Público
Público

Pacto de Toledo Malestar de los grupos parlamentarios con el ministro Escrivá por su "opacidad" sobre la reforma de las pensiones

El Pacto de Toledo acordó por unanimidad pedir la comparecencia del ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones en el Congreso para que rinda cuentas sobre la negociación con Europa en esta materia.

18/02/2021.- El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, interviene durante una sesión plenaria en el Congreso de los Diputados. E. Parra. POOL / Europa Press
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, interviene durante una sesión plenaria en el Congreso de los Diputados. E. Parra / Europa Press

La Comisión de Seguimiento y Evaluación de los Acuerdos del Pacto de Toledo acordó por unanimidad pedir la comparecencia del ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, para que de cuenta de las medidas que baraja para llevar a cabo la reforma de las pensiones y sobre cómo van las negociaciones con Bruselas en esta materia.

Tal como han señalado diferentes fuentes parlamentarias a este medio, la mayoría de los portavoces de los grupos expusieron el pasado miércoles en la comisión su malestar con el ministro por su "opacidad" a la hora de informar sobre el plan para acometer una reforma de las pensiones. Como consecuencia inmediata, solicitaron su comparecencia en sede parlamentaria, aunque de momento no hay fecha.

El Congreso de los Diputados ratificó el pasado mes de noviembre el informe de evaluación y reforma del Pacto de Toledo por una amplia mayoría (con el apoyo del PP). El texto recoge una veintena de recomendaciones que sientan las bases de las reformas en el sistema de pensiones y de la Seguridad Social. Tres meses después, los grupos no saben cuál es el estado de la cuestión, más allá de algunas declaraciones realizadas por el propio ministro y de las informaciones publicadas por los medios de comunicación.

"Tenemos que saber lo que se está gestionando, si la negociación con Europa está funcionando o no. Nos hicieron hacer un trabajo deprisa y corriendo, y ahora no sabemos nada. Tanta prisa y llevamos tres meses parados, sin respuesta del Ejecutivo", sostiene a este medio uno de los portavoces de la comisión.

Polémico borrador

Los partidos, que rechazaron la propuesta del PSOE de crear un grupo de trabajo en lugar de la comparecencia del ministro, quieren que Escrivá aclare si va a seguir las recomendaciones del Pacto de Toledo. En este sentido, afearon la polémica por el borrador que el ministerio remitió a la Comisión Delegada de Asuntos Económicos del Gobierno.

Esta propuesta, recogida en un informe del departamento de Escrivá en materia de pensiones y enmarcada en el plan de recuperación, transformación y resiliencia del Gobierno (el proyecto para obtener los fondos europeos), pretendía incrementar el periodo de cotización del cálculo de la pensión de los 25 años hasta los 35, en contra de lo establecido en el Pacto de Toledo.

"Es un tema que no existe, que no ha existido", llegó a afirmar el ministro después de las críticas recibidas por los sindicatos y por sus socios de Gobierno, Unidas Podemos. Finalmente, esta propuesta no se incluyó en el documento enviado a en enero a Bruselas con las líneas generales de la reforma de la Seguridad Social. Si bien, recoge que "se plantea ampliar el período de cómputo para el cálculo de la base reguladora".

"En la negociación de la reforma de las pensiones hay que ser discreto y dejar trabajar, huir de los rumores"

Esta "falta de voluntad de diálogo" que denuncian los grupos también se extiende al proyecto de ley por la que se adoptan medidas para la reducción de la brecha de género y otras materias en los ámbitos de la Seguridad Social y económico, procedente del real decreto que el Gobierno salvó por la mínima en el Congreso a mediados de febrero.

La norma, que contiene la flexibilización de algunos requisitos para el acceso al Ingreso Mínimo Vitalprevé un nuevo complemento de maternidad a las pensiones, que tendrá una cuantía fija de 400 euros anuales por hijo, desde el primero (hasta ahora solo se podía acceder a partir del segundo hijo) para reducir la brecha de género en las pensiones, del 30% a menos del 5%, como planea el Gobierno. Los hombres que acrediten que su paternidad supuso un perjuicio a su carrera profesional también podrán beneficiarse de esta ayuda.

Los portavoces critican que esta medida se presentara vía real decreto sin pasar por la Comisión del Pacto de Toledo, pues se espera que cualquier legislación en materia de pensiones sea valorada con anterioridad por este órgano. De hecho, la norma, que se tramita ahora como proyecto de ley para que pueda ser modificada, se somete al debate de totalidad en el Pleno del próximo jueves.

El malestar que los grupos llevan arrastrando desde hace tiempo también se visibilizó el pasado jueves en el Senado, cuando el ministro acudió a la Comisión de Trabajo, Inclusión, Seguridad Social y Migraciones para responder a varias solicitudes sobre la gestión de su departamento. "En la negociación de la reforma de las pensiones hay que ser discreto y dejar trabajar, huir de los rumores. Las bases sobre las que trabajamos son firmes y todo lo que hagamos estará basado siempre en las recomendaciones del Pacto de Toledo", apostilló Escrivá para deshacerse de los reproches de la oposición.

Más noticias de Política y Sociedad