que era la única forma de que saliera adelante la moción de censura.

Fuentes del PSOE, cercanas a Sánchez, aseguran que hubo muchas dudas, pero que la decisión se tomó en la noche del miércoles. "La mejor prueba de ello es que Sánchez ya venía con el discurso escrito", apuntó un colaborador del líder socialista.
El PSOE, no obstante, sabe que el gran caballo de batalla es cómo terminarán saliendo los Presupuestos, porque todo apunta a que el PP utilizará su mayoría en el Senado para enmendarlos y provocar fricciones entre la nueva mayoría parlamentaria en la Cámara Baja cuando tengan que volver a ser debatidos.

En cuanto al modelo territorial, el PSOE quiere quedarse en el ofrecimiento hecho por Sánchez en torno al diálogo con el Gobierno de Euskadi. De momento, aseguran, que el nacionalismo vasco no ha exigido más de momento, aunque no descartan que surjan diferencias con la reforma estatutaria que se está debatiendo en el Parlamento vasco.

En la madrugada del mismo jueves llegó al entorno del candidato que la moción decaería por la dimisión de Rajoy, y los socialistas aún no se fían de que pueda dimitir este viernes

Sin embargo, en el entorno de Sánchez se cree que se puede llegar a acuerdos con el PNV en muchos temas, y que hay una buena sintonía inicial entre ambos partidos —que gobiernan juntos en Euskadi— pese a las grandes diferencias políticas que los separan.

De hecho, en el PSOE se elogia la seriedad de PNV en las negociaciones, su discreción y su forma de actuar, pese a que han sido muchos los interlocutores que han mediado. "Es otra cultura de partido que nada tiene que ver con Ciudadanos", afirmó uno de los implicados en la negociación.

Pero los socialistas aún tienen dudas de lo que pueda ocurrir este viernes. Temen hasta un voto erróneo que haga decaer la iniciativa pero, sobre todo, siguen desconfiando de que Mariano Rajoy no dimita en el último minuto y se vaya a un Gobierno en funciones, por mucho que lo desmienta el Ejecutivo y el PP.

Un cercano asesor de Sánchez indicó que eso ya no está en su mano, que le consta que sigue habiendo muchas presiones para que Rajoy se vaya, y que no estará seguro de que Sánchez sea presidente hasta que no vea los votos en la pizarra electrónica del Congreso.

De hecho, en la misma madrugada del jueves, pocas horas antes del inicio de debate, el equipo de Sánchez recibió una información que consideraron muy fiable de que Rajoy tiraba la tolla, lo que finalmente no se concretó en el día de ayer. Incluso, se empezó a trabajar en ese hipotético escenario.

"En cualquier caso, si finalmente Rajoy dimite, también es un triunfo para nosotros porque era lo que queríamos", afirma el citado asesor. Y es que en el PSOE, ocurra este viernes lo que ocurra, se dan por ganadores de la moción de censura.

Más noticias en Política y Sociedad