Público
Público

Negociación presupuestaria Sánchez pelea por el apoyo de Arrimadas a los Presupuestos, mientras que UP apuesta por el bloque de la investidura

Hay contactos entre el Gabinete de Sánchez y la cúpula del partido naranja para lograr sus votos a las Cuentas del Estado. Unidas Podemos quiere afianzar el bloque de investidura más allá de la aprobación presupuestaria, como garantía de la estabilidad y del mantenimiento del rumbo en la legislatura. UP y Cs se han enzarzado a cuenta de los Presupuestos.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, conversa en la Moncloa con la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, durante su ronda de contactos con los partidos políticos. EFE/Fernando Villar
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, conversa en la Moncloa con la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, en una imagen de archivo. EFE/Fernando Villar

Alejandro López de Miguel / Manuel Sánchez

Parece una suerte de dejà vu. Superada la negociación entre PSOE y Unidas Podemos, y con los Presupuestos Generales del Estado al arranque de su tramitación en el Congreso, ambos socios de coalición vuelven a mostrar estos días sus diferencias sobre en qué fuerzas apoyarse para lograr aprobar las Cuentas Públicas: la vía Ciudadanos y la vía del bloque de investidura vuelven a estar hoy sobre la mesa.

La primera novedad de esta semana, más allá del entendimiento alcanzado in extremis por ambos socios para impulsar los Presupuestos, y de su aprobación en Consejo de Ministros, es que Ciudadanos ha reconocido abiertamente su intención de sentarse a negociar. Lo hizo el miércoles, cuando aún no se conocían buena parte de los detalles de las Cuentas Públicas, y ni siquiera habían llegado aún al Congreso.

Cs aceptó negociar cuando las Cuentas aún no habían llegado al Congreso, y presumió de haber logrado que el Ejecutivo renunciara al impuesto al diésel

Sin embargo, la ausencia de medidas fiscales más ambiciosas, o el hecho de que el Ejecutivo decidiese retirar el impuesto al diésel -Cs se ha atribuido esta decisión, si bien antes ya lo había exigido el PNV-; bastó para que la formación de Inés Arrimadas diera el paso, acogido con escepticismo y críticas por Unidas Podemos, pero celebrado por el Partido Socialista.

Distintas fuentes socialistas del Ejecutivo explicaron a Público que la intención y el empeño de Pedro Sánchez es lograr sumar a Ciudadanos a los Presupuestos. Y son habituales los contactos entre miembros de su Gabinete y la cúpula de Cs. Además, las citadas fuentes insisten en que no escatimarán en esfuerzos para lograr el de los naranjas. O, cuanto menos, su abstención. 

En cualquier caso, este cometido correrá a cargo de los representantes del PSOE, sea en el Gobierno o en su grupo parlamentario, mientras que su socio se centrará en allanar el camino al entendimiento con otras fuerzas, en especial los partidos nacionalistas de distintos territorios.

De hecho, en Unidas Podemos han redoblado su apuesta por contar con el bloque de investidura, no sólo en lo que respecta a la votación presupuestaria, sino también como garante de la estabilidad de la legislatura, y de que sus socios de coalición se vean empujados a desarrollar políticas progresistas.

El empeño de Pedro Sánchez es lograr sumar a Ciudadanos a los Presupuestos. Y son habituales los contactos entre miembros de su Gabinete y la cúpula de Cs

Además, tampoco sienta bien entre las filas de la formación de Pablo Iglesias que el PSOE corra a negociar con Ciudadanos en este primer momento, ya que consideran que no cumple con lo pactado entre Sánchez e Iglesias: primero toca negociar con las formaciones que permitieron o no obstaculizaron la investidura del presidente del Gobierno, y después con aquellas que se opusieron, recuerdan.

En la misma línea, apuntan que, más allá de probar la utilidad de sus 10 escaños en la Cámara Baja, el objetivo de Ciudadanos es minimizar la influencia de Unidas Podemos en el diseño de las cuentas. Y, en lo que se refiere a la renuncia de introducir un impuesto al diésel, esta meta nunca se incluyó en el acuerdo de coalición, si bien el diputado Juantxo López de Uralde (UP) se se mostró contundente al criticar esta cesión.

Las mofas cruzadas entre Echenique y Arrimadas

Por otra parte, Unidas Podemos y Ciudadanos plantean propuestas contrarias en materias como la fiscalidad. Más allá de la distancia que acostumbra a marcar Iglesias con la formación de Arrimadas -la última vez, el miércoles, al incidir en que no es "ingenuo", y en que Cs no puede apoyar las Cuentas, salvo que se convierta en una fuerza "de izquierdas", el portavoz en el Congreso, Pablo Echenique, se mofó este miércoles de que los naranjas vayan a "comerse con patatas" estos Presupuestos, con las medidas en materia de gasto y fiscalidad que llevan aparajeadas.  

Echenique: "Ciudadanos se va a comer con patatas un plato de presupuestos escrito por PSOE y UP"

"Hace unas semanas, Ciudadanos decía que su objetivo era apartar a Podemos de las cuentas. Hoy les servimos un plato de presupuestos escrito por PSOE y Unidas Podemos y dicen "¡Qué ricos!", que se los van a comer con patatas. Están desesperados por soltarse del mordisco de Vox", apuntó en un mensaje en su perfil de Twitter.

Por su parte, el jueves, Arrimadas aprovechó el pleno sobre el estado de alarma para contestarle, mofándose a su vez de que Unidas Podemos no haya logrado convencer al PSOE para introducir en las cuentas la mayoría de las medidas fiscales recogidas en el acuerdo de coalición: "Entiendo que el señor Echenique esté enfadado", decía, remarcando la distancia entre la promesa de "derogar la reforma laboral, subir al 15%" el impuesto de Sociedades, o el gravamen a la escuela, y lo que finalmente sostienen los Presupuestos. "Me imagino que están cabreados", apostillaba.

En el mismo pleno, además, Echenique acusaba a la formación naranja de apostar por las mismas políticas que Vox, "pero de forma sibilina". En resumen, ambas fuerzas afirman que la contraria está frustrada por su influencia, y ambas presumen de sus logros.

Y todo apunta a que su duelo se recrudecerá conforme avance la tramitación de estas cuentas. De verse aprobados, serán los primeros Presupuestos de Sánchez en obtener luz verde, más de dos años después de su entrada en La Moncloa.

Más noticias de Política y Sociedad