Público
Público

Moción de censura de Vox El Gobierno y el bloque de la investidura se unen en contra del "discurso del odio" de la extrema derecha

PSOE, Unidas Podemos y las formaciones del bloque de la investidura suscriben un manifiesto para denunciar "los discursos racistas, xenófobos, machistas que hemos escuchado en lo que va de legislatura por parte de la extrema derecha" y anuncian que pedirán a la Presidencia del Congreso sanciones ante las faltas de respeto de la ultraderecha en el hemiciclo.

-FOTODELDÍA-MADRID, 03/09/2020.- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe al portavoz de ERC, Gabriel Rufián (d), este jueves en el Palacio en La Moncloa, en el marco de la ronda de contactos que el jefe del Ejecutivo inició ayer con las diferent
Imagen de archivo de Pedro Sánchez y Gabriel Rufián en La Moncloa / EFE

El Gobierno y las formaciones del bloque de la investidura, además de otros partidos, han dado el primer paso para avanzar hacia una estrategia común con el objetivo de frenar los "discursos" del odio de la ultraderecha, especialmente los que se dan en el Parlamento. Hasta 10 formaciones políticas han suscrito un manifiesto conjunto que denuncia "los discursos racistas, xenófobos, machistas que hemos escuchado en lo que va de legislatura por parte de la extrema derecha".

Los partidos que suscriben el manifiesto son el PSOE, Unidas Podemos, ERC, JxCat, PNV, EH Bildu, Más País, las CUP, Compromís y el BNG. "Las fuerzas parlamentarias que firmamos este manifiesto queremos reafirmar nuestro
compromiso con los derechos humanos, la democracia, la justicia social y la igualdad entre todos los ciudadanos y ciudadanas, sin importar el lugar donde hayan nacido, su género, creencias religiosas u orientación sexual", arranca el texto.

Estas formaciones alertan de que "los discursos racistas, xenófobos y machistas que hemos escuchado en lo que va de legislatura por parte de la extrema derecha y derecha extrema son incompatibles con los valores propios de un sistema democrático y suponen un peligro para la convivencia".

En el manifiesto también se expresa el rechazo de estos partidos a "las estrategias y discursos negacionistas respecto a la pandemia provocada por la covid-19 y sus consecuencias, por sus efectos negativos sobre la salud y la convivencia ciudadana".

Por estos motivos, y en un ambiente de crispación total en la Cámara Baja, las formaciones que suscriben el texto expresan su solidaridad "a todas las personas que han sido objeto de los ataques e insultos desde estas actitudes radicales e intolerantes, incluidos miembros del Congreso de los Diputados y del propio Gobierno, así como reconocer a los luchadores y luchadoras por las libertades que combatieron el fascismo, cuya memoria también ha sido menospreciada".

Una estrategia común frente a la ultraderecha

Desde hace meses, las formaciones del bloque de la investidura y las del Ejecutivo de coalición mantienen conversaciones para reflexionar sobre cómo blindarse ante los discursos del odio que, a su juicio, la extrema derecha protagoniza en las Cámaras. El martes, Bildu y ERC pidieron una estrategia conjunta para hacer frente a estos discursos, una estrategia que derivara en una iniciativa común en la moción de censura de Vox (ERC propuso que ninguno de los partidos interviniese en el debate, para que los diputados de la formación de ultraderecha se quedaran solos).

Sin embargo, según el portavoz del Grupo Republicano, Gabriel Rufián, el PSOE y Unidas Podemos no habían querido "comprar" esta estrategia. Este miércoles, estos 10 partidos han hecho público el manifiesto en el que no solo denuncian los discursos del odio de la ultraderecha, sino que se comprometen a pedir a la Presidencia del Congreso que sancione, a través del Código de Conducta de los Diputados, todas las actitudes de falta de respeto en la Cámara.

"Las distintas fuerzas políticas que impulsamos este manifiesto, desde nuestra
diversidad, reiteramos nuestro compromiso en la lucha contra los discursos y las actitudes de odio, que de ninguna manera deben quedar impunes, así como en el rechazo a cualquier tipo de apoyo de la extrema derecha, especialmente cuando afecte a la gobernabilidad de las instituciones, ya sea por activa o por pasiva", insisten.

Más noticias de Política y Sociedad