Público
Público

Investidura Los partidos minoritarios advierten de que no habrá pactos hasta que se concrete el acuerdo PSOE-Unidas Podemos

Las formaciones que han tenido contactos con los socialistas de cara a la investidura se quejan de la inconcreción del acuerdo entre Sánchez e Iglesias: "No podemos facilitar un Gobierno si no conocemos su programa", afirman.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 6

Adriana Lastra charla en el Congreso con Gabriel Rufián (ERC) y Aitor Esteban (PNV) / EUROPA PRESS

La posición de los partidos independentistas (especialmente la de ERC) no es el único escollo de una eventual investidura de Pedro Sánchez. Las primeras semanas de reuniones y negociaciones de cara a la formación de un Gobierno dejan algunas conclusiones sobre los obstáculos que los socialistas deberán encarar para evitar una segunda repetición electoral. Todos los partidos minoritarios que son necesarios para investir a Sánchez coinciden en una cuestión: no podrán comprometer su apoyo (o abstención) en una investidura sin conocer, al menos, los principales ejes de las políticas que llevaría a cabo el gobierno de coalición.

Desde el PNV hasta el BNG, pasando por formaciones como Bildu o el PRC, insisten en la necesidad de que el PSOE y Unidas Podemos expliquen las líneas generales de su propuesta política para poder llegar a acuerdos sobre la investidura. La mayoría de estas formaciones coinciden en que no precisan saber de cuestiones relacionadas con la estructura del Gobierno o la distribución de ministerios y direcciones generales, pero sí que quieren conocer cuál va a ser la política territorial, económica o social del Gobierno que puede salir del 10-N.

La portavoz del PSOE, Adriana Lastra, se ha reunido con buena parte de estos partidos entre esta semana y la pasada, y, según afirman fuentes conocedoras de las negociaciones, ha llevado como base para negociar el preacuerdo firmado entre Sánchez e Iglesias tras la celebración de las elecciones, pero sin ofrecer detalles más concretos. 

Los socialistas han llevado estos encuentros con la máxima discreción, y tienen agendadas próximas reuniones con estas formaciones tras las primeras tomas de contacto. El preacuerdo con Unidas Podemos consta de 10 puntos que, desde el feminismo hasta la lucha contra el cambio climático, recogen una serie de compromisos suscritos por ambos partidos.

Sin embargo, el texto responde más a un documento que recoge las cuestiones generales sobre las que ambas formaciones pueden asentar una colaboración (tanto a nivel parlamentario como ejecutivo), que a un programa de gobierno. Este nivel de "inconcreción" aleja, de momento, a las formaciones políticas minoritarias, cuyos escaños son necesarios para la investidura de Sánchez.

Sánchez e Iglesias quieren primero la investidura

La postura de estos partidos contrasta con la estrategia que habían avanzado tanto desde el PSOE como desde Unidas Podemos, formaciones que consideran que antes de concluir las negociaciones programáticas y estructurales sobre el gobierno de coalición se deben atar los apoyos de la investidura

"Queremos que se acabe con el bloqueo político, pero no podemos fijar una posición sin una mínima noción sobre políticas económicas o sobre reformas de corte social, porque no es serio", comentan desde el PNV, partido que protagonizó la primera reunión con el PSOE. "Nosotros queremos contribuir, y esto es una primera toma de contacto, pero sin conocer el proyecto concreto no podemos ni siquiera saber dónde estamos ahora mismo, y no podemos guiarnos solo por discursos", advierten desde el BNG.

Los socialistas todavía no se han reunido con Bildu, y desde la formación vasca denuncian que todavía no les han llamado ni para una primera toma de contacto. Sin embargo, también comparten la posición del resto de partidos y rechazan posicionarse sobre el acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos antes de que se definan sus líneas políticas. "No tenemos prácticamente información, porque ni nos hemos reunido ni conocemos cuestiones concretas más allá de los 10 puntos firmados, que son muy genéricos; aunque el punto que trata sobre los conflictos del Estado español (con territorios como Euskadi o Catalunya) no lo compartimos".

Pensiones, reforma laboral o política territorial son tres de los principales ejes sobre los que los partidos minoritarios quieren conocer las propuestas de PSOE y de Unidas Podemos para la legislatura

En este apartado, los de Sánchez y los de Iglesias se refieren al conflicto catalán como un problema de "convivencia", algo que no ha agradado a los partidos soberanistas, que defienden que el problema es "político". Desde Bildu marcan algunas de las líneas principales sobre las que querrían tener información más precisa: pensiones, reforma laboral y política territorial. Sin propuestas concretas sobre estos asuntos, y sin una reunión, será muy difícil que los vascos puedan plantearse facilitar la investidura.

El PSOE volverá a reunirse con algunas de estas formaciones a lo largo de esta semana, unas reuniones donde los partidos esperan que se puedan concretar políticas y proyectos. "No se trata de cerrar un acuerdo de legislatura, ni siquiera de empezar a negociar un apoyo a unos eventuales Presupuestos Generales, pero no se puede ir a una investidura sin un programa de Gobierno, y queremos conocer ese programa", insisten fuentes parlamentarias.

Más noticias en Política y Sociedad